Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gandules '16

Notodo Notodo 01/08/2016 Lola J.C Elkin
Imagen principal del artículo "Gandules '16" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Gandules '16"

Si el año pasado el amor en su vertiente más plural y lasciva inundó la pantalla del Gandules, este verano será tiempo de confesión o más bien de volver a pecar con una renovada sesión del popular ciclo de cine al aire libre patrocinado por Gas Natural Fenosa. A los siete pecados capitales la crítica de cine Desirée de Fez, encargada de la programación de este año, suma con ingenio dos variantes muy contemporáneas, la tristeza y la fantasía extrema para confeccionar la tentadora programación de esta decimoquinta edición.

Nueve pecados para nueve películas que se proyectarán en sesiones gratuitas las noches de martes, miércoles y jueves, del 9 al 25 de agosto, en el Pati de les Dones del CCCB. Quién mejor para despertar el deseo que Almodóvar, que con su clásico de los ochenta, la lujuriosa y alocada Laberinto de pasiones (1982), inaugurará el ciclo.



Del pop macarra de nuestro manchego más internacional pasamos al indie generacional del oscarizado Richard Linklater que representará la pereza con su cinta de culto Movida del 76 (Dazed and Confused, 1993). Un baile de hormonas adolescentes y el despertar sexual de una jovencita sin prejuicios, simbolizará la gula en Joven y alocada (2012) de la chilena Marialy Rivas. Experta como es en cine fantástico y de terror, Desirée de Fez no podía dejar de incluir alguna representante del género como la “monstruosa” Babadook (2014) de Jennifer Kent dando forma a la ira o una de las producciones menos conocidas del gran Otto Preminger, El rapto de Bunny Lake para evocar la envidia más perturbadora. La disparatada El gran rugido (Roar, 1981) de Noel Marshall, protagonizada por el propio director y su familia (su esposa Tippy Hedren y su hija Melanie Griffith) representa bien la avaricia por lo inconsciente y ambicioso de un proyecto que se les fue de las manos.



La última semana la soberbia del melodrama romántico The Room (2003) de Tommy Wiseau—¡no confundir con la reciente Room de Abrahamson!—; la tristeza simbólica y paranormal de Amenaza en la sombra  (Don’t look now, 1973) de Nicolas Roeg, protagonizada de forma magistral por dos grandes de los setenta, Julie Christie y Donald Sutherland; y el erotismo y exceso fantástico de Valerie y su semana de las maravillas (Valerie and her week of wonders, 1979) de Jaromil Jires finiquitarán esta oleada de cine pecador para espectadores descarriados.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon