Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gran Hermano Google: denuncian al buscador por espiar a sus trabajadores

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 21/12/2016 Teknautas

Trabajar en Google y vivir en un regimen dictatorial no parecen términos muy dispares si hacemos caso a la demanda que un empleado ha presentado contra el buscador, y a la que ha tenido acceso la web The Verge. En ella, se detalle el "programa de espionaje" que la compañía ejerce sobre sus empleados hasta el punto de que les anima a delatarse entre ellos y castiga con el despido cualquier información sensible sobre la compañía. ¿El problema? Que Google considera que cualquier información de la compañía es sensible.

Google tampoco permite que sus compañeros hablen de actividades ilegales dentro de la empresa y que ni siquiera lo hagan para informar a sus abogados. Pero la firma parece ir más allí hasta llegar a extremos delirantes, como prohibir que sus empleados escriban novelas en las que sus protagonistas trabajan para grandes compañías situadas en Silicon Valley.

Los documentos de confidencialidad son habituales en este tipo de compañías y, con ellos, se pretende que los empleados no filtren información ni a la prensa ni a sus competidores. La demanda (que puedes leer en este enlace) incluso cita un programa llamado 'Stop Leaks' (Stop Filtraciones) en el que llama a sus empleados a reportar a aquellos empleados que se comporten de manera sospechosa o que hagan demasiadas preguntas sobre proyectos en los que no están involucrados.

Pero en el caso de la demanda de Google, el buscador parece haber ido un paso más allá. La Securities and Exchange Comission (SEC), institución encargada de velar por el cumplimiento de las leyes en los mercados de valores electrónicos, entre otros, prohíbe que cualquier compañía presione a sus empleados para que no revele información sobre la comisión de delitos. Y ese es uno de los puntos clave de la demanda presentada por John Doe, nombre habitual en inglés para aquellas personas que pretenden conservar su anonimato.

No todo es de color de rosa en Google. © Externa No todo es de color de rosa en Google.

De ser encontrada culpable, la multa a la que Google se enfrenta podría ascender a 3.800 millones de dólares. La demanda cita hasta doce conductas irregulares que le podrían costar a Google 100 dólares de multa por cada uno de sus 61.000 empleados. La cifra podría ascender a los 200 dólares si se demuestra que la irregularidad se ha cometido durante más de un año. De ser condenada, cada empleado de Google podría llevarse un 'bonus' de algo más de 14.000 dólares, según The Information.

"La transparencia es parte de nuestra cultura"

Google se ha defendido asegurando que la demanda no tiene base alguna. El buscador asegura que mantiene una cultura interna basada en la apertura y que comparte de manera regular información con sus empleados respecto a lanzamientos de productos o información confidencial sobre sus líneas de negocio.

El buscador, que reitera que cree en la transparencia como parte de su cultura, aduce que sus acuerdos de confidencialidad están redactados para proteger sus negocios a la vez que previene que los empleados no compartan información sobre condiciones laborales o problemas dentro del puesto de trabajo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon