Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fedea calcula que el fraude del IRPF asciende a unos 20.000 millones

EL PAÍS EL PAÍS 05/06/2014 Jesús Sérvulo González

El fraude fiscal en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), la figura que aporta casi la mitad de la recaudación tributaria a las arcas públicas, se eleva hasta el 1,7% del PIB, lo que supone unos 20.000 millones de euros, según un estudio elaborado por Julio López Laborada, catedrático de Economía Pública de la Universidad de Zaragoza, difundido este jueves por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

El informe, titulado El hueco que deja el diablo: una estimación del fraude en el IRPF, ha sido elaborado con datos de 500.000 declaraciones de la renta de 2008. El texto concluye que el mayor nicho de fraude está en las rentas del capital (intereses, dividendos y beneficios de operaciones de capital) y en las de actividades empresariales: casi la mitad de la renta de los profesionales y autónomos escapa al control del fisco.

El estudio recalca que en las rentas salariales no hay margen para engañar al fisco, porque las retenciones previas permiten controlar toda la información.

El documento trata de calcular cuál es el nivel de fraude por tipos de renta —el IRPF agrupa la tributación de las rentas de trabajo, capital mobiliario, inmobiliario y de actividades económicas—, y no por grupos de contribuyentes.

Los resultados revelan que el mayor porcentaje de fraude (un 61%) se concentra en las rentas de capital; el fraude en las rentas de capital mobiliario, derivadas de los alquileres y de la imputación de segundas viviendas, asciende al 55%; el de actividades empresariales por estimación directa queda cerca del 48% y el de la estimación por módulos, en el 46%.

López Laborda, uno de los expertos más prestigiosos en asuntos de Hacienda Pública, explica que el fraude se concentra en las rentas de capital por la cantidad de dinero y patrimonio que los españoles tienen depositados en paraísos fiscales. Alude a otro estudio, elaborado el año pasado por el profesor de la London School of Economics Gabriel Zucman, para asegurar que la riqueza que los españoles tienen en esos territorios de “fiscalidad favorable” asciende a 144.000 millones, la mitad de ellos en Suiza. "Si convertimos esta cantidad en deuda tributaria evadida, el fraude desviado de esa elusión patrimonial sería de 7.400 millones de euros", concluye.

El informe añade que si al fraude del IRPF se agrega el calculado para otros impuestos, como el IVA o el de sociedades, el agujero fiscal total ascendería a entre el 3,5% y el 4% del PIB español, es decir, hasta cerca de 40.000 millones. No obstante, López Laborda advierte de que podría ser mayor en el caso de sociedades.

Para realizar el estudio, los investigadores han recurrido a los datos de donaciones, pensiones por separación y deducciones por adquisición de vivienda que figuran en las declaraciones del IRPF. Han considerado que dos individuos con la misma situación y renta (un pensionista, sin posibilidad de fraude, y otro ciudadano con rentas empresariales) deberían aportar de media las mismas cantidades por estos conceptos. Si existen diferencias, concluye, se deberá a que “la renta verdadera” del que percibe rentas empresariales es mayor a la declarada.

López Laborda reclama que la lucha contra el fraude se ajuste a la realidad. Asegura que existe un suelo mínimo del entorno del 13% del PIB. Para combatirlo habría que reforzar la moral social, elevar la dotación de recursos y aumentar las medidas coercitivas, remata.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon