Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guedes, el falso lento que lanza al Valencia

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 26/09/2017 Salva Folgado
Guedes conduce el balón perseguido por Elustondo, de la Real Sociedad. © Juan Herrero Guedes conduce el balón perseguido por Elustondo, de la Real Sociedad.

Cuando Marcelino regrese a Paterna para empezar a preparar el duelo con el Athletic, tendrá que visitar al médico. El domingo, en Anoeta, en el parte de lesiones se anotó el nombre del entrenador. Marcelino se lastimó celebrando el tercer gol del Valencia tras una enloquecida segunda mitad llena de alternativas. Marcó Zaza, pero el pasador fue Guedes. El técnico llegó tieso a la sala de prensa: “Estoy mayor y a veces hay que controlarse”, dijo.

MÁS INFORMACIÓN

  • Guedes llega al Valencia y Geis ficha por el Sevilla
  • La Real le cede el paso al Valencia

Si la Liga otorgara el premio al mejor jugador del partido como la Premier, el galardón de Anoeta hubiera sido para Gonzalo Guedes, el internacional portugués de 20 años, propiedad del PSG, que tiene a préstamo esta temporada el Valencia. El club cerró su cesión el último día de mercado después de que Nasser Al-Khelaifi comprase a Kylian Mbappé. Guedes abandonó París porque el jeque necesitaba soltar lastre para ajustar el fair play financiero y no enfurecer a la UEFA. Otra de las razones que explican su salida es la feroz competencia en la plantilla francesa, que junta arriba a Neymar, Mbappé, Draxler, Pastore, Lucas Moura y Cavani.

Por allí pasaba el superagente Jorge Mendes, que ya había ofrecido a Guedes al Valencia en agosto de 2016, cuando el jugador despuntaba en el Benfica. Mendes cerró personalmente con el Valencia la última noche de aquel mercado el fichaje de Garay y la cesión de Mangala, y pretendía una tercera operación. El 30 de agosto del año pasado Guedes se ausentó de la concentración de la selección sub-21 de Portugal, según fuentes del combinado nacional, para pasar revisión médica… con el Valencia, algo que niegan en Mestalla. El traspaso no se completó porque el Valencia prefirió cerrar la dupla de centrales y se quedó sin margen económico. El Benfica pedía 25 millones. La operación se reactivó en diciembre pero el precio no tenía rebaja. Entonces llegó el PSG, que pagó 30 millones y lo trasladó al Parque de los Príncipes.

Comodín para los tres huecos de media punta

Javier Subirats, exjugador y exdirector deportivo del Valencia, habla de Guedes como de “una grata sorpresa”. “Tenía referencias, pero apenas lo conocía. He visto un jugador rápido, versátil que puede jugar en las tres posiciones de la media punta y que le va a dar a Marcelino mucha variedad táctica. Ayer [por el domingo] fue el mejor jugador del partido, por la potencia y la forma de regatear al portero en la jugada del primer gol de Rodrigo y por la arrancada y la tranquilidad en el pase a Zaza en el tercero con un gran gesto técnico”, explica Subirats. “El Valencia ha acertado con su fichaje”, añade.

Este verano Mendes volvió a sugerir la incorporación de Guedes bajo la fórmula de cesión de ida y vuelta a París sin opción de compra. La salida de Cancelo al Inter, con Mendes también de por medio, aceleró la operación. Mateu Alemany (director general) y Marcelino aceptaron. Alemany coincidió con Unai Emery en Valencia, aprovechando una de las habituales visitas del técnico del PSG a la ciudad para ver a su hijo, que reside con su madre. Emery dio el visto bueno, pero nunca antes de que el club le confirmara la compra de Mbappé. No quería quedarse sin competencia en la banda derecha y en el ataque. Cuando se confirmó, el técnico dio luz verde.

Debutó en los últimos minutos frente al Atlético de Madrid y ha sido titular en los dos últimos partidos jugando fuera de su hábitat natural, la banda derecha. Con Marcelino se mueve en la izquierda, con libertad para romper hacia el centro en diagonal y ocupar la media punta. Guedes es un falso lento. Parece una cosa pero luego ataca el espacio con potencia y velocidad. Frente al Málaga rompió el partido con su dinamismo y en Anoeta fue un ciclón. Participó en el primer gol y en el tercero con el mismo guion: aceleración, potencia, conducción de pelota con las dos piernas, regate y pase. En el contragolpe es vertical y venenoso.

El valencianismo lo ha bautizado como el Piojo López de Marcelino. Pero Guedes es más talentoso. Su presentación en Mestalla fue un spoiler de lo que preparaba. Apareció en la hierba a bordo de un vehículo italiano de una de las marcas que patrocinan al club. Un depredador veloz del espacio abierto. Es Guedes, el nuevo ídolo de Mestalla.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon