Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guía práctica para sobrevivir y disfrutar del Mundial

El Mundo El Mundo 09/06/2014 YASMINA JIMÉNEZ

Si ya tiene el billete para ser una de las tres millones de personas que se movilizarán para asistir al Mundial quizás le interese conocer algunos detalles que faciliten su estancia en el país de la samba, del Carnaval y, ahora sobre todo, del fútbol. Mucho se ha hablado de la parte negativa del evento, pero basta seguir unas recomendaciones básicas y un poco de sentido común para convertir su visita a Brasil en lo que debe ser: una experiencia única.

Clima

Es lo que vende, pero este país no es sólo playas kilométricas y calor tropical. Cuando empiece a preparar la maleta no olvide que en el país está finalizando el otoño y a punto de empezar el invierno austral. Las temperaturas varían mucho de norte a sur y es recomendable consultar el clima para acertar con la ropa. Si va a zona de calor, incluya el bikini pero siempre completo por muy pequeño que sea. La FIFA tuvo que retirar en el que daba consejos tirando de tópicos nacionales por miedo a ofender a los brasileños, pero algunas de esas recomendaciones son oportunas: el 'top less' está prohibido y está penalizado con multa.

Documentación

Brasil exige a los españoles lo mismo que exige España a los brasileños para entrar en nuestro país. En la práctica, no suelen pedir tanto pero pueden hacerlo y negarle el ingreso. Vaya preparado! Según nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores, usted necesita:

  1. Pasaporte con validez de al menos seis meses.
  2. Justificación del propósito del viaje: si alega que su intención es asistir al Mundial, debe presentar la entrada a algún partido.
  3. Justificación de medios de vida: aproximadamente 80 euros al día. (Presentando su tarjeta de crédito y el límite que tiene, suele servir).
  4. Justificación de alojamiento: reserva del hotel confirmada o carta de invitación de un amigo o familiar registrada en notaría brasileña. Algunas aerolíneas solicitan esta carta para autorizar el embarque si se aloja en domicilio particular.

Sanidad

La Organización Panamericana de la Salud recomienda vacunarse contra la fiebre amarilla si se va a zona de selva (esto para los que van a Manaos o Cuiabá, puerta de acceso al Amazonas), el sarampión y la rubeola, aunque no es obligatorio. Meta en la maleta el repelente de mosquitos, hubo recientemente un brote de dengue y se han visto afectadas las ciudades más importantes del país. Viajar con seguro médico siempre es una buena idea.

Transportes

Cuando llegue al aeropuerto use los taxis de las empresas oficiales, normalmente ubicadas dentro del aeropuerto. Compare precios y elija su mejor opción. Pueden resultar más caro, pero sin duda es más seguro. En aeropuertos como el de São Paulo, el turista dispone de dos servicios de autobús, uno más caro (unos 15 euros) y cómodo que hace varias paradas por el centro de la ciudad; y otro más barato (unos dos euros), que le deja en una estación de metro, una buena opción para moverse en esta urbe.

El transporte público en Brasil funciona, especialmente si no tiene prisa, pero debe saber que las marquesinas de los buses carecen del itinerario de las líneas y que debería informarse en el hotel o a través de internet del número de autobús que le va bien. Y recuerde, además, que una vez dentro del bus no puede pagar con billete grande: pocas veces tienen cambio.

El precio del pasaje ronda el euro, en unas ciudades más; en otras, un poco menos. Una vez dentro, sujétese bien, los conductores tratan de emular a los pilotos de la F1 en un intento de cumplir con el número de vueltas y pasajeros que se les exige por jornada laboral. En Rio de Janeiro evite usar las furgonetas que ofrecen distintas rutas por la ciudad, hay muchas ilegales y en la zona sur y el centro de la ciudad fueron prohibidas la mayoría de las líneas después de que .

El tráfico

Si quiere llegar a tiempo a los partidos, no olvide que el tráfico es mucho y poco fluido. Además los conductores respetan poco a los peatones, ni siquiera en los pasos de cebra, no lo olvide a la hora de cruzar. Las señalizaciones no son todo lo exactas que deberían, si se pierde y el GPS de su 'smartphone' no responde, los brasileños siempre están dispuestos a echar una mano. Pregunte y listo.

Seguridad

Ha sido una de las grandes preocupaciones durante la preparación del Mundial y con sobrada razón. Esta tierra no se anda con chiquitas: en la lista de las 50 ciudades más peligrosas del mundo, 15 son brasileñas. Pero si sólo va a pensar uno en eso, mejor quedarse en casa y rezar para que su destino sea morir de viejo. Si pese a todo, decide venir hay que seguir unas recomendaciones básicas -cada país ha preparado su propia guía- y usar el sentido común. Alemania sugiere a sus ciudadanos que lleven dinero para los ladrones; Reino Unido advierte sobre los amigos de lo ajeno y el mal estado de las carreteras; Francia y Australia van más allá y alertan sobre los secuestros exprés en Brasilia.

Lo cierto es que es aconsejable llevar dinero en diferentes partes por si le roban la cartera que pueda regresar al hotel con el billete que se guardó en los calcetines, por ejemplo. El resto, puro sentido común: eludir los barrios peligrosos y las calles desiertas tanto de día como de noche, no lleve objetos ostentosos encima y si tiene la mala suerte de ser robado, no se resista ni discuta, aquí suelen ir armados. (Consulte los ).

© Proporcionado por elmundo.es

Idiomas

Brasil no es Portugal y los brasileños no son portugueses. La mayoría no sabe español, aunque son serviciales y hospitalarios, lo que facilitará la comunicación. Aún así, siempre es recomendable manejar algunas frases básicas. El inglés, sólo en algunos hoteles, determinados locales de zonas turísticas y los puntos de información de Turismo.

Gastronomía

Brasil ocupa buena parte de Sudamérica y esta habitado por más de 190 millones de personas. Su comida es tan variada como su diversidad cultural. Disfrute de este abanico de sabores y apunte en su lista de degustaciones obligatorias la feijoada, la coxinha, la tapioca, el açai o la pamonha, entre otras muchas. La venta de alimentos en la calle está desaconsejada en cualquier guía de viajes y en prácticamente cualquier país del Sur, pero en Brasil es una opción rica en abundancia, sabor y color. Guarde las precauciones mínimas, como observar el estado de la comida.

Sobre las bebidas, acaba de llegar al país que más cerveza consume en el mundo y su bebida por excelencia es este zumo de cebada bien frío, aunque bastante suave. La cachaza -aguardiente de la caña de azúcar- es para los más valientes, pero entre lo más flojo y los más fuerte, el visitante puede relajarse con distintos cócteles.

Fiestas

Si le quedan fuerzas entre partido y partido, el país celebran las fiestas Junina o fiestas de los santos durante todo el mes de junio. Podrá disfrutar de música, comidas y bebidas cerca de las iglesias si asiste a alguna 'quermesse'. Pregunte en su hotel por las populares.

Por otro lado, recuerde que está en un país que lo vive todo a través de la música, escucharla en directo es tan fácil como tomarse una cerveza.

Otros

Como curiosidad relacionada con el Mundial, cada cuatro años muchos brasileños con motivo del evento deportivo engalanan sus calles para competir en un concurso que premia la mejor apuesta urbana en nombre del deporte estrella.

Y dicho todo esto, solamente queda añadir que disfrutar de este país es la tarea más sencilla del mundo. Y haga lo que haga la selección española, le aconsejo lo que ya dijera la ministra de Cultura brasileña: "Relájese y goce

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon