Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guía de supervivencia sanferminera

por Pablo Escobedo Celebración del Chupinazo, en los Sanfermines de Pamplona.

El día más completo: el Chupinazo

El 6 de julio, víspera de la festividad de San Fermín, miles de personas se reúnen en la Plaza Consistorial de Pamplona para ver como un concejal da por iniciadas las fiestas a las 12.00. Lo primero que debes saber es que la plaza es bastante pequeña, pese a lo que parece en la tele. La cantidad de gente que allí se reúne desafía a las leyes de la física.¿Qué clase de persona es entonces la que se atreve a meterse en el meollo del Chupinazo? A grandes rasgos, se trata de extranjeros y de pamploneses adolescentes, bien aprovisionados de mostaza, harina, cacao soluble y otras sustancias para manchar a la concurrencia. La Policía Municipal hará lo posible para evitar la entrada de estas guarrerías. Las familias con hijos preferirán ver el lanzamiento del cohete desde cualquiera de las pantallas gigantes instaladas en el Parque de Antoniutti, Paseo de Sarasate, Paseo Carlos III, Plaza del Castillo y Plaza de los Fueros. Las cuadrillas de pamploneses más maduros suelen quedar para almorzar unos huevos fritos con chistorra, desde las 10.30 horas y ver el Chupinazo en un bar. Ante los calores previstos, busca un balcón desde el que estén tirando agua. O pídela. Grita con fuerza "¡agua!" y caerá.Importante: el pañuelo rojo no se anuda en el cuello hasta las 12.00 horas, una vez lanzado el cohete.
© AP
image beaconimage beaconimage beacon