Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Hallar tecnología extraterrestre dará esperanza al ser humano"

El Confidencial El Confidencial 12/05/2016 Jaume Esteve

Son las diez de la mañana y Jill Tarter ya está lista para dar a conocer las bondades del tercer Starmus Festival pero, sobre todo, para hablar acerca de su trabajo en el Instituto para la Búsqueda de Vida Extraterrestre (SETI, en sus siglas en inglés). Está antigua responsable del SETI es licenciada en Física y en 2004 fue nombrada una de las personas más influyentes del planeta por la revista TIME por buscar vida, precisamente, fuera de este planeta.

[Hawking anuncia un proyecto para crear 'mininaves' espaciales mil veces más rápidas]

El SETI se ha especializado en la búsqueda de vida inteligente fuera del Sistema Solar. ¿Cómo lo hace? Mediante la búsqueda de señales de radio u ópticas que indiquen la presencia de una civilización extraterrestre. Para dar con esa aguja en el pajar cósmico, el grupo del SETI tiene que discriminar las señales producidas por la propia naturaleza y buscar aquellas que sólo una especie inteligente podría producir.

Esa búsqueda de vida inteligente extraterrestre es el eje sobre el que giran los más de cincuenta minutos de conversación con Tarter, que visita Madrid por primera vez a sus 72 años.

Pregunta: ¿Cuáles han sido los resultados del proyecto SETI hasta la fecha?

Respuesta: No tenemos ninguna evidencia de una tecnología extraterrestre. Pero es lo que estamos buscando. 

P: ¿Entiende que haya gente que no se explique por qué se destinan esfuerzos a un proyecto que no ha dado resultados durante décadas?

R: Te voy a dar un ejemplo. Dices que hemos buscado mucho, pero sólo lo hemos hecho durante cincuenta años de historia de la Vía Láctea, que tiene más de 10.000 millones de años. Si buscamos aquello que supuestamente deberíamos encontrar, señales electromagnéticas ópticas o de radio, lo podríamos ver de diferentes maneras: imagina que ese espacio es igual al de todos los océanos de la Tierra. ¿Cuánto hemos buscado en 50 años? Un vaso de agua.

P: ¿Qué herramientas se necesitan para analizar más y más vasos de agua?

R: Uno de los factores a nuestro favor es que los radiotelescopios y la potencia de computación mejoran de manera exponencial. En la próxima década podremos buscar extensiones más vastas de terreno que las que miramos hoy. Serán lo suficientemente grandes como para pensar que podremos esperar un resultado positivo.

Jill Tarter inspiró el personaje de Jodie Foster en 'Contact'. (Warner Bros.) © Proporcionado por El Confidencial Jill Tarter inspiró el personaje de Jodie Foster en 'Contact'. (Warner Bros.)

P: Si no me equivoco, la NASA dejó de financiar el SETI en 1994.

R: Fue el senador Richard Bryan el que cortó la financiación que la NASA destinaba al SETI, no la agencia. Puso una enmienda en el presupuesto que eliminaba los fondos que nos destinaban. Los políticos tienen ese poder, pero la NASA no nos quitó los fondos. Es una ligera diferencia.

P: Pero hay voces que dicen que los 2,5 millones de dólares de presupuesto que tenía el programa eran excesivos. ¿Lo comparte?

R: Para nada. Lo hemos intentado recaudar de manera privada para continuar trabajando. No es suficiente dinero para tratar de contestar una de las preguntas más antiguas de la humanidad.

Financiación privada

P: ¿Cómo funciona ahora el proyecto?

R: Parte se hace con el SETI@Home, con ordenadores particulares que la gente pone a nuestra disposición. También hemos tenido apoyo financiero del público. En los diez años que pasaron desde que nos quedamos sin fondos, completamos los proyectos que habíamos planeado con la NASA. Utilizamos grandes radiotelescopios de todo el planeta durante seis semanas al año. De media, escuchábamos un 5% del tiempo, pero el 95% restante no.

P: No parece la mejor técnica para dar con alguna señal.

R: A principios de siglo organizamos una reunión y decidimos que debíamos construir nuestro propio telescopio además de optar por la búsqueda óptica, porque la tecnología estaba disponible. Hemos recolectado fondos privados y ahora contamos con el Allen Telescope Array en el norte de California: una red de 42 telescopios que tiene una gran potencia computacional. Queremos que crezca hasta los 350 telescopios para que sea más sensible a las señales.

P: Entiendo que el escenario óptimo es aquel en el que cuentan con un número de telescopios aún mayor.

R: Tienes más formas de mirar a un objeto de forma simultánea cuanto más tiempo mires al cielo. Encontramos señales todo el rato y tenemos que discriminar entre lo que puede ser nuestra tecnología y la de otra civilización. Si dos telescopios o dos redes en diferentes lugares del planeta miran al mismo lugar del cielo y obtienen la misma señal, tienes una buena pista de que esa señal viene del cielo.

Jill Tarter en Madrid durante la entrevista con El Confidencial. (Jaume Esteve) © Proporcionado por El Confidencial Jill Tarter en Madrid durante la entrevista con El Confidencial. (Jaume Esteve)

P: Hace poco el Allen Telescope Array apareció en prensa gracias a la estrella KIC 8462852, cuya luz atenuada no tiene todavía explicación científica.

R: Solemos llamarla la estrella WTF [Siglas de What the fuck!, expresión inglesa que se puede traducir por ¡Qué demonios!]. Buscamos ahí durante un par de semanas porque parecía haber evidencias de una megaestructura a su alrededor. No vimos señales fuera de lo normal. Otras personas han mirado con telescopios ópticos y se sigue buscando una explicación, pero es una pregunta sin respuesta que es probable que tenga una respuesta lógica que todavía desconocemos.

P: ¿A qué se refiere cuando habla de técnicas ópticas? ¿Qué se busca exactamente?

R: Utilizamos grandes telescopios para buscar haces de luz muy brillantes que duren una milmillonésima de segundo o menos. La naturaleza no puede producir un pulso de ese estilo, pero nosotros lo podemos hacer con lásers. El más poderoso que tenemos en Estados Unidos está en la National Ignition Facility, en Livermore. Está intentando generar fusión termonuclear para generar energía. Si apuntaras ese láser a un telescopio de diez metros y emitieras esa luz desde la Tierra, conseguirías un haz muy brillante, como el que estamos buscando.

P: Es una tecnología similar a la que propone el proyecto Starshot, que quiere enviar naves propulsadas por un láser hasta alfa Centauri.

R: Si esas cargas tan pequeñas se aceleran con un láser tan potente, ¿se podría detectar desde la Tierra? Estamos buscando maneras de establecer observatorios que puedan ser sensibles a estos fenómenos; sería una buena manera de encontrar señales transitorias. Si la señal sólo se emite una vez durante un corto periodo de tiempo, es mucho más difícil de detectar. Por eso sería importante tener observatorios simultáneos en diferentes lugares y que apunten hacia el mismo lugar. Con un avistamiento desde dos lugares diferentes, es complicado que sea una interferencia.

Una lotería muy costosa

P: Hay quién afirma que el SETI es como la lotería. Un pozo sin fondo en el que se invierte dinero sin resultado alguno con la esperanza de que, un día, sus resultados cambien las reglas del juego. ¿Qué opina sobre este argumento?

R: ¿Cuánta gente juega a la lotería?

P: Mucha.

R: ¿Verdad? Quizá no sea una locura. No me levanto cada mañana a la espera de una señal, porque es probable que no suceda. No es una cuestión de blancos o negros. Podemos aprender algunas cosas sobre astrofísica. Estamos construyendo equipamiento de detección que los astrónomos no construyen porque no creen que la naturaleza irradie señales de este tipo. Nuestro material detecta tecnología, pero puede que un día nos sorprenda a todos y demuestre que la madre naturaleza puede crear fenómenos que ahora pensamos que son exclusivos de la tecnología y la ingeniería. Pero el resultado principal es la continua mejora en nuestras estrategias de búsqueda.

P: ¿No es un poco desalentador que el mayor avance hasta la fecha haya sido la señal Wow, que ni siquiera detectó el SETI?

R: Hemos tenido falsos positivos. Ha habido veces en las que un telescopio no funcionaba y hemos tenido pistas falsas que indicaban que era probable que una señal viniera de una estrella aunque resultó ser el satélite Soho, que orbita el Sol. Nos ayudó a mejorar nuestros protocolos de detección.

P: Hay quién dice que el trabajo del SETI no se puede considerar investigación científica. ¿Qué opina al respecto?

R: Creo que no es justo y es falso. Lo que hacemos es exploración científica. La gente que estudió las ondas gravitacionales estuvo mucho tiempo construyendo instrumentos que no funcionaban hasta que dieron con una máquina que era lo suficientemente buena como para detectarlas. Pasaron veinticinco años y se invirtieron miles de millones de dólares para descubrir el bosón de Higgs. En el SETI trabajamos para detectar una señal o para saber que hemos hecho una muestra lo suficientemente significativa como para que el silencio sea interesante por sí mismo. Por el momento, los resultados negativos no son muy interesantes. No es una muestra significativa que nos permita afirmar que la vida en este planeta es única.

P: ¿Cómo podríamos saber que no hay vida más allá?

R: Con una búsqueda sistemática de todas las tecnologías que entendemos ahora mismo para ser capaces de asegurar que no hemos encontrado ninguna prueba en los diez millones de estrellas más cercanas. Si somos capaces de llegar a ese punto, el resultado negativo será una bofetada de realidad.

P: ¿Querrá decir que el trabajo del SETI ha sido en balde?

R: Parecemos estar en un punto crítico de la historia de la evolución. Por primera vez estamos cambiando el entorno del planeta y hemos visto muchos casos en los que podemos ir a peor. Y todavía no vemos de manera muy clara las soluciones que nos permitirán estabilizar nuestra población a un nivel que permita que sea sostenible, que se pueda alimentar y que tenga una buena calidad de vida. Quizá no hay soluciones, quizá nadie lo ha conseguido, quizá nadie ha avanzado más allá de la adolescencia tecnológica en la que estamos hoy. Es un pensamiento bastante deprimente.

(Steve Jurvetson) © Proporcionado por El Confidencial (Steve Jurvetson)

P: ¿Cree entonces que estamos abocados a la extinción?

R: Una de las cosas que nos diría la detección de una señal, incluso si no podemos entenderla, es la certeza de que podemos sobrevivir como una civilización tecnológica durante un largo tiempo si lo comparamos con el calendario cósmico. Nos daría esperanza. Ahora mismo somos una tecnología emergente, los adolescentes de la galaxia, y no sabemos si hay alguien que sea mayor y más avanzado.

No espero una salvación extraterrestre, creo que tenemos que buscar nuestras propias soluciones. Pero saber que es posible convertirse en una civilización tecnológica que sabe envejecer es una motivación. Y es la razón por la que trabajo: me encantaría saber si es posible.

P: Por sus palabras, parece que el SETI es una herramienta pensada para conocernos mejor a nosotros antes que para encontrar vida en otros planetas.

R: La filosofía del SETI dice que, para tener éxito, las tecnologías tienen que tener un futuro. Hacemos que la gente piense de manera diferente en problemas críticos e inmediatos. En lugar de ver el cambio climático como una estadounidense y tú como un español, deberíamos tener el punto de vista de un solo planeta, habitado por todos. ¿Cómo trabajamos para arreglar esos retos globales que no respetan las fronteras nacionales? Necesitamos técnicas de exploración científica que no tienen nada que ver con el hecho de que haya especies ahí afuera. Si eso nos ayuda a trivializar las diferencias entre nosotros para encontrar vías que solucionen estos problemas, bienvenido sea.

P: Unos meses atrás, Edward Snowden estuvo hablando sobre lo complicado que sería interceptar una señal extraterrestre porque estaría encriptada y no habría forma de descifrarla. ¿Comparte esa visión?

R: Es posible que estemos buscando lo que no es. Quizá utilizan alguna forma increíble y eficiente de tecnología que permita el intercambio de información a escala interestelar. El comentario de Snowden fue algo absurdo en el sentido de que, incluso si consiguen hacer lo contrario, enviar mensajes sin encriptar, podría ser imposible de descifrar.

P: ¿Por qué desconoceríamos su lenguaje?

R: Podemos compartir el universo, podemos pensar en mensajes basados en la tabla periódica o los números primos. Pero puede pasar, y es uno de esos aspectos interesantes de pensar en la vida más allá de la Tierra, que las matemáticas y nuestra forma de expresarlas estén moldeadas por la estructura particular de nuestro cerebro. Un matemático extraterrestre, que expresara lo mismo, lo haría de una forma que no podríamos entender de ninguna manera. Creo que habría muchas oportunidades para no entender lo que se está transmitiendo.

Mi colega Seth Shostak ha sugerido que deberíamos mandar cualquier cosa en lugar de dar forma a un mensaje que creemos que es claro para esperar que nos manden lo mismo. Hay muchísima redundancia en la información que puede ser clave para entender un mensaje.

P: Hace un par de días que la NASA anunció el descubrimiento de más de quinientos planetas, nueve de ellos rocosos y en la zona habitable. ¿Utilizan esos datos en sus búsquedas?

R: Sí. He estado en el comité asesor de la NASA desde el inicio del programa Kepler. Desde 2011, cuando hicieron el primer anuncio, hemos utilizado esa lista de exoplanetas para buscar señales de vida, pero también con planetas encontrados con otros métodos. Podemos decir con absoluta certeza que hay más planetas que estrellas en la Vía Láctea, algo que era impensable cuando era estudiante y sólo conocíamos los nueve del Sistema Solar.

Hemos cambiado nuestra estrategia de observación para estudiar las 20.000 estrellas más cercanas a nosotros en los próximos años. Muchas son enanas rojas, tienen una décima parte de la masa del Sol, emiten poca luz y son difíciles de encontrar. Pero sus planetas están lo suficientemente calientes como para tener agua líquida en caso de albergar una atmósfera, que es el santo grial para encontrar vida.

"La paradoja de Fermi ni siquiera es una paradoja"

P: A pesar de haber encontrado tantos planetas, la Paradoja de Fermi sigue estando sobre su cabeza como una espada de Damocles.

R: Ni siquiera es una paradoja. No podemos decir que no haya extraterrestres a nuestro alrededor. No sabemos si hay naves tan pequeñas como las del proyecto Starshot en el Sistema Solar. Existen avistamientos de OVNIs junto a información y datos no verificables. Hemos explorado muy pobremente nuestro vecindario en el Sistema Solar y ni siquiera somos capaces de encontrar las grandes rocas que están de camino hacia la Tierra. No podremos decir que estamos solos hasta que no hayamos hecho una búsqueda sistemática.

P: ¿Quiere decir que cree en los extraterrestres?

R: No se ha encontrado nada concluyente. Durante un tiempo, en el Pacific Science Museum de Seattle había una pantalla con una estrella del rock, que tocaba en San Francisco. Le estaban entrevistando y se veía el Golden Gate, Alcatraz y Angel Island de fondo. De repente, se veía un objeto volador no identificado que iba de Angel Island al Golden Gate y luego a Alcatraz a una velocidad increíble, en cuestión de segundos. Y estaba grabado en cámara. Si lo miras, piensas que no es tecnología terrestre. Resultó ser una mosca en la lente de la cámara, que saltaba de un lado a otro y estaba desenfocada, por lo que no se podía reconocer su forma.

Estoy ansiosa por tener datos y pruebas, pero no he visto nada que yo o mis colegas podamos validar. Los primeros reportes de platillos volantes son de los cuarenta. Ha habido pilotos que volaban a grandes alturas que veían luces brillantes sobre las nubes. Cuando hemos tenido naves que orbitaban la Tierra, hemos comprobado que los relámpagos que salen de esas nubes se mueven hacia arriba y hacia abajo. Hay muchos fenómenos que no hemos podido explicar. Tráeme un cenicero de una nave y me lo creeré. ¡Es todo lo que puedo decir!

P: Pero la ecuación de Drake sí le da alguna esperanza al respecto.

R: La llamamos ecuación, pero no lo es. Es una manera maravillosa de organizar nuestra ignorancia. Calcular los factores que tenemos que entender para comprender si hay vida más allá de la tierra puede ser una herramienta útil, pero no puedes calcular nada con ella. Desconocemos los factores en el lado derecho de la ecuación: no sabemos en cuántos lugares se ha desarrollado vida inteligente, desconocemos cuánta de esa inteligencia desarrolla tecnología y cuánto sobrevive esa civilización. No sabemos esas respuestas y no las vamos a encontrar sólo con pensar en ellas. Las encontraremos si salimos a observar.

En 'contact', el encuentro con una civilización extraterrestre se produce gracias a las señales de radio y vídeo emitidas por el ser humano. (Warner Bros.) © Proporcionado por El Confidencial En 'contact', el encuentro con una civilización extraterrestre se produce gracias a las señales de radio y vídeo emitidas por el ser humano. (Warner Bros.)

P: En ‘Contact’, película que habla del SETI, se produce ese encuentro gracias a las señales de radio y televisión aunque existen dudas de que una civilización extraterrestre pudiera detectarlas.

R: Cunado construyes una señal de radio o de televisión, lo haces pensando en la potencia necesaria para llegar a España, no a Alfa Centauri. Existe una burbuja que se aleja de la Tierra y que está a unos cien años luz con las primeras transmisiones de radio, pero es muy débil. Haría falta una antena muy grande para capturar suficiente información. Cuando hablamos de buscar señales ópticas o de radio, hablamos de transmisiones deliberadas: alguien que ha puesto la suficiente potencia para que se pueda ver a distancias interestelares. Si tenemos éxito, será porque hemos encontrado una señal enviada a propósito.

P: Lleva años trabajando en el SETI y en la búsqueda de vida inteligente más allá de la Tierra. ¿No le cansa tener que lidiar con tanto escepticismo?

R: ¡Para nada! Pensamos en una escala humana pero estamos tratando de entender nuestro lugar en el cosmos, que tiene miles de millones de años de historia. Algunas de las cosas que estamos entendiendo ahora son el resultado del desarrollo del telescopio, hace cuatrocientos años. Que haya novedades que hemos tardado mucho en descubrir es, en parte, porque hemos hecho lo más fácil primero. Ahora trabajamos en lo más difícil.

Creo que las próximas décadas en el SETI serán muy importantes. O encontramos lo que buscamos o nos sentaremos a rascarnos la cabeza y pensar que es posible que nadie más haya llegado hasta aquí. ¿Cómo vamos a lograr sobrevivir durante mucho tiempo?

Tarter, en el Allen Telescope Array que utiliza el SETI para buscar señales de civilizaciones extraterrestres. (Cortesía de Jill Tarter) © Externa Tarter, en el Allen Telescope Array que utiliza el SETI para buscar señales de civilizaciones extraterrestres. (Cortesía de Jill Tarter)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon