Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guillermo de Inglaterra y otros líderes austeros

Expansión.com Expansión.com 13/05/2014 Nerea Serrano

David Cameron llegó a Lanzarote en Ryanair en sus últimas vacaciones y el gobernador del Banco de Inglaterra llegó el primer día de trabajo en metro. Cómo influye esa 'austeridad' en la imagen de un directivo o un político.

Sam Walton, el fundador de Walmart, era un buen observador de la realidad. Recorrió todas sus tiendas de Estados Unidos en autobús para seguir de cerca el negocio y verificar cómo se trabajaba. Los líderes actuales también comprueban la evolución de sus imperios, pero los autobuses de línea se han sustituido por aviones privados y coches con chófer. Por eso toma tanta notoriedad que un primer ministro vuele en una low cost o que un gran empresario coja el metro. El último en subirse al carro de la austeridad ha sido el príncipe Guillermo de Inglaterra que fue pillado mientras volaba en clase turista.

"Ahorrar dinero y codearse con los ciudadanos puede ayudar a reforzar la cercanía y humildad del líder", explica Lee Newman, experto en liderazgo y decano de IE School of Social & Behavioral Sciences. Para Ramón Aragón, de ESCP Europe, "utilizar los sistemas de transportes más habituales coloca al directivo junto a la realidad social y aporta cercanía y respeto, el primer paso hacia una emoción más personal como es la confianza". Aunque Begoña Puente, profesora de Esade, matiza que este tipo de viajes "proyecta coherencia sólo si forma parte de un conjunto de acciones en la misma línea".

La austeridad no siempre se interpreta como un acto heroico. "A veces los ciudadanos pueden valorar estas acciones como una estrategia de relaciones públicas", alerta Newman. Y no siempre es práctico: "Las exigencias de agenda pueden hacer que sea más cómodo y efectivo un medio privado. Además, hay que tener en cuenta el factor de la seguridad de los personajes públicos" apunta Aragón.

Para la profesora de Esade es importante entender la austeridad como la ausencia de adornos ("muchos viajes en first sobran") y no confundirlo con la precariedad en estrategia o en inversiones. De la misma opinión es Newman, que cree que la austeridad puede ser motor para la innovación y la creatividad, pero llevada al extremo, puede ser perjudicial para el desempeño de una organización. "Por otro lado, viajar en clase económica puede reforzar rasgos como la humildad o la transparencia, aunque hay formas más poderosas de conseguirlo", afirma.

Inglaterra parece una buena cuna para los líderes prudentes. David Cameron llegó a su cita vacacional en Lanzarote en un vuelo de Ryanair con toda la alevosía y todo el madrugón que suele ofrecer la compañía 'low cost' en sus vuelos más económicos. A las 11:54 ya estaba en tierras canarias, y como uno más, tuvo que coger el autobús que traslada a los pasajeros hasta la terminal.

En Reino Unido también se escribió uno de los capítulos más interesantes al respecto. Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, se presentó el primer día de trabajo en metro, como daba buena fe la foto de Twitter colgada por un compañero de vagón. "En el mundo anglosajón y nórdico es donde más se observan estos hechos, pues existe una relación más trasparente y de mayor decoro hacia la ciudadanía", considera el experto de ESCP Europe. Impacto en la empresa "Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás, es la única manera", solía decir Einstein. Y es que la austeridad como filosofía en una empresa "es beneficiosa a la hora de concienciar al colectivo en la moderación. La falta de ostentación irradia profesionalidad", asevera Aragón.

¿Qué perfil directivo suele encajar con esta cultura flexible? "Aquellos para los que la sencillez es la característica principal que está presente a lo largo de su vida", según Newman. Begoña Puente diferencia entre el líder de mediana edad que conoce lo que es la austeridad y el del joven empresario que se encuentra con unas circunstancias que le obligan a a serlo. "Realmente ahora todos somos líderes austeros... pero deberíamos haberlo sido en época de bonanza".

 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Expansión

image beaconimage beaconimage beacon