Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Formadas y con ambición, las mujeres latinas de Silicon Valley

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 29/09/2017 El País
Participantes de las mesas redondas. © Fabián Oloarte-Platzi Participantes de las mesas redondas.

MÁS INFORMACIÓN

  • Desmontando la vulnerabilidad de las mujeres migrantes
  • Las chicas son guerreras
  • Google y Facebook cierran los ojos a la desigualdad

Empezó como casi todo en Silicon Valley, con un sueño grande y un encuentro después del trabajo. Gretel Perera y Rocío Medina, afincadas en la Bahía de San Francisco y de orígenes venezolanos y mexicanos respectivamente, comenzaron a fraguar una alianza profesional que ya acaba de celebrar su primer congreso de Latinas in Tech. Ambas ejercen puestos de responsabilidad en sus empresas, HomeAway, centrada en los apartamentos turísticos, y Prezi, una popular alternativa al PowerPoint. Saben que su situación es una excepción en el sector.

A comienzos de 2016 decidieron formalizar este grupo de solidaridad profesional y amistad, con la cultura latina como nexo común, y convertirlo en asociación. Desde entonces cuentan con más de 700 socias, así como dos capítulos locales, uno en Austin (Texas), con más de 200 participantes, y otro más reciente en Ciudad de México. Cada mes plantean una jornada con un tema en el que participan expertas. Se aprenden habilidades como pedir un aumento de sueldo, contratar empleados, conseguir capital riesgo o hacer crecer a la empresa a la velocidad de las startups.

Este jueves celebraron una jornada con ponentes de primer nivel y representación de las grandes empresas de la zona. Intervinieron ponentes como María Cuba, una de las primeras empleadas de Airbnb; Margarita Rojas, colombiana de Asana, o la directora financiera de Zendesk, Elena Gómez, que defendió una cultura más abierta. “No podemos pasar por alto los comportamientos ofensivos o racistas. Y no podemos dejar a nadie atrás porque la tecnología es el futuro, no hay alternativa. Tenemos que demostrar que invertir en latinos es una buena decisión”. Natalie Villalobos lidera WomenTechMakers, una división de Google que nació como una iniciativa personal. En Google los empleados pueden dedicar el 20% de su tiempo a proyectos propios. Así nació Gmail y hoy es un producto. Y así sucedió con su idea que ahora es el motor de cambio para que impulsar a las mujeres de dentro y fuera del buscador.

La corresponsal de EL PAÍS, Rosa Jiménez Cano, moderó un panel dedicado a aquellas que abren camino y llegan a metas nunca antes logradas. Entre las ponentes estaba Pilar Manchón, una sevillana que acaba de fichar por Amazon como directora de interfaces cognitivas. Antes, vendió su empresa a Intel, donde ha trabajado los últimos cuatro años. “Ve a por ello. Es duro, sí, pero tienes que mantener el foco y tener claras las metas. Proyectar a dónde quieres llegar e ir superando barreras”, subrayó. También participaron Claudia Cruz, de Cnet, y Natalia Moreno, de Univisión.

En esta zona de California más del 30% de la población es de origen latino, pero solo el 5% de la misma trabaja en tecnología, la nueva fiebre del oro. En su mayoría trabajan en servicios, hostelería, transporte y limpieza, pero están marginados de los puestos de responsabilidad, salario alto y compensación en forma de acciones. Laura Reyes, responsable de diversidad en contrataciones de Facebook, cree que el cambio de tendencia es una cuestión de tiempo: “Hace 20 años esto no existía como ahora. Mark (Zuckerberg) y Sheryl (Sandberg) tienen un compromiso personal para hacer de Facebook un lugar abierto y diverso. Se valoran mucho las ideas diferentes”, dice.

Dentro de la junta directiva de este colectivo se encuentra una española. Yurena García-Hevia Mendizábal llegó a la cuna de la tecnología hace tres años como directora de operaciones de StepOne Ventures, una empresa del grupo Barrabés. El grupo también sirve para superar situaciones desconocidas, ya sea con visados, obstáculos en el empleo o la conciliación con la vida personal, así como la vuelta al puesto de trabajo tras la maternidad, el caso de esta ejecutiva canaria.

La jornada se cerró tras un almuerzo con Eva Longoria, muy cercana a la comunidad e involucrada en el desarrollo de las latinas en ciencia, tecnología e investigación. “En plena ola de popularidad de Desperate Housewives mi madre me recordaba que mi hermana tenía un máster y yo no. No dejéis de estudiar, de formaros”, recalcó como motivación al grupo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon