Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guerra a la vista entre Airbnb y las agencias de viajes: "Es la gota que colma el vaso"

El Confidencial El Confidencial 18/11/2016 Jaume Esteve

Airbnb acaba de anunciar la que probablemente es su mayor transformación desde su nacimiento. No quiere ser solo una plataforma que ofrezca alojamiento entre particulares. Quiere ir más allá. Quiere ofrecer 'experiencias' y que sus usuarios tengan acceso a guías que les descubran esos lugares recónditos de las ciudades que visitan. En definitiva, quiere ser la mayor plataforma 'online' de turismo en el planeta, aunque ello implique entrar en conflicto con agencias de viajes y asociaciones de guías. Y las agencias tienen claro que van a dar guerra. "Con la zarandaja de la economía colaborativa, nos venden una economía sumergida y un retroceso de derechos sociales que ha costado conquistar. Vamos a una sociedad de autónomos", dice a Teknautas Vicente Pizcueta, portavoz de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes (Fetave).

Desde Airbnb, inciden en su voluntad de diálogo con administraciones y otros actores. "La manera de viajar ha cambiado, motivada por la tecnología y porque la gente quiere hacerlo de manera diferente", explican fuentes cercanas a la empresa. La plataforma 'online' recuerda que el turismo ahora es diferente, aunque las normativas "sean las mismas de hace 20 años", y cree que "el usuario y la tecnología han adelantado" a las administraciones en este sentido.

La web de contactos 'peer to peer' se escuda en que la aparición de internet ha reinventado los usos y costumbres del turismo: "Antes ibas a una ciudad y solo había una manera de hospedarse, de moverse y de visitar sitios". Esa relación del turista con la ciudad se ha reinventado con internet, que ha puesto a su disposición un inabarcable número de plataformas.

París es una de las primeras ciudades europeas que contarán con las novedades anunciadas por Airbnb. (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial París es una de las primeras ciudades europeas que contarán con las novedades anunciadas por Airbnb. (Reuters)

Pero las agencias de viajes no se han tomado nada bien este nuevo plan de Airbnb y prometen guerra desde el primer minuto. "Mientras estén en la legalidad, no tenemos nada que decir. Pero estamos en contra del intrusismo y lo vamos a combatir con otras asociaciones y con la Administración", afirma Martí Sarrate, presidente de la Asociación Catalana de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVe).

Sarrate recuerda a Airbnb que las agencias de viajes, y solo las agencias de viajes, tienen la exclusiva de vender los llamados 'viajes combinados', eventos que incluyen actividades y alojamiento de una o más noches: "Si no se legalizan como agencia de viajes, ni cumplen con los requisitos de exigencia, ni se dan de alta en las autonomías correspondientes, iremos contra ellos".

Vicente Pizcueta va un paso más allá y recuerda que el sector turístico "está indignado" con la economía colaborativa. "Las grandes empresas tecnológicas están aplicando un capitalismo salvaje y radical, pero parece que están bendecidos por el 'glamour' de las nuevas tecnologías. Y así acaparan mercados como el del transporte, el del turismo o el financiero. Estamos viendo pasar nuestro cadáver". 

Ante la posibilidad de que Airbnb se defienda y objete que el alojamiento y las actividades que ofrece son dos bienes separados, y que por lo tanto no entran en conflicto con la actividad de las agencias de viajes, Sarrate responde con rotundidad. El presidente de ACAVe cree que no se puede aplicar la máxima de 'hecha la ley, hecha la trampa', ya que "no pueden jugar a hacer viajes combinados haciendo el salto del tigre. Lo veremos enseguida, estaremos al acecho y lo denunciaremos ante la Administración".

Los guías tampoco están contentos

El choque de trenes con las asociaciones de guías turísticos parece también muy probable, a juzgar por las palabras de Mari Paz Alonso, presidenta de la Asociación Profesional de Informadores Turísticos de Barcelona (APIT): "Siempre que se respeten las normas, no podemos hacer nada. Pero si fomenta la economía sumergida y viene a hacernos daño, empezaremos a actuar".

Alonso señala algunos aspectos de la regulación actual de los que Airbnb se puede beneficiar: "No existe ninguna ley que diga cómo se deben captar los clientes". Pero la presidenta de APIT lamenta que gran parte de la actividad económica que genera el turismo en Barcelona esté relacionada con la economía sumergida.

La mezcla de alojamientos y actividades de Airbnb entra en conflicto con las competencias de las agencias de viajes. (Airbnb) © Proporcionado por El Confidencial La mezcla de alojamientos y actividades de Airbnb entra en conflicto con las competencias de las agencias de viajes. (Airbnb)

Más allá de exigir a Airbnb que garantice que aquellas personas que vayan a ejercer de guías cumplan con la normativa vigente, Alonso lamenta que la proliferación de actores tenga un impacto negativo en la visión que los ciudadanos de Barcelona tienen del fenómeno turístico. "Las autoridades solo se están preocupando de recolectar dinero y se está creando un ambiente de turismofobia. Es más fácil poner multas que regular, cuando hay que enseñar a la gente que protesta que una parte de la población de la ciudad vive de esto", argumenta.

Desde Airbnb, son conscientes de que la batalla va a ser complicada. Fuentes cercanas a la firma lamentan que España "sea un país, como ningún otro en Europa, donde sea tan difícil trabajar con las autoridades". La plataforma, ahora convertida en una enorme agencia de viajes, enfatiza su intención de seguir hablando con los organismos públicos. "Creemos que tenemos buenas propuestas y no nos consideramos turismo de masas. No llegamos ni al 1% de todo el turismo del planeta", argumentan.

Frente a esta actitud conciliadora, se encuentra la desconfianza de agencias de viajes y asociaciones de guías, que se unen a la batalla iniciada por los hoteleros y las administraciones. "Exigimos un marco regulador que sea el mismo para los servicios que se vendan en un mostrador o en internet. Que todo el mundo opere con licencias y generando puestos de trabajo. Solo así se acabará la burbuja de Airbnb", remata Pizcueta.

Con el anuncio de ayer, Airbnb se posiciona como una agencia de viajes global. (Airbnb) © Externa Con el anuncio de ayer, Airbnb se posiciona como una agencia de viajes global. (Airbnb)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon