Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fotomatón: 10 años

Notodo Notodo 24/10/2016 Andrés Castaño
Imagen principal del artículo "Fotomatón: 10 años" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Fotomatón: 10 años"

Reportaje: Andrés Castaño / Fotos de directos: Toni Delong
“De ‘Madrid al Suelo’ vamos, alguien se está emocionando, que es eso que está sonando… El que llega quien podría ser sino, Man Pop… Y Miguelink pinchando pop” cantaban Ornamento y Delito en su canción Fotomatón, el homenaje que Gari (compositor, guitarra y voz de la banda) dedicó al bar tras una sugerencia de Alfonso Menasalvas, dueño fundador del bar. En la letra todo tiene su sentido: Miguelink era un habitual y DJ del bar, como Man Pop.

El Foto además ha programado ciclos como de Madrid al Suelo, de la nueva hornada de bandas; La Vie En Rose, de bandas de mujeres; Musicauciados, conciertos de artistas conocidos y menos conocidos con fines benéficos o catas conciertos como el ciclo I’m The Mocker que organizaba Cristina V. Miranda y que fue el germen del Enofestival. Un bar, y sala de conciertos, con solera, por el ambiente, por el espíritu y cuyo fuerte han sido los acústicos, porque el sitio invita a la cercanía.


“El Fotomatón dentro de su estilo y de su línea, es como una hoja en blanco que siempre está por escribir. Eso es lo bueno, y lo malo, porque requiere mucha energía para llevarlo”, señala Alfonso Menasalvas, dueño fundador del bar. “Quería tener un negocio o un proyecto. Estaba cansado de trabajar como semi funcionario en Telefónica y entonces estuve mirando varios tipos de negocio, franquicias. Vine a ver un restaurante aquí que se traspasaba, el de la esquina de la Plaza de los Mostenses. Y por casualidad pasé por Plaza de Conde de Toreno y me quedé con este local”.

“Lo más diferencial del Foto con otros bares es que aquí puedes participar de él: puedes pinchar, puedes hacer una exposición, puedes proyectar cortos, hasta microteatro… O los monólogos. En otros bares vas, son productores más cerrados, vas, tomas algo y ya está. En muchos bares es más claro lo que quieren y lo que hacen. Aquí estamos continuamente reinventándonos”, prosigue Alfonso.

Está claro que el ambiente se crea, pero para ello hay que “el espíritu del Fotomatón es la gente, la gente que viene que tiene inquietudes de hacer cosas y ver cosas. Nosotros somos el hilo conductor. Somos un bar abierto a esas iniciativas culturales (djs, expos, conciertos…) de la gente. El Fotomatón tiene mucho de punto de encuentro de gente con inquietudes parecidas”, subraya Alfonso.


La gran familia
Y es que, como dice Jorge Martí, técnico de sonido entre 2008 y 2013, el Foto, es una gran “familia. No me he encontrado nada igual. Ver a gente que levantaba los brazos al bailar, pinchar música al margen de modas. Desde Superchunk, Guided By Voices, Papas Fritas o Yo La Tengo. Te encontrabas a gente que vivía la música: melómanos, músicos, periodistas o gente del palo… Y cuidaban muy bien a los músicos, creando siempre muy buen rollo”.

Entre los que llevaron el Foto al inicio estuvo Pinker, dibujante, diseñador gráfico y dj. El logo del Fotomatón es suyo, también llevaba las redes sociales de entonces (Fotolog y MySpace), diseñaba los carteles de los conciertos y los flyers, pinchaba y llevaba junto a Fernando Álvarez (Nerd DJ) la programación de djs. “Éramos gente que nos gustaba mucho la música, con una línea… En los primeros años la gente que iba era súper fan de la música. Te pedían cosas raras. Si no conocían lo que escuchaban te iban a preguntar a la cabina lo que ponías. Era un ambiente de interacción, y muy especial”.

Y un concepto claro de bar: “la idea era tener una identidad propia, un público propio, no diferenciarse de otros garitos. Era algo muy anárquico, opinábamos todos e íbamos tomando decisiones. Al principio llamamos a grupos que nos gustaban mucho (Wild Honey, Tulsa, Fran Nixon…), y luego y dar oportunidad a otros grupos menos conocidos o sellos del mismo rollo. Lo que hacíamos era dar un trato cercano. Cenar con la banda, estar con ellos”. Luego reconoce el impulso y la energía del dueño “A Alfonso le encanta hacer mil cosas, tiene muchos valores positivos, mucha iniciativa… Es un liante”.


Para Pinker “Miguelink encarna el espíritu del Fotomatón. Es un tío que le flipa la música, que es el primero que está ahí para bailar y pasárselo bien y animar la fiesta. Y es un tío súper majo, súper abierto y cercano y sincero. Le veías bailando y disfrutando con los ojos cerrados. Pero no sólo era el rollo fiestero. No estaba por la juerga, sino porque le flipaba la música”. Aunque ya está bastante desvinculado del bar sigue apreciando su línea, y va de vez en cuando: al concierto de Sonny and the Sunsets, a sesiones de Miguelink, o cuando puntualmente pincha. Pinker es el responsable del cartel de este décimo aniversario.

Los camareros han tenido un rol muy especial, por tratar a la gente de una manera especial, no como clientes. El argentino Gustavo Miranda ha sido uno de los estandartes detrás de la barra del Foto. Ha estado cinco años fijo, tras haber trabajado en otros bares y discotecas de noche. Ahora debido a otros proyectos laborales hace extras los fines de semana. Para Gustavo, “el Foto es como mi casa, mi sitio de acogida. Empecé a ir al Foto por Fer Malasaña (uno de los tantos djs que ha habido). Me sentía muy cómodo. He hecho muchos buenos amigos aquí. Ahora sigo yendo al Foto a pesar de no currar, siempre encuentras a alguien conocido, siempre hay buen rollo, buen ambiente y buena música”, afirma. Ha crecido con “el rock argentino, pero en el Foto he aprendido mucho del ‘indie’ y es la música que más escucho. En Argentina hay muchos bares de conciertos y con la música de allá pero ninguno tiene el espíritu del Fotomatón. Si regresara a Argentina quizás abriría un bar así, con esta esencia, con esta música”, nos confiesa.

La música es el motor
“El Fotomatón es música. Es un sitio donde se vivía la música por encima de todo: se respetaba y se quería la música” asegura Carlos Álvarez, quien fue el primer programador de conciertos y responsable de contar en sus inicios con Fran Nixon, Clovis o Sergio Algora (El Niño Gusano, La Costa Brava) recitando poemas; o a Anni B. Sweet antes de fichar por Subterfuge, o a Tulsa cuando fue nominada a los Grammy. “La idea era dar visibilidad a nuevas bandas y que el bar fuera conocido por ello. Ha sido todo un logro arrancar desde cero y convertir al Foto en un referente del ‘indie’” admite Carlos. Con La Noche Alternativa de los jueves en sus inicios, se dio la alternativa a clientes a pinchar y de ahí surgieron DJs ya míticos como Miguelink o Man Pop.


“El Foto era y es un punto de encuentro",reconoce Manu ‘Man Pop’, "fuera de la pose malasañera, con gente que venía de los foros del FIB y donde primaba el trato familiar. Siempre me he sentido en mi salsa, le debo mucho al Foto, porque venía de otra etapa vital y pude reinventarme, y me lancé como dj y a programar djs”. Un lugar donde siempre te encontrabas, y te encuentras a gente conocida, porque ya son “familia”. Prima “la curiosidad, los conciertos íntimos y dónde luego puedes charlas con los músicos. Y por donde han pasado djs conocidos del indie como Blanca dB, Eme o Don Flúor”.

Otro de los djs de referencia fue Miguelink, que destca el Foto por su “libertad, por no estar cerrado a nada, por cuidar al público y por dar la oportunidad a gente nueva. Tuve un flechazo con el Foto, porque era diferente y variopinto. Tengo muchos momentos de amistad allí, de conversaciones sobre música. Tenía lo bueno del amateurismo y de lo profesional. Hasta se hizo un aplicación, ¿qué personaje del Foto eres? Y salía, Alfonso, Man Pop o yo”, recuerda Miguelink.

Famoseo ‘indie’
Siempre ha habido mucho famoseo de músicos. Era un sitio de reunión. O grupos de la escena que han crecido allí. Es el caso de Luis Brea, que grabó con Jorge Martí (técnico de sonido del Foto por aquel entonces y su guitarrista actual) su disco de debut De lo Dicho Nada (2013) y ahora sigue con su banda Luis Brea Y El Miedo.

Luis trabajó allí como camarero y encargado, y en la producción de conciertos. “Ha sido un sitio de reunión de mucha gente, que funcionaba mucho por el boca a boca, guardo un recuerdo cojonudo de los cuatro años que trabajé allí: me lo pasé pipa” reconoce Luis. Para él, si algo caracteriza al Foto es “la ilusión, con una filosofía de sentirte a gusto y especial que revivía el hilo del Maravillas de los 90. Mi balance es muy positivo, conocí a Jorge, mi socio musical y gran amigo, monté mi banda y a nivel sociológico era un valor añadido. Se apostaba por bandas y djs, y se seguía una línea lógica y coherente”, remarca.


Como todos los proyectos tienen su crisis, el Foto estuvo a punto de cerrar en el Otoño de 2013, pero la entrada de Jordi Montero (conocido músico de sesión y director de una Academia de Música en Molins de Rei) y Joanra ‘Lesbiano’ (conocido por ser bajista de la banda Love of Lesbian) salvaron al Foto. En ese momento el bar programó a muchas bandas catalanas por los contactos de Jordi y Joanra y porque “también había una comunidad catalana muy presente en Madrid, que se dejó caer cada vez más por el bar”, asegura Joanra.

Una norma siempre ha sido el trato cercano y humano con los músicos, y con la clientela. “Cuando entramos Jordi y yo, quisimos abrir, aún más, el Foto aún la cultura (presentaciones de libros, cortos, microteatro, monólogos…)”, comenta Joanra. O hacer paellas y vermut los domingos entre amigos. “El Foto casaba conmigo porque era un local pequeño, porque programaba con calidad y con un amplio abanico estilístico, por el público que era gente especial que conectaba con la música y porque era cliente habitual” reconoce. “Cuesta mucho montar conciertos por amor al arte y conseguir el mínimo de cubrir los gastos del grupo. Las nuevas generaciones igual se piensan que todo es gratis, y no”, comenta Joanra. De las cosas que se siente más orgulloso es del proyecto solidario Musicaciados, de los músicos con diversas causas (en el que colaboraron Depedro, Tulsa, León Benavente y Ángel Carmona, entre otros), dirigido por David Matellán y presentado en dos ocasiones en el garito.


Anécdotas y recuerdos
La primera vez que tocó Tulsa en el Foto, iba a venir sola y por un precio ajustado, en medio la nominaron a los Grammy, y salió como portada en El Mundo. Hubo mucho revuelo y tuvieron el mayor sold out del bar. No podían pagar más. Y ella no quiso cobrar más y vino no sólo sola sino con la banda. Al final la pagaron más.

O como en el concierto en solitario de una desconocida Anni B. Sweet: Carlos Galán de Subterfuge mandaba callar a los que hablaban y al finalizar el bolo la fichó para su sello. O los Sidonie tocando encima de la barra después de uno de sus conciertos.

Jorge guarda un recuerdo especial, conoció a su mujer allí. O en su memoria quedan conciertos, como el de Damon & Naomi o Espaldamaceta, que casi te hacía llorar. Miguelink recuerda el de la banda francesa de Toulouse, Experience. Algunos recordamos las de Pau Vallvé, Maria Coma, Bandini en una cata concierto del ciclo I’m The Mocker o el de Palmera Smith, el pasado viernes el alias de Ricardo Lezón de McEnroe.


El futuro no es de nadie
Lo que caracterizaba al Foto en sus inicios era “el concepto de comunidad que había”, asegura Alfonso. “Ahora estoy intentando recuperar el concepto de comunidad con la web del fotomatonclub, y aunar a gente que tenga sensibilidad no solamente por la música indie, que es la música independiente pop rock, pero también por la literatura, el cine, o cualquier inquietud cultural, aunque la música sea lo que lo vertebre todo, pero que dé juego también a más cosas. La página web la creé para trascender el Foto a más cosas, yo tengo muchas inquietudes y quería reflejarlas ahí, no sobre el consumo cultural masivo y el marketing para masas. Un poco como el eslogan de La 2, 'para la gran minoría'. No sé si es una frase afortunada o no, pero es un poco eso”. Ahora a Alfonso le gustaría ahora utilizar el bar como “plataforma para desarrollar otros proyectos” que le gustan. Al final tienes varias ideas y como decía John Lennon “la vida es lo que te pasa mientras haces otros planes”. Seguir con la misma idea y con el espíritu del Foto.

TOP 5 de los DJS del FOTOMATÓN
Miguelink: I Am The White-mantled King de Cats On Fire
Man Pop: Dicen por ahí de Luis Brea
Pinker: Kokomo de The Beach Boys
Jeiter: Another Sunny Day de Belle & Sebastian
Sideburns DJ: Magic de Chucho. "‘Si preguntáis por mí / me encontraréis aquí’, dice la canción. Hay un Tejido de Felicidad innato a este bar que nos ha unido a muchos perlas”

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon