Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Golosinas proscritas

dw.com dw.com 29/06/2016 Carla Bleiker (JC/ERS)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Chile ha introducido una de las leyes alimentarias más estrictas del mundo y los huevos de chocolate Kinder Sorpesa se ven afectados. Dicho país sudamericano no es el primero que promueve una legislación de este tipo.

No más sorpresas para los niños en Chile: una nueva ley prohíbe los huevos de chocolate Kinder Sorpresa, los cuales contienen un contenedor de plástico con pequeñas figuritas o juguetes en su interior. La restricción impide a las compañías hacer promoción de productos alimenticios con alto contenido en azúcar a través de “ganchos publicitarios”.

Estos trucos incluyen “juguetes, accesorios, incentivos o similares”, por lo que la prohibición no sólo afectará a los huevos de chocolate, sino también a la "Cajita Feliz" de McDonald´s, que regala un juguete cuando los niños piden una hamburguesa o nuggets de pollo con patatas fritas.

“Desde una perspectiva nutricional, la “Cajita Feliz” no es un producto ‘feliz'. Tiene un exceso de sal, azúcar y grasas saturadas”, explica Tito Pizarro, jefe de división de Políticas Públicas del Ministerio de Salud de Chile.

La cadena de comida rápida ha reducido ingredientes poco saludables como el azúcar y las grasas saturadas en sus menús infantiles en Chile para cumplir la nueva normativa y poder seguir vendiendo sus productos. Algo que no ha pasado con los huevos Kinder Sorpresa.

Lucha contra la obesidad

Ferrero, la compañía que produce y distribuye los huevos Kinder por todo el mundo está estudiando la posibilidad de emprender acciones legales contra la prohibición de su producto. Los clientes, por su parte, tampoco están contentos con la decisión.

“Me gusta mucho el dulce que rodea los juguetes”, dijo a la agencia Associated Press un niño chileno de 10 años llamado Pablo Araya. “Colecciono los coches que vienen con los Kinder Sorpresa. Los voy a echar de menos”. La nueva ley fue redactada para evitar que niños como Pablo consuman este tipo de alimentos altos en sal, azúcar, grasas saturadas y cuyas calorías, a partir de ahora, tendrán que estar claramente identificadas de acuerdo a un catálogo estricto, no podrán ser vendidas en colegios ni anunciadas para niños menores de 14 años.

“Esta será la ley más exigente del mundo, ya que sigue una serie de recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud”, explicó Paloma Cuchi, representante regional de la OMS.

No sorprende en EE. UU.

Estados Unidos también tiene problemas con la obesidad y en el país también fueron prohibidos los Kinder Sorpresa, pero por una razón distinta. En 1983 se aprobó la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos. En la sección 402 (d) figura que la confitería se considera “adulterada” y no puede ser vendida si contiene objetos no nutritivos.

Los coches de carreras en miniatura y las figuritas de hipopótamos que vienen dentro de los Kinder Sorpresa y hacen las delicias de los niños en otros países son exactamente a lo que la ley se refiere.

Una de las preocupaciones es que los niños pueden tragarse los juguetes. Cuando uno abre los huevos y ve cómo vienen envueltas las sorpresas resulta probable que puedan ahogarse si ingieren el contenido. Y es que viene envuelto en una cápsula de plástico amarillo que se divide fácilmente en dos mitades.

Lo curioso es que, según la Ley, cualquiera que importe los huevos prohibidos en el país, incluidos los turistas, podría ser multado con hasta 2.500 dólares (2.260 euros) por huevo. Muchos viajeros, de hecho, corren el riesgo trayéndoles huevos a amigos y familiares en Estados Unidos e incluso hacen bromas sobre sus actividades ilegales.




Autor: Carla Bleiker (JC/ERS)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon