Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ferrari y Vettel se pegan un tiro en el pie para el título con un disparo del turbo

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 30/09/2017 Àlex Garcia. Sepang

El GP de Singapur supuso un duro golpe para las aspiraciones de Ferrari en cuanto a sus opciones de llevar a Sebastian Vettel a un posible quinto entorchado mundial. El piloto alemán llegaba a tres puntos de Lewis Hamilton y salió a 28. En Malasia, la necesidad de reaccionar superaba la obligación, pero en un circuito —posiblemente el último de 2017— donde Ferrari era superior a Mercedes, la falta de fiabilidad de los coches italianos puede haber dado una estocada casi definitiva a sus opciones. Mientras tanto, Hamilton volvió a brillar por encima de lo habitual justo cuando su rival estuvo más fastidiado. Como en Singapur, la oscuridad de Vettel contrastó de forma sensacional con la luz de Hamilton, autor de una 'pole' que casi le asegura ampliar aún más su ventaja al frente de la general.

El frágil Ferrari acerca el título a Mercedes

Para Ferrari, lo de este fin de semana es especialmente duro de aceptar. Llega después de una gran oportunidad perdida en Singapur y en uno de los cuatro mejores trazados del SF70H en este 2017. De hecho, en dos de estos circuitos han tenido problemas, además de forma consecutiva. La imagen de Vettel bajándose del coche y saludando uno por uno a sus mecánicos era especialmente reminiscente de la actitud de Michael Schumacher tras romper el motor de su Ferrari 248 F1 en el GP de Japón de 2006; ambos eran conscientes del significado de los problemas técnicos. Vettel tiene tiempo aún de recuperarse pero ya no depende solo de él mismo.

Desde pretemporada, se sabía que los motores Ferrari eran menos fiables que los Mercedes. Aunque la velocidad de los coches italianos fue la sorpresa positiva en Barcelona, las sospechas sobre un motor potente pero frágil hacía una de las grandes incógnitas fuera el ver en qué momento los motores empezarían a fallarle a Ferrari, ya fuera en acción o forzándoles a penalizar en alguna cita. En Sepang se llevaron una doble bofetada, pues los problemas de los Libres 3 obligaron al equipo a adelantar el estreno —programado para Suzuka— del último motor aceptado sin sanciones. Un motor que sufrió problemas con un turbo que impidió a Vettel tomar parte en la sesión clasificatoria.

Dicen que 'al mal tiempo, buena cara'. Ferrari tendría ahora una oportunidad, si así lo estiman adecuado, montar el quinto propulsor de Vettel. Saliendo desde la última posición, sería el momento adecuado para hacerlo ya que una penalización no les perjudicaría más, cosa que sí sucedería si se hace más adelante. Las opciones de Vettel pasan ahora por esperar que Hamilton sufra problemas y se lleve uno o dos ceros. Pero incluso en ese caso, si en Ferrari quieren ganar —y es evidente que quieren—, tienen que sacar el máximo provecho de todo lo que se encuentren. Incluso de salir últimos en uno de sus mejores circuitos.

Hamilton se ha dado un baño de masas tras firmar una pole position clave para el mundial. (EFE) © Proporcionado por El Confidencial Hamilton se ha dado un baño de masas tras firmar una pole position clave para el mundial. (EFE)

Mercedes y Hamilton remontan un fin de semana imposible

Después de la jornada del viernes, Toto Wolff reconocía ante los medios que seguramente habían vivido el peor primer día de un fin de semana de Gran Premio en muchos años. El equipo de Brackley parecía perdido, superado por Ferrari y Red Bull. No había demasiado que hacer —aunque era lógico esperar que fueran mejor en la Q3, como han hecho todo el año— y parecía que una segunda fila 'in extremis' sería lo mejor para Hamilton. Pero cuando llegó la sesión clasificatoria, el aspirante a tetracampeón sacó el genio y firmó una vuelta espectacular que le dio la 'pole position', su septuagésima en la Fórmula 1. Sí, tuvo ayuda en forma de un Raikkonen que se equivocó en la última curva de su mejor giro, pero también batió a los Red Bull y presionó suficientemente al finlandés como para que un error mínimo le situara por delante.

Así lo contaba Wolff, tras acabar la sesión: "Estamos confusos porque nuestro coche no era bueno. No logramos meter los neumáticos en la temperatura adecuada en todo el fin de semana y cuando cayeron las temperaturas con la llegada de las nubes, el coche pasó a ser muy rápido, así que necesitamos respuestas. Quizás no deberíamos menospreciar el factor del piloto. Estos coches son muy difíciles de pilotar y es importante mantener el nivel hasta el final y Lewis ha estado mejorando su pilotaje todo el fin de semana, como en Singapur", concluyó el austríaco. Es posible que mañana, Raikkonen sea más veloz si hace calor. O que Hamilton pueda ganar si está nublado y las temperaturas caen. Si llueve, se abre la lotería. Pero Hamilton ha puesto a 18 pilotos entre él y su máximo rival, lo que le da una gran ventaja mañana.

En circunstancias normales y con un monoplaza que está funcionando bien en Sepang, Vettel debería poder remontar muchas posiciones. Incluso es posible que llegue a meterse en el top 5. Pero con Hamilton en pole, es esperable que este último refuerce su liderato y eso es algo que en Ferrari no esperaban en un circuito que les era —y es— favorable. Si en Singapur y en Sepang no han tomado aire para aguantar el envite de Hamilton y Mercedes, ¿cómo lo harán ahora que están deshinchados de puntos y con la necesidad de remontar? Cosas más raras se han visto en la Fórmula 1 pero mientras en Mercedes están haciendo lo adecuado para ganar, en Ferrari están justo en el otro extremo de la balanza.

Sebastian Vettel saldrá último en el GP de Malasia y ve como se escapan sus opciones de título. (EFE) © EFE Sebastian Vettel saldrá último en el GP de Malasia y ve como se escapan sus opciones de título. (EFE)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon