Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EXPOSICIÓN. FOR BIRDS' SAKE

La Fábrica La Fábrica 06/04/2016

La muestra reúne una quincena de fotografías de las artistas Maria Sturm y Cemre Yesil, que profundizan en una de las prácticas más arraigadas entre los hombres turcos durante siglos: la custodia y crianza de pájaros cantores.

La situación geográfica de la región del Bósforo, como lugar de paso en las rutas migratorias entre África y Europa, ha propiciado el encuentro entre estos pájaros y los hombres a través del canto. Esa fascinación, transmitida de padres a hijos, así como la estrecha relación entre los criadores y sus aves, ha llevado a las fotógrafas a retratar esta comunidad en For Birds' Sake.

Estre trabajo muestra el misterioso vínculo que se genera entre los pájaros y sus cuidadores, repleto de contradicciones entre el amor, la posesión y el placer. Una mirada sutil y en clave femenina hacia este microuniverso de pájaros y hombres.

Sturm y Yesil han seguido a estos hombres en las reuniones que mantienen de café en café por todo Estambul cada fin de semana, entre los meses de abril y agosto. Así, han captado cómo los criadores transportan a los pájaros en cajas forradas con papeles o telas, desarrollando diferentes estilos para envolver y presentar la jaula: desde telas monocromáticas hasta encajes de ganchillo, desde hilos multicolores a cuentas azules que protegen a las aves contra el mal de ojo.

© La Fábrica 2016 @

La fuerza de esta tradición se revela en toda su amplitud en los concursos de canto donde, mientras esperan su turno para participar, los criadores llevan a cabo rituales de calentamiento tocando suavemente las jaulas, silbando, susurrando o reproduciendo canciones desde sus teléfonos móviles.

Subyacen en toda la serie la pulsión entre feminidad y masculinidad. El papel de las esposas, ajenas a todo el proceso de crianza de los jilgueros, y el de las propias fotógrafas, inmersas en un universo totalmente masculino para dar visibilidad a una costumbre tan “ordinaria” para sus protagonistas.

Consultar fotolibro aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Fábrica

image beaconimage beaconimage beacon