Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fomento pide 'los papeles' a BlaBlaCar

El Mundo El Mundo 16/06/2014 CÉSAR URRUTIA

BlaBlaCar, la red social que pone en contacto a conductores de vehículos privados con personas que desean hacer un trayecto entre dos puntos, está bajo la lupa del Ministerio de Fomento. Técnicos del departamento dirigido por Ana Pastor han reclamado a la web de origen francés información sobre su actividad para determinar si su plataforma responde al modelo de consumo colaborativo entre usuarios o si, en realidad, está lucrándose con una actividad en la que ejerce como intermediario.

La inspección cogió por sorpresa a BlaBlaCar, que tiene su sede en Madrid y, asegura, no ha tenido problemas en ninguno de los países donde está presente. La plataforma dio sus primeros pasos en España en 2010 y desde entonces ha trabajado para alcanzar la suficiente «masa crítica» de usuarios con la que avanzar en su plan de negocio. BlaBlaCar cobra una comisión del 10% más IVA a través de una plataforma de pago. Así, si un usuario paga 10 euros por compartir trayecto a su destino, el precio final será 11,21 euros.

Si los técnicos del ministerio encuentran que BlaBlaCar fomenta acuerdos privados entre los usuarios de su web no habrá problema. Si, por el contrario, encuentran lucro, estaría sujeta a multas de entre 4.001 euros y 18.000 euros en caso de reiteración. La plataforma cuenta en Europa con ocho millones de usuarios y España es su tercer mayor mercado. Más allá de la cuantía de la multa, una sanción le obligaría a cambiar de modelo de negocio. Según su consejero delegado en España, Vincent Rosso, todo el modelo es legal porque los usuarios solo comparten gastos y no hay ánimo de lucro. «La falta de pasajeros no es problema de BlaBlaCar, es más bien que por la crisis la gente quiere viajar más barato».

Aunque Rosso no da cifras de cuál es esa «masa crítica», ya el año pasado alcanzó notoriedad suficiente si se tiene en cuenta que las empresas concesionarias de transporte interurbano por carretera comenzaron a quejarse de la competencia desleal de BlaBlaCar, por lo que consideran un negocio no regulado y alegal. La inspección sigue a una denuncia de las empresas de autobuses y, según Fomento, aún no ha concluido. Se da la circunstancia de que muchas de estas empresas inician ahora el proceso de renovación de sus concesiones, un proceso en el que a través de una oferta técnica y económica aspiran a trabajar sobre una ruta entre ciudades durante los próximos años.

© Proporcionado por elmundo.es

Fomento, responsable del transporte regulado, publicó la semana pasada una advertencia general señalando que los prestadores de servicios de transporte de pasajeros tienen la obligación de contar con una licencia. El aviso no daba nombres pero iba expresamente dirigido a plataformas en internet como BlaBlaCar o Uber, red social que se centra en el transporte urbano y que ha puesto en pie de guerra a taxistas de toda Europa.

La iniciativa encontró una rápida respuesta en la Comisión Europea. Su vicepresidenta, Neelie Kroes, recomendó a Fomento que no se exceda en su celo regulatorio porque no tiene autorización para intervenir en los acuerdos privados entre ciudadanos. A los taxistas y transportistas les dijo que con huelgas no se soluciona nada y, en general, puso el conflicto como un ejemplo de que Bruselas no actuará como un paraguas regulatorio para el viejo sistema frente a los nuevos competidores que llegan por internet para todos los sectores, desde las telecomunicaciones al turismo pasando por el transporte o las finanzas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon