Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Felipe resuelve el crucigrama

EL PAÍS EL PAÍS 30/05/2014 Faustino Sáez
Felipe se hace hueco ante Fontet © J.J. Guillén Felipe se hace hueco ante Fontet

A pesar de su imponente temporada, el Madrid camina por los playoffs con el cuerpo magullado y la mente aún de luto por su varapalo en la final de la Euroliga. Inconstantes pero solventes los de Laso se impusieron al CAI en el primer partido de cuartos gracias al cuajo de su capitán, Felipe Reyes, que remató a los de Abós con 18 puntos y seis rebotes.

El parte médico marcó los prolegómenos del partido. En el Madrid, Draper (fractura en el cúbito del antebrazo derecho) y Rudy (fisura en el dedo anular de la mano derecha) eran baja y vestían de paisano en el banquillo. En el CAI, el lesionado Norel (esguince de tobillo) dejó su sitio en la convocatoria al pívot nigeriano Elonu. Pero a pesar de los achaques tras ocho meses de temporada, los dos equipos se lanzaron sin remilgos a la contienda.

Sanikidze desembarcó en la zona madridista y acaparó el protagonismo en el efervescente comienzo del CAI, que acumuló hasta 14 puntos en la pintura aprovechando la dispersión defensiva de los locales. El punto de inflexión para los de Laso fue la salida a pista de Felipe Reyes. El capitán madridista equilibró en un santiamén la pelea bajo los aros y aclaró las ideas de los suyos en ataque. En uno de sus arrebatos de productividad concentrada sacudió el partido con seis puntos y tres rebotes en sus tres minutos de participación en el primer acto y agarró la iniciativa para el líder.

Real Madrid, 78 - CAI, 70

Real Madrid: Llull (16), Carroll (3), Darden (9), Mirotic (9) y Bourousis (11) —quinteto inicial—; Sergio Rodríguez (8), Reyes (18), Mejri, Slaughter (1) y Díez (3).

CAI Zaragoza: Llompart (2), Tomás (4), Roll (13), Elonu (5) y Sanikidze (12) —quinteto inicial—; Jones (13), Stefansson (4), Rudez (5), Tabu (10), Fontet (2).

Parciales: 19-18; 20-15; 16-15 y 23-22.

Árbitros: Jiménez, Perea y Oyón. Sin eliminados.

Pabellón: Palacio de los Deportes. 8.428 espectadores.

Mientras Abós comenzaba a hacer malabares con su rotación por la acumulación de faltas personales de Jones, Elonu y Rudez —dos por barba—, el Madrid tomaba impulso con un arranque vibrante del segundo cuarto. Del 16-16 del minuto nueve se pasó al 28-20 seis minutos más tarde tras un prolongado apagón del CAI ante el aro rival. Atascados desde el perímetro, los rojos tardaron cuatro minutos en encontrar el interruptor del aro, pero tuvieron la habilidad de mantener la resistencia desde el orden y la aplicación defensiva.

Aprovechando un respiro de Felipe y con el primer acierto desde el 6,75 cuando el contador visitante ya marcaba un 0 de 6 en triples, el CAI se rearmó. Atinó Roll y completó un reconstituyente parcial de 0-9 para los de Abós (28-29, m. 18). Pero entonces Laso reclutó a su capitán que, de nuevo, enderezó el perfil gris y guadianesco de la tropa blanca. Apenas Llull (16 puntos y cinco asistencias) acompañó a Reyes en el ramplón ataque del líder, pero entre ambos fueron haciendo camino para el Madrid con otro parcial, este de 11-4, que dejó al líder bien posicionado a las puertas del descanso (39-33, m. 20).

A la vuelta de la caseta, con la episódica aparición de Bourousis y los triples de Darden y Sergio Rodríguez, los blancos ensayaron un estirón que pareció definitivo (53-39, m. 27). Pero tampoco ahí presentó la dimisión el CAI. Abós agitó la pizarra y planteó una defensa en zona en la que el Madrid perdió el paso cuando parecía haber alcanzado la velocidad de crucero. Se agigantó la figura de Jones y, cuando creía tener la faena resuelta, al Madrid le tocó remangarse para rematar el primer punto de la serie.

Con Tabu al mando y Jones campando a sus anchas bajo los tableros, el CAI selló un parcial de 0-11 que rompió la inercia de la tarde (55-52, m. 33) y destapó las costuras emocionales del Madrid. Aun sumidos en el estrés postraumático de la derrota en la final de la Euroliga, los de Laso eran incapaces de estirar la concentración y la intensidad en una secuencia suficiente como para cerrar la batalla y su rival encontró el resquicio para apurar sus opciones. Sin embargo, ante la amenaza, surgió de nuevo la pegada del líder.

Un triple del Chacho, dos más de Llull y uno postrero de Darden protagonizaron una ráfaga desde el perímetro de la que ya no pudo levantarse el CAI (69-59, m. 37). Le bastó al Madrid una coherente gestión de las últimas posesiones para apuntarse el primer asalto de una serie que mañana vivirá su segundo episodio en Zaragoza (12.40, La1).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon