Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fernando Pessoa, más cerca que lejos

EL PAÍS EL PAÍS 12/06/2014 Tereixa Constenla
Retrato de Fernando Pessoa, pintado por Adolfo Rodríguez Castañé. © Proporcionado por ElPais Retrato de Fernando Pessoa, pintado por Adolfo Rodríguez Castañé.

Existió una relación de Fernando Pessoa (Lisboa, 1888-1935) con España a pesar de la extendida creencia de que vivió de espaldas a ella. Hay cartas intercambiadas con escritores españoles, artículos sobre Iberia e incluso una carta astral de la Segunda República hecha por el escritor, gran aficionado al esoterismo y la astrología, uno de los asuntos que le unió a Iván Nogales, un excéntrico escritor español que se presentaba en sus tarjetas de visita así: "Amante de los hambrientos rusos y hambriento del amor de las rusas". Una muestra, que desde hoy se puede visitar en la Biblioteca Nacional, indaga en esta conexión. "Nuestro objetivo es matizar, desmentir la idea de que Fernando Pessoa nunca se interesó por España ni su cultura", explicó uno de los comisarios Antonio Sáez Delgado, profesor de Literatura Comparada en la Universidad de Évora (Portugal) y traductor del poeta. En otoño publicará una nueva traducción del Libro del desasosiego con la editorial Pre-Textos.

Pessoa se relacionó con autores como Unamuno -con quien mantuvo una pública polémica a propósito de la universalidad de la lengua- e incluso tradujo (al inglés) la obra de Espronceda El estudiante de Salamanca con el seudónimo de Alexander Search. "Creo que hay una relación histórica, él trató de acercarse a España más que otros escritores portugueses. Se relacionaba poco en general, tenía distanciamiento con todos los compañeros, portugueses y no portugueses. Y España es de los países que antes y más se interesó por él. Pessoa tal vez sea uno de los elementos de unión entre España y Portugal", reflexiona Jerónimo Pizarro, profesor de Literatura portuguesa en Bogotá, que ha dedicado la última década a investigar el archivo del portugués.

La primera referencia sobre la obra de Pessoa en España se publicó en el diario La Provincia, de Huelva, en 1923, aunque no sería hasta los sesenta, gracias a la antología traducida por Octavio Paz, cuando se extiendan conocimiento y admiración hacia el hombre que escribía, con cualquiera de sus heterónimos, cosas así: "Se todo en cada cosa. Pon cuanto eres / en lo mínimo que hagas". En los ochenta, arrastrados por el boom experimentado en Portugal, se generaliza la devoción por Pessoa. Fue también entonces cuando se organiza la primera exposición sobre el escritor en España, donde solo estuvo una vez y de pasada (una escala técnica en Canarias en 1902 mientras viajaba hacia África).

En la exposición, que arranca con el óleo de Adolfo Rodríguez Castañé, se pueden ver misivas, textos literarios y cartas astrales (hizo cerca de 600) realizadas por Pessoa, además de algunas de las ediciones de sus obras en español. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon