Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Florece el negocio de las armas

dw.com dw.com 13/06/2016 D. Zúñiga (AFP, dpa, Spiegel)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Un reporte de IHS Jane’s asegura que las empresas armamentísticas germanas vendieron casi 5 mil millones de dólares en pertrechos y material de guerra a diversos países, entre ellos Arabia Saudita.

El negocio de las armas es, ya se sabe, una extraordinaria fuente de divisas. En 2015 llegó a la friolera de 65 mil millones de dólares, de acuerdo con un informe del instituto de análisis IHS Jane's. Un tercio de las ventas son responsabilidad de Estados Unidos, país que por sí solo supera a los cuatro siguientes en el ranking dado a conocer este lunes 13 de junio en Londres. Buena parte del incremento del 11,3 por ciento registrado el año pasado responde a las compras realizadas por países de la región Asia-Pacífico.

Según el reporte dado a conocer por el analista Ben Moore, Arabia Saudita, India, Australia, Egipto y Corea del Sur encabezaron la compra de material de guerra. Riad lidera una alianza árabe que combate contra los rebeldes hutíes en Yemen, lo que ha significado que Arabia Saudita desplace pertrechos, aviones y carros de combate que debe reponer. Egipto, en tanto, ha reforzado su inversión en Defensa, en parte debido a la guerra interna que lleva contra grupos insurgentes en la región del Sinaí.

Corea del Sur, por su parte, se refuerza militarmente ante la amenaza permanente que supone Corea del Norte, mientras que India tiene esporádicos enfrentamientos en la frontera con Pakistán por el conflicto en Cachemira. Esa es la esencia de este negocio: un mundo en guerra es un mundo que siempre necesitará comprar. Además de Estados Unidos, principal proveedor mundial, el quinteto de mayores exportadores lo completan Rusia (con 7.447 millones de dólares), Alemania (4.779 millones), Francia (4.774 millones) y Reino Unido (3.896 millones).

Tensión en el Mar de China

“El mercado mundial de defensa nunca vivió un aumento como el que vimos entre 2014 y 2015”, dijo Moore, teniendo a la vista el incremento del 71 por ciento registrado por la región Asia-Pacífico entre 2009 y 2016. “2015 fue un año record”, agregó el experto, quien dio especial importancia al hecho de que la aceleración de la compras se dio también en muchos “de los países que bordean el mar del sur de China”, donde Vietnam, China, Taiwán y Filipinas reivindican como propias vastas extensiones de océano, lo que ha gatillado un incremento en la tensión en esa zona del planeta.

El informe, sin ir más lejos, destaca que tres de los 10 países que más han aumentado sus compras de material bélico se encuentran en esa región: Bangladesh, Vietnam y Filipinas. India, por su parte, carece de la tecnología suficiente para producir los pertrechos que tanto requiere. “India necesita reemplazar numerosos aviones de combate y submarinos, y dadas las enormes tasas de crecimiento del país, de seguro permitirá al país incrementar la compra de armas en el futuro”, complementa Paul Burton, director de IHS Jane's.

Asimismo, Moore señaló que el incremento en la inversión por parte de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Qatar, todos países que combaten en Yemen, de material de vigilancia y reconocimiento, podría indicar también un renovado interés por independizarse de su aliado en seguridad durante años, Estados Unidos. Arabia Saudita, solamente en 2015, invirtió 9.300 millones de dólares en compras de armamentos.

Críticas en Alemania

El salto de Alemania del quinto al tercer puesto en la lista de países exportadores llamó la atención de los especialistas, así como el renacer de la industria armamentística francesa. El 29 por ciento de las ventas alemanas llegan a Oriente Medio y el Norte de África, con países como Arabia Saudita, Argelia, Egipto y Qatar como sus principales compradores. En estas cifras no se incluyen armas pequeñas ni municiones. Los analistas estiman que en 2016 Alemania ocupará el cuarto puesto en la lista de exportadores. Pero no porque se prevea una disminución en sus envíos al extranjero, sino por el notorio incremento de Francia, que en 2018 podría desbancar incluso a Rusia del segundo puesto.

Este reporte provocará más de un dolor de cabeza al vicecanciller Sigmar Gabriel, quien además funge como ministro de Economía, cartera de la que depende la venta de armamentos. Gabriel fue siempre crítico de la venta de material bélico a países como Arabia Saudita. Sin embargo, bajo su mandato como ministro de Economía, los envíos de armas no han disminuido.

“La oposición tiene razón cuando exige una regulación más estricta a la exportación de armas. Y más importante aún es que estas normas se apliquen sistemáticamente. Países como Arabia Saudita, Qatar y Egipto pasan por alto los derechos humanos fundamentales. Por sobre todo se trata de regiones en permanente conflicto, donde las armas pueden rápidamente pasar a manos de terroristas. Gabriel debe finalmente decidir qué es más importante: el bienestar de la industria armamentística alemana o la credibilidad de sus anuncios”, editorializó este lunes el periódico Lausitzer Rundschau, poniendo sobre la mesa algo que circula en el ambiente político alemán: el largo tramo que existe entre el dicho y el hecho cuando se trata de la venta de armas.


Autor: D. Zúñiga (AFP, dpa, Spiegel)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon