Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guerra fría en las calles de París

El Mundo El Mundo 05/06/2014 JUAN MANUEL BELLVER

Vladimir Putin y Barack Obama juegan al gato y al ratón esta noche en las calles de París para no cruzarse. En vísperas de la Conmemoración del 70 Aniversario del Desembarco de Normandía, a la que asistirán ambos mandatarios este viernes, en compañía de los reyes, jefes de estado y de gobierno de todos los países aliados que intervinieron en 1944 en la batalla decisiva de la Segunda Guerra Mundial, el presidente ruso y el estadounidense van a verse cada uno por su lado con su homólogo francés François Hollande, que tendrá que cenar dos veces para hacer de buen anfitrión.

Sobre el tapete están el conflicto ucraniano y la guerra civil siria, donde Washington y sus aliados reprochan a Moscú una actitud anexionista y la complicidad con el dictador Bashar Asad respectivamente. Obligados por el protocolo a cruzarse por las calles de la ciudad de la luz, Obama y Putin no se verán sin embargo hasta el viernes al mediodía, cuando ambos acudirán al almuerzo del Château de Bénouville y el acto de homenaje posterior.

Así pues, Hollande se ha citado a las 19.00 horas en el restaurante Le Chiberta (una estrella Michelin) del célebre chef Guy Savoy, para una cena rápida con el presidente norteamericano, en la que deben discutir sobre la multa que los EEUU pretenden imponer a la BNP Paribas (10.000 millones de dólares) y la venta por parte de Francia de barcos de guerra Mistral a Rusia. Después, Obama se irá a descansar a su embajada -que está a la vuelta de la esquina- y el dignatario galo volverá al Elíseo para recenar con Putin, que se aloja por su parte en el lujoso hotel Le Bristol, en la rue du Faubourg Saint-Honoré.

Según ha anunciado el Kremlin "la agenda internacional de Putin y Hollande contempla un debate sobre la crisis en Ucrania, y en particular sobre el cese de la operación de castigo que llevan a cabo las autoridades de Kiev en el sureste del país". Además, se tratarán temas como el conflicto sirio y las elecciones presidenciales en ese país, que no han sido reconocidas por los países del G7, así como la situación en Libia y los esfuerzos internacionales en torno al programa nuclear iraní.

© Proporcionado por elmundo.es

Unas horas antes, hasta 146 jinetes de la Guardia Republicana habían escoltado a Hollande y la reina Isabel II de Inglaterra en su ruta por los Campos Elíseos hasta el Elíseo tras haber visitado a primera hora de la tarde en el Arco de Triunfo la tumba del soldado desconocido. Después, reunión en palacio para tratar temas bilaterales y, para Su Graciosa Majestad,traslado a la Embajada del Reino Unido, donde se alojará estos días y tiene previsto celebrar esta noche una 'garden party' con los más ilustres expatriados de las islas. Mientras, el 'premier' Cameron se entrevistaba discretamente con Putin en la sala de personalidades del aeropuerto Charles de Gaulle.

En su quinta visita oficial a la capital francesa, la monarca británica -que viajó en el tren Eurostar- asistirá igualmente mañana a la Conmemoración del 70 Aniversario del Desembarco en el Château de Bénouville, donde se unirá a ella su hijo, el Príncipe Carlos y su nuera Camilla, que llegaron el jueves directamente a Normandía con el heredero de la corona luciendo uniforme militar, como corresponde al tono castrense de la celebración.

Allí presidirán todos -Hollande y Manuel Valls incluidos-, a las 11.30 horas, en el cementerio británico de Bayeux (Normandía), un acto en honor de los hijos de Gran Bretaña caídos en las playas de Normandía. Y todavía le quedará tiempo el sábado a Isabel II para visitar con el mandatario galo el Mercado de Flores de París y luego acudir al ayuntamiento de la ciudad de la luz para verse con la alcaldesa de origen gaditano Anne Hidalgo.

En medio de este clima de guerra fría que se vive hoy por la soleadas y embotelladas calles de París, la reina Isabel II juega un papel tan decorativo y tranquilizante como esos fuegos artificiales que anunciarán el comienzo de los festejos esta noche a partir de las 23.00 horas sobre las playas del Día D.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon