Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Farsa consumada

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 04/10/2017 Cartas al Director

Si entendemos por farsa una acción realizada para fingir o aparentar, el 1-O es una de las más destacadas en las últimas décadas. Visto su desarrollo y la ausencia total de control democrático alarma aún más el aval que algunos medios dan a los resultados de este esperpento pasional. Lo peor de todo es que todavía no ha finalizado. Una parte de la sociedad, eso sí, muy emocional, colorista, victimista y folclórica apoya unas medidas tan propias del totalitarismo que si se materializase en esa declaración de independencia, pasado el tiempo, las autocríticas por acción o inacción de nada servirían para paliar los daños producidos en la convivencia y en el nivel de vida de la sociedad en general. ¿Cómo es posible que una parte importante de la sociedad catalana haya quedado abducida por la contaminación del nacionalismo en el siglo XXI? Se me ocurren muchas explicaciones sociopolíticas y económicas, pero solo destaca, por su predominancia, la amnesia histórica periódica del homo sapiens o las gratificaciones sentimentales de la tribu elegida.— José HerreraPeral. Málaga.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon