Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Guindos: “La independencia de Cataluña no va a ocurrir”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 02/10/2017 Daniel Verdú
El ministro de Economía, Luis de Guindos, en Roma. © Alessandra Tarantino El ministro de Economía, Luis de Guindos, en Roma.

La cita estaba fijada hacía muchas semanas. Pero a nadie debió escapársele el momento exacto en el que iba a producirse: 2 de octubre. Aún así, las patronales de empresarios de España e Italia (CEOE y Cofindustria) han logrado reunir el día después del referéndum ilegal catalán a la plana mayor del empresariado y la política de ambos países en Roma. Por parte de España, acudieron ayer el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, y el de Economía, Luis de Guindos, que intervinieron en el coloquio y hablaron con los periodistas sobre el conflicto con Cataluña. “Lo que vimos ayer fue una pantomima. Un mero trámite sin garantías para declarar las independencia”, lanzó el ministro de Economía sin moverse ni un ápice de la postura expresada por Mariano Rajoy el día anterior. Sin embargo, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, pidió al final del coloquio que se de una oportunidad a la política y se evita la violencia.

En una breve charla con los corresponsales españoles en Roma, Guindos aseguró que “la independencia de Cataluña no va a ocurrir” y que el Gobierno reaccionará y tomará las medidas necesarias” ante la posibilidad de que el presidente catalán, Carles Puigdemont, optase por una declaración unilateral. “No sucederá primero por legalidad, y luego por racionalidad. La comunidad económica no lo permitirá”, ha señalado.

Alfonso Dastis: "Lamentamos la violencia, pero también el uso político que se quiere hacer de ella"

Las imágenes de de la Policía Nacional y la Guardia Civil golpeando a ciudadanos que iban a participar en el referéndum ilegal han dado la vuelta al mundo. La Unión Europea ha señalado esta mañana que “la violencia no puede ser nunca un instrumento en la política”. El ministro de Economía, sin embargo, no piensa que la estrategia policial fuera errónea. “España es una democracia avanzada y el Gobierno defendió la legalidad. Hay otra administración que está fuera de esa legalidad, y eso es evidente. Fueron momentos delicados, tensos. Todos estamos tristes por los heridos, contusionados. Pero la legalidad es el principio básico de la democracia”.

Puigdemont pidió por la mañana una mediación internacional para desbloquear el conflicto. Pero Guindos insistió por la tarde en que la “ilegalidad” en la que se ha instaladao el President no es una posición que permita pedir nada parecido. “Continuaremos negociando con todos los partidos. Pero no es un tema de oferta. El Gobierno siempre ha tenido la mano tendida. Pero la parte que esta fuera de la legalidad no ha querido negociar nada con nosotros”, ha señalado.

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, se ha referido a la cuestión de las cargas policiales en un tono algo más conciliador. “El mensje de la Unión Europea es que reafirma la necesidad de trabajar por la unidad de España. La cuestión de la violencia supuestamente excesiva… no vamos a negar que ha estado en las imágenes. Pero creemos que no es una violencia iniciada por la policía más que cuando se les impidió cumplir con sus tareas. Lo único que pretendía era seguir las órdenes de los tribunales. Lamentamos esa violencia, pero también el uso político que se quiere hacer de ella”.

A Paolo Gentiloni, en cambio, ha pedido que se construyan nuevos puentes para la política. "Yo reitero el hecho de que en el respeto total de las leyes, del Estado de Derecho, de la Constitución, espero que haya una oportunidad para el diálogo en los próximos días". Además, ante políticos y empresarios italianos y españoles, Gentiloni expresó su deseo de que "se evite una espiral de violencia" y de que "se dé una oportunidad a la política capaz de encontrar soluciones".

Joan Rosell, presidente de la CEOE, tampoco quiso esquivar la cuestión catalana y se refirió a ella justo antes de comenzar el foro. "Creo que los políticos tienen que dar un paso hacia adelante que quiere decir qué alternativas hay, qué problemática hay. Ponerse en la piel del otro y, a partir de aquí, buscar fórmulas para que de alguna manera sirvan a solucionar la situación en la que actualmente estamos", ha señalado, subrayando también que el proceso vivido “no fue cien por cien legal, ni mucho menos, y por tanto a partir de aquí lo que hay que hacer es reconducir la situación". Para Rosell, no hay niguna duda de que la situación puede afectar a la economía y las empresas españolas. "La economía, lo que si está claro, es que cuando no hay estabilidad, cuando la legalidad no es al cien por cien, pues siempre queda tocada"

Josep Antoni Duran i Lleida, uno de los organizadores del foro y a quien los electores, como él dijo, dieron la espalda por no ser independentista, quiso referirse al final de su parlamento a un asunto que admitió sentir como muy cercano y doloroso. “No puedeo ser insensible a lo que ayer sucedió. No comparto algunas intervenciones. Son muchos los aspectos. Y esto requiere diálogo, política. Significa capacidad de entender al adversario, pero al mismo tiempo capacidad para ponerse de acuerdo. Sin diálogo no hay capacidad de ponerse de acuerdo. Y así deben avanzar Cataluña y España”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon