Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guerra sucia a Uber: un 'jefe' de los taxistas solicita 5.000 licencias VTC

El Confidencial El Confidencial 19/05/2016 Manuel Ángel Méndez

Guerra abierta en el sector del taxi en Madrid. Los responsables de las principales asociaciones de la capital se acusan mútuamente de estar jugando sucio. En el centro de la polémica está Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM), que agrupa a unos 5.000 profesionales. Sanz solicitó el año pasado 5.000 autorizaciones de licencias de alquiler de vehículos con conductor, conocidas como VTC, las mismas que usan eternos rivales como Uber o Cafiby. Su plan: "bloquear las VTC para que no se puedan utilizar", asegura a Teknautas. Es decir, intentar ahogar a Uber y Cabify. La Asociación Gremial del Taxi de Madrid, con unos 7.000 miembros, lo niega y asegura que en realidad es una traición, "una puñalada al taxi en España".

[El 'ángel' de la CNMC que quiere liberalizar el taxi en España: "Es un monopolio"]

Julio Sanz ha reconocido a este diario haber solicitado 5.000 autorizaciones de licencias VTC, pero no a título personal. "Es algo que hemos hecho los socios y es un movimiento estratégico para proteger nuestro sector. Ahora mismo en Madrid hay 1.624 licencias VTC operativas. Si alguien había solicitado alguna y se la conceden, al enterarse de que va a tener que compartirla con 5.000 compañeros más igual se lo piensa. No le va a salir tan rentable. Queremos evitar evitar que entren en servicio más licencias".

Miguel Ángel Leal, presidente de la Asociación Gremial del Taxi, otra de las principales agrupaciones de la capital, arremete contra Sanz asegurando que en realidad se trata de un movimiento para especular con las licencias. Un movimiento que podría acabar, asegura, con el taxi tradicional. 

"Es vergonzoso que alguien elegido para defender al taxi se convierta en su verdugo. Es falso que el objetivo de hacerse con esas 5.000 licencias sea reventar las VTC. Si fuera así, no seguirían intentando obtenerlas. La Comunidad de Madrid rechazó su solicitud, pero desde la Dirección General de Transportes nos han confirmado que van a recurrir ante el Tribunal Superior de Madrid. Todas las solicitudes que llegan al Tribunal se están otorgando. Curiosamente, Uber reconoció hace poco que necesitaría justo unas 5.000 licencias VTC para cubrir sus necesidades en la capital. ¿Coincidencia?", se pregunta Leal.

(Foto: Reuters) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Reuters)

Preguntado al respecto Uber prefiere no pronunciarse, pero diversas fuentes consultadas se han quedado perplejas por el movimiento de la Federación Profesional del Taxi de Madrid. El argumento de solicitarlas para reventar las VTCs "no tiene sentido", señalan.

Nadie sabe cuál es el número total de licencias pedidas entre finales de 2009 (cuando entró en vigor la Ley Ómnibus, liberalizando el sector) y finales de 2015 (cuando se cerró el grifo de las concesiones con la reforma del Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres, o ROTT). Pero todo apunta a que pueden superar las 10.000 solicitudes. Que 5.000 de ellas se queden sin usar en el limbo, cuando otras 5.000 o más pueden estar de camino, parece que va a conseguir de todo menos "bloquear" el alquiler de vehículos con conductor.

150 millones de euros en licencias VTC

Lo que todas las fuentes consultadas coinciden en señalar es el brutal negocio de hacerse con 5.000 licencias VTC. El precio de cada una de ellas oscila ahora mismo entre los 25.000 y 30.000 euros (coche aparte). Traducido: 150 millones de euros. Se trata de licencias gratuitas otorgadas por la Comunidad de Madrid en régimen de concesión. Y hay dos opciones: revenderlas consiguiendo un beneficio directo, o pasar de ser taxista a conductor de Uber o Cabify, empresas que compiten de manera feroz por hacerse con el pastel de las VTC.

"No quiero ni pensarlo, pero todo apunta a que se han solicitado estas 5.000 licencias para especular con ellas. Y el responsable es justo la persona que debería estar protegiendo al taxi", señala Miguel Ángel Leal. Por su parte, Julio Sanz cree que no es bueno para el taxi dar una imagen de desunión. "Hemos hecho este movimiento solo para proteger el sector. Uber, Cabify y la CNMC están utilizando todos los medios posibles, incluidas las puertas giratorias, para conseguir una liberalización. Nosotros estamos utilizando nuestras tácticas".

(Foto: Reuters) © Proporcionado por El Confidencial (Foto: Reuters)

Está por ver qué ocurrirá con las 5.000 licencias VTC de la discordia. Pero algo está claro: son un preciado as en la manga. Tanto Uber (que no posee licencias sino que trabaja con conductores que sí las tienen) como Cabify (que sí es dueña de las licencias) van a hacer todo lo posible por quedarse con ellas. Y eso implica pagar suculentas cantidades de dinero a sus titulares.

Varias fuentes consultadas coinciden en que cada vez más taxistas están pensando en tirar la toalla y probar suerte con el alquiler de vehículos con conductor. El propio Julio Sanz lo aseguró tajante hace unas semanas: "Si no se protege al taxi, desaparecemos en diez años”. Sus fatalistas declaraciones, a la vista de las 5.000 licencias solicitadas, suenan para muchos a un mayúsculo "sálvese quien pueda". 

Protesta de taxistas en Madrid el pasado 18 de febrero. (Foto: Reuters) © Externa Protesta de taxistas en Madrid el pasado 18 de febrero. (Foto: Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon