Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Google AdWords cobra 100.000 euros a un niño que quería triunfar en YouTube

El Confidencial El Confidencial 04/10/2016
Dos niños utilizan un ordenador portátil, en una imagen de archivo (CC) © Externa Dos niños utilizan un ordenador portátil, en una imagen de archivo (CC)

Cuando su hijo empezó a fantasear con la idea de convertirse en un 'youtuber' de fama internacional, Inma Quesada no le hizo mucho caso. Lo que esta madre alicantina no se podía imaginar era que las aspiraciones del pequeño iban a convertirse en un auténtico quebradero de cabeza para la familia: Google les reclama nada menos que 100.000 euros por la cuenta de AdWords que el menor abrió por error.

Todo comenzó a mediados de agosto, cuando el niño de 12 años inauguró un perfil de Google AdWords con la intención de percibir ingresos por la inserción de publicidad en la web casera que quería lanzar a la fama. Sin embargo, un fallo en la comprensión de las funciones de la herramienta impulsó al menor a crear una cuenta en el servicio que Silicon Valley utiliza para todo lo contrario: AdWords cobra a los usuarios por incluir como publicidad la página que estos seleccionen –en el caso del menor de Torrevieja, Google le cobraba por incluir su página web entre las primeras de resultados del buscador–.

Según 'La opinión de Málaga', Inma Quesada –la madre del frustrado 'youtuber'– se ha sorprendido de que para contratar una herramienta tan potente en Google baste con incluir una dirección de email, un número de cuenta corriente y la URL del perfil que se pretende publicitar. Ni rastro de petición de DNI o edad y, por supuesto, tampoco verificación de quién está detrás del código que busca llamar la atención de los usuarios del buscador más famoso del mundo.

“Me dijo que quería ser 'youtuber'. Pensé que era cosa de críos”, recoge el citado medio de comunicación en relación a los deseos del menor. El niño, según cuenta su madre, fantaseaba con comprar un “montón” de cosas con el dinero que le iba a llegar de internet, e incluso dejaba hueco entre sus deseos para la adquisición de una mansión. Cuando el joven empezó a recibir alertas de cobro, él las confundió con avisos de pago que variaban su importe desde los 50 hasta los 78.000 euros que le reclamaron el pasado 26 de septiembre.

El banco avisó a la familia de que Google estaba enviando requerimientos de cobro desde su sede de Irlanda, y pronto se dieron cuenta del error que había cometido el menor. Los contenidos del dominio utilizado por el niño fueron borrados rápidamente y desactivaron la cuenta de AdWords pero, tal y como indicó un informático a la familia, el asunto es grave y puede conllevar responsabilidades derivadas. Sin duda, una 'chiquillada 2.0' que sirve como ejemplo al cuento de la lechera.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon