Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Hackers', 'big data'... Conceptos tecnológicos que usamos de forma equivocada

El Confidencial El Confidencial 08/05/2016 S. F.

Ni Siri tiene sentimientos ni nuestra nevera es tan lista como nos dicen. Las nuevas tecnologías han dado lugar a neologismos que no siempre se emplean bien

© Proporcionado por El Confidencial

"Los 'Hackers' emplean métodos de inteligencia artificial para robar el 'big data' de una 'startup' especializada en gromenauer". El lenguaje tecnológico y de internet se ha extendido por toda la sociedad —para horror, en ocasiones, de la RAE— sin que en ocasiones sepamos muy bien qué significan estas palabras. La falta de información es aprovechada por los expertos en publicidad de una forma similar a lo que sucede con los conceptos científicos.

Inteligencia Artificial

El escritor de ciencia ficción y doctor en Informática Miquel Barceló siempre insiste en que el nombre correcto de la inteligencia artificial debería ser "inteligencia ortopédica", pues esta tecnología es en realidad una ayuda a nuestras propias capacidades intelectuales, más que una sustituta.

"Es el campo de investigación con más 'marketing' que se ha hecho, cuando en realidad es una ayuda a nuestra inteligencia, como una calculadora", aseguraba el investigador en su entrevista a Teknautas. Hace años, traducir y multiplicar se consideraba algo propio de seres inteligentes, pero ahora una máquina puede hacerlo. ¿Deberíamos considerarlas inteligentes por ello?

No es fácil definir la inteligencia humana o animal, y mucho menos la de una máquina. Hasta ahora, la investigación en este campo se ha centrado más en construir un 'buscadores de voz' como Siri, que tienen más en común con Google que con la protagonista de la película 'Her'. Los ordenadores conscientes tendrán que esperar.

'Smart'

Si el sector de la alimentación tiene el prefijo 'bio', un comodín válido para todo que no dice nada y queda muy bien, el de la tecnología tiene el término 'smart'. Esta palabra se utiliza para hablar de cualquier tipo de dispositivo conectado a internet, ya sea un teléfono o una lavadora. Cuestiones de 'marketing' al margen, y como sucedía con la inteligencia artificial, que nuestra cafetera pueda conectarse a la red de redes no la hace demasiado inteligente.

'Big data'

Este concepto hace referencia al almacenamiento y análisis de enormes cantidades de datos. Y cuando decimos enormes no lo decimos en balde: los 2,6 terabytes de datos de los papeles de Panamá es un buen ejemplo de 'big data'.

Sin embargo, la palabra se utiliza en ocasiones como sinónimo de análisis de datos con independencia de su tamaño, debido a que suena mucho mejor. Una empresa que trabaje con 'big data' parece entrar por la puerta grande en el siglo XXI de cara a sus clientes, aunque esos datos quepan en una memoria USB.

'Hacker'

La palabra más maltratada de todas, en parte debido a que sus múltiples acepciones impiden establecer una definición clara. Sin entrar a discutir si los 'hackers' son "piratas informáticos" como sugiere la RAE, en ocasiones parece que cualquier crimen o vandalismo cometido a través de internet es un 'hackeo'.

El robo de fotografías de Jennifer Lawrence y otras famosas levantó todas las alarmas por las amenazas de los 'hackers', capaces de entrar en cualquier ordenador y husmear en sus datos sin que nos demos cuentas. Al final, el caso fue otro ejemplo más de 'phishing', en el que las afectadas dieron su contraseña al ladrón por equivocación al recibir un mail fraudulento, algo más relacionado con el timo del tocomocho que con habilidades informáticas de alto nivel. En otras ocasiones, se habla de 'hackeo' a una página caída sin saber ni siquiera si hay algún ataque detrás o es sólo un fallo.

'Startup'

(EFE) © EFE (EFE)

Aunque no tenga por qué estar relacionada con la tecnología, incluímos el término en esta lista porque suele ser habitual en este contexto. Una vez más por cuestiones de 'marketing', se prefiere el término 'startup' a su alternativa empresa emergente para dar la impresión de que estas nuevas compañías son mágicas.

No hay nada de malo en utilizar la palabra 'startup', siempre y cuando no se abuse de él. No hay una mayoría de edad en la que una empresa deja de ser emergente, sino que tiene más que ver con los logros obtenidos. En cualquier caso, resulta irónico llamar 'startup' a una compañía con cinco años de vida que ya cotiza en bolsa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon