Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Expediente X del Barça en el área

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 30/09/2017
El entrenador del Barça, Ernesto Valverde l © Image LaVanguardia.com El entrenador del Barça, Ernesto Valverde l

La última vez que el Barcelona jugó contra el Las Palmas, como mañana, fue en el pasado mes de mayo, en la penúltima jornada de Liga, y Neymar marcó su último hat-trick con la camiseta blaugrana –en total hizo cuatro (Celtic, Granada y Rayo)–. Eran los tiempos de un tridente que ya no existe. Ahora el Barça está aprendiendo a vivir sin el brasileño. Y Ernesto Valverde, que decidió cambiar de sistema para que Messi jugase por el centro y más cerca del área, ahora ha tenido que volver a intervenir por obligación. Ya que Dembélé, fichado por 105 millones, sólo duró tres partidos antes de lesionarse. Por eso sorprendió que sin el francés, el técnico dejase fuera de la convocatoria de Lisboa a Deulofeu y Alcácer y el Barcelona, que jugó con Sergi Roberto por la banda derecha, no tuviese ningún otro delantero puro en el banquillo. Sí estaban Vidal y Denis Suárez. Existe un expediente X en el ataque.

El Barcelona sigue siendo un equipo muy ofensivo, con Valverde sale a 2,5 goles por duelo y en este inicio de curso sólo se ha quedado sin marcar en la vuelta de la Supercopa en el Bernabeu. Pero el reparto de las dianas está siendo muy desigual. No sólo porque Messi (12) haya anotado más goles que el resto de sus compañeros, sino porque sólo otro delantero (Luis Suárez) se haya estrenado. Mientras que cuatro centrocampistas (Sergi Roberto, Rakitic, Paulinho y Denis) han participado con llegada desde la segunda línea, uno de los puntos a mejorar de otros tiempos.

La lesión de Ousmane Dembélé, que no podrá jugar hasta 2018 después de pasar por el quirófano, parecía que abría una gran oportunidad para Gerard Deulofeu y Paco Alcácer. Pero el primero vio el Sporting-Barça desde la grada y el segundo se quedó en casa, sin viajar.

Recomprado este verano por 12 millones del Everton, para el extremo de Riudarenes era el segundo partido seguido que no estaba en la lista. Valverde ya le dejó fuera en la visita a su tierra, Girona. De hecho, Deulofeu sólo ha jugado de titular uno de los cinco duelos a domicilio del Barça, el de Mendizorroza. El Camp Nou, por espacios, es el lugar idóneo para que se desbloquee.

Pero cada año que pasa parece más remarcable y difícil lo que logró en su día Pedro Rodríguez, que llegó al primer equipo como canterano y se hizo con un puesto como titular en la delantera. En su mejor año, el canario llegó a celebrar 23 dianas en la 2009-10. Muy por encima de los 8 que Alcácer (30 millones) firmó en su primera temporada. En esta, el delantero valenciano sólo ha disfrutado de 122 minutos y cuando ha jugado de inicio fue como extremo izquierdo y no como hombre de área.

Pero tampoco es normal que un delantero capaz de firmar la friolera de 59 goles, como Luis Suárez en la 2015-16, de momento sólo haya apuntado dos goles en su casillero, ambos para cerrar los marcadores ante el Espanyol (5-0) y Girona (0-3). Al uruguayo siempre le ha costado afinar la puntería en los arranques de temporada pero este curso lo ha empezado renqueante de la rodilla derecha.

Ante esas tres rarezas el Barcelona está sacando petróleo en los autogoles (cuatro) y al balón parado. Ya son tres partidos seguidos marcando a la salida de córners y faltas. Ante el Eibar fue Paulinho quien remató de cabeza a la red un córner botado por Denis. En Montilivi el primer gol del Barça llegó en un mal despeje de Aday tras una volea de Alba que empalmó un saque de esquina de Messi. Y en el Alvalade hasta tres jugadores tocaron el balón antes de que Coates introdujese en su portería una falta lateral centrada por Leo. Todo sirve hasta que lleguen los goles de los delanteros.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon