Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Europa condena la violencia en el 1-O y exige diálogo

Logotipo de El Mundo El Mundo 01/10/2017 PABLO R. SUANZES

Este domingo, en pocas horas, el Gobierno español perdió la batalla del relato. Hasta el sábado, el Ejecutivo de Mariano Rajoy contaba con el respaldo explícito de más de media docena de jefes de Estado y de Gobierno y del de las instituciones europeas ante un «referéndum ilegal» y una violación «al orden constitucional». Pero las cargas policiales de ayer causaron conmoción y airadas reacciones por todo el continente. La imagen de Moncloa, de Madrid, del país entero, quedó seriamente tocada entre periodistas, analistas y líderes políticos. «Parece que no han entendido que estamos en 2017 y que una imagen viral destruye en cinco minutos el consenso que hayas logrado en años de diplomacia», se lamentaba anoche una alta fuente europea.

En la UE están al día del desafío independentista, sus métodos y discurso. Pero España y el Gobierno nunca han logrado simpatías mayoritarias. Es complicado cuando la narrativa de una parte asegura que sólo quiere ejercer el derecho democrático al voto y que está siendo perseguida y represaliada. La Europa del siglo XXI es de adhesión rápida y muy sensible a cualquier tipo de acción policial o judicial. «La mano dura de Madrid ha cambiado la conversación: del movimiento separatista hacia la democracia y el derecho al voto», resumía el editor de Internacional del New York Times la jornada dominical.

Aunque este referéndum no contaba con apenas ningún apoyo, más allá del de grupos independentistas escoceses, franceses, italianos o flamencos, en Europa ven y piden como inevitable una salida política. «La violencia nunca puede ser la respuesta. Condenamos todas las formas de violencia y reafirmamos nuestra llamada a un diálogo político», escribió en su cuenta de Twitter el primer ministro belga, Charles Michel. «Estoy preocupado por la situación. Pido un diálogo político, imperio de la ley y soluciones pacíficas», coincidió poco después el primer ministro esloveno, Miro Cerar. Dos homólogos que se sientan con Rajoy en la mesa del Consejo Europeo y que ayer, con los vídeos de las cargas, no dudaron en saltarse la etiqueta y meterse de lleno en asuntos internos de otro país, justo lo que Emmanuel Macron o Paolo Gentiloni aseguraron el viernes que no se debía hacer.

© Proporcionado por elmundo.es

Las portadas de los diarios europeos

Todos los principales diarios europeos siguieron muy de cerca la actualidad desde primera hora. «Violencia en Cataluña, la derrota de Rajoy» (Libération). «Cargas y disparos; 460 heridos» (Il Corriere della Sera). «Domingo sangriento» (Die Zeit). Pero las instituciones europeas permanecieron ayer mudas. Ni la Comisión ni el Consejo ni el Parlamento dijeron palabra. El equipo de Jean-Claude Juncker estuvo siguiendo muy de cerca toda la jornada y en permanente contacto con Madrid, pero hasta hoy, con una visión más completa, no se pronunciarán. A pesar de la presión de ciudadanos, del embajador catalán ante la UE, Amadeu Altafaj, o del secretario de Estado belga, Theo Francken, que condenó lo que a su juicio es el doble rasero de quienes alzan la voz contra Hungría o Polonia pero ayer optaron por el silencio.

Sí lo hicieron los líderes de liberales y socialistas de la Eurocámara, arremetiendo contra el referéndum, pero también condenando y exigiendo el final de la «violencia desproporcionada» y la vuelta «al diálogo». Los partidos de izquierda, pidiendo mediación europea a la situación. Y el candidato socialdemócrata y ex presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, denunciando que «la escalada en España es preocupante. Madrid y Barcelona deben rebajarla y buscar el diálogo».

En Reino Unido fue el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, quien dio el primer paso a la hora de pedir el fin de la violencia. Lo hizo a través de varios tuits, expresando su sorpresa por la situación: «La violencia policial es impactante. El Gobierno de España tiene que ponerle fin ya», informa Alberto Muñoz.

  • Boris Johnson, ministro de Asuntos Exteriores británico. "Obviamente estamos preocupados por cualquier incidente violento, pero evidentemente este referéndum, tal como yo lo entiendo, no es constitucional, por lo que es necesario un equilibrio. Esperamos que las cosas se tranquilicen".
  • Anne Hidalgo, alcaldesa de París. "Soy andaluza de origen y parte de mi familia es catalana. Lo que pasa es muy triste. Confieso que no entiendo que Cataluña quiera separarse de España [...] Me cuesta en el plano afectivo y en el racional [...]. Quizá se puedan aportar cambios a la relación entre el poder central madrileño, algo que no siempre es un acierto, y Cataluña, pero ese deseo de independencia me parece muy peligroso para España e incluso para Europa. Estoy preocupada. Espero que España logre encontrar un camino con Cataluña".
  • Nicola Sturgeon, primera ministra escocesa. "Independientemente de las opiniones sobre la independencia, todos deberíamos condenar las escenas que han tenido lugar allí y pedirle a España que cambie el rumbo antes de que alguien salga gravemente herido", tuiteó. "Dejen a la gente votar pacíficamente".
  • Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista británico. "La policía contra los ciudadanos en Cataluña es estremecedora. El Gobierno español debe actuar para parar esto ahora", publicó en Twitter. "Insto a Theresa May a pedirle directamente a Rajoy que termine con la violencia en Cataluña y que encuentre una solución política a esta crisis institucional".
  • Miro Cerer, primer ministro esloveno. "Llamo a que la situación se resuelva de una forma pacífica, democrática y legal", declaró en un mensaje enviado a través de la red social Twitter esta tarde.
  • Charles Michel, primer ministro belga. "¡La violencia nunca puede ser la respuesta! Condenamos cualquier forma de violencia y reafirmamos nuestro llamamiento a un diálogo político".
  • Sauli Niinistö, presidente de Finlandia. Consideró hoy que es fácil que la situación que se vive en Cataluña, "grave" para él. Desemboque en algo "muy problemático" y pidió "cortar la espiral y empezar a negociar".
  • Martin Schulz, líder del Partido Socialdemócrata alemán. "La escalada [de violencia] en España es preocupante. Madrid y Barcelona deben rebajar la tensión inmediatamente y buscar el diálogo".
  • Jean-Luc Mélenchon, líder del partido de izquierda radical francés Francia Insumisa. "El Estado español pierde su sangre fría. La nación no puede ser una camisa de fuerza".
  • Benoît Hamon, ex candidato del Partido Socialista francés a las presidenciales. "En el corazón de Europa, estas imágenes de violencia para impedir VOTAR a la gente en Cataluña son significativas y amenazadoras".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon