Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Firmeza democrática

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 04/10/2017 El País
Qué mirar próximamente
SIGUIENTE
SIGUIENTE
El Rey, durante su mensaje a la nación. © HANDOUT El Rey, durante su mensaje a la nación.

Editoriales anteriores

Usar Europa en vano

Frente a la insurrección, la ley pero no solo la ley

EL PAÍS, con el Estatut

Recopilamos aquí todos los editoriales sobre el desafío independentista catalán

El Rey se ha dirigido este martes a todos los españoles en un mensaje firme y solemne en el que ha reclamado a los poderes del Estado que aseguren el orden constitucional roto por la Generalitat y el Parlamento catalán. Hay que celebrar el mensaje real. Por fin llega algo claro y positivo por parte del Estado, en una intervención esperada y que debería ser el principio de una actuación conjunta del Gobierno, el PSOE y Ciudadanos para utilizar todos los medios legales para restaurar la legalidad y la democracia en Cataluña.

Felipe VI ha comenzado su mensaje refiriéndose a los momentos de gravedad en la vida democrática, en clara referencia a “la pretensión de la Generalitat de que sea proclamada, ilegalmente, la independencia de Cataluña”. Con palabras muy duras, el Rey ha señalado que las autoridades catalanas han incumplido la Constitución y el Estatuto de Cataluña y han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y democráticamente, “demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado”.

La intervención del jefe del Estado ha destacado también que las actuaciones de las autoridades de Cataluña han fracturado y enfrentado a la sociedad catalana. Además de decir a los catalanes “que no están solos”, el monarca hizo un llamamiento claro y preciso: “Ante esta situación de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía”.

Con este mensaje, retransmitido por la mayoría de las cadenas de televisión de toda España, Felipe VI cumple con su mandato constitucional, de defender la unidad de España, sin sobrepasar los límites que él respeta cuidadosamente. Desde que el Parlamento de Cataluña rompiera la legalidad los días 6 y 7 de septiembre, se habían levantado voces pidiendo su intervención, que finalmente ha decidido hacer tras la celebración del referéndum ilegal y la insurgencia fomentada por las autoridades catalanas.

Es la primera vez que el Rey se dirige a los españoles en un mensaje solemne televisado (salvo los discurso de Navidad), lo que se interpreta como un aviso a la extrema gravedad de la situación en Cataluña. Su padre, el rey Juan Carlos, lo hizo cuatro veces durante su mandato: durante el golpe de Estado del 23-F, tras los atentados terroristas de Atocha, cuando falleció el presidente Suárez y, finalmente, cuando anunció su abdicación. Confiemos en que el mensaje real contribuya a que las fuerzas constitucionalistas unan esfuerzos para restaurar el orden constitucional en España.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon