Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hamilton vuelve a bailar agarrado a la fortuna

Logotipo de El Mundo El Mundo 02/10/2017 ANTONIO LOBATO

Mercedes y Lewis Hamilton escaparon de Singapur fortalecidos después de que los dos Ferrari se pegasen un tiro en el pie en la salida. En esa carrera nocturna, el sol brilló para Mercedes. No solo por el suicidio de los Ferrari y Max Verstappen, también porque, pese a las dudas de su rendimiento, sus coches rindieron mas de lo esperado. Nada que ver con aquel gran premio catastrófico de hace dos años.

Singapur fue un golpe de suerte para Lewis Hamilton porque sacó beneficios de una jugada perdedora. En Malasia, otra vez con malas cartas, el inglés volvió a bailar un agarrado con la fortuna. Nadie encontraba una razón lógica, pero en un circuito de chasis y motor como Sepang los Mercedes evidenciaron desde el primer momento que el fin de semana podía ser un drama.

© Proporcionado por elmundo.es

No solo Ferrari se mostraba mas competitivo, también Red Bull. Y cuando las caras largas y las dudas se multiplicaban en el box de Mercedes, la historia dio un giro inesperado. Puede que por las prisas o por la presión del momento o por arriesgar un poco mas de lo razonable, el coche de Sebastian Vettel empezó a dar muestras de debilidad. El sudor de los mecánicos que cambiaron en dos horas toda la unidad de potencia no sirvió de nada. Algo estaba mal. En plena clasificación del sábado, con el cronómetro descontando segundos y el coche destripado en el garaje, Maurizio Arrivabene colaboró metiendo sus narices entre los técnicos. Ayuda yerma la de alguien que no aporta nada en medio del pánico y que solo busca salir en la foto. Su presencia duró hasta que un humilde mecánico le hizo un gesto para que se fuera y les dejara en paz.

Así, jugarretas del destino, Vettel, que hubiese sido el poleman con relativa facilidad, tenía que salir último y Raikkonen , que salía segundo tras Hamilton, se quedaba fuera de combate en la carrera antes de empezar. Otra vez el caos, el pánico, la tensión y las narices de Arrivabene. Otra vez el golpe de suerte para Hamilton, otra vez un cambio repentino de guion. El drama previsto para el personaje principal se convirtió en un sainete. Sí, es cierto que el inglés no ganó la carrera y que la remontada de Vettel fue meritoria, pero el fin de semana terrorífico de Mercedes se saldó con cinco puntos de ventaja más del piloto ingles sobre el alemán y una carrera menos en el calendario.

El resto fue cosa de los coches azules. Max Verstappen gano su segunda carrera de Fórmula 1 sin aparente sufrimiento y Daniel Ricciardo volvió a demostrar su tremendo talento con el tercer escalón del podio. Los Red Bull, una vez mas, nos enseñaron las virtudes del mejor chasis de la temporada y también de lo que serían capaces de hacer si tuvieran un motor más potente. Para reivindicar las presuntas bondades aerodinámicas del Mclaren, Stoffel Vandoorne logro meter su coche en la zona de puntos en una de las mejores carreras del piloto belga.

Los españoles se fueron con las manos vacías. Carlos Sainz se quedo compuesto y sin coche; Fernando Alonso terminó la carrera. Las conversaciones con Mclaren dan la sensación de que han encontrado algún obstáculo y ahora están detenidas. No creo que el problema sea de dinero, aunque aún no sé como los de Woking van a sacar adelante el presupuesto sin Honda pagando buena parte de la fiesta. Además, Mclaren, que es noveno en el mundial de constructores, verá muy limitados sus ingresos y tendrá que afrontar el pago al completo de los servicios de Alonso además del suministro de motores a Renault.

Ellos sabrán cómo lo van a hacer, yo no tengo ni idea. Supongo que el problema de la renovación de Fernando puede estar en la duración del contrato. Mclaren quiere un enlace largo y Fernando probablemente quiera garantizarse la salida en caso de que las cosas no vayan bien en 2018. Especialmente en un año en el que muchos pilotos terminan contrato con sus respectivos equipos y en el que puede haber muchos movimientos. Es posible también que Fernando quiera libertad para poder afrontar otras carreras y competiciones si el rendimiento del Mclaren no le coloca en la batalla por el título. Solo así entiendo este frenazo a la falta de acuerdo que después de la marcha de Honda tendría que haber sido casi automático.

Dice Eric Boullier que hasta dentro de dos semanas como mínimo no se sabrá nada. Sin embargo, la Fórmula 1 se va a Japón y aunque no creo en las casualidades, allí se anuncio el fichaje de Fernando por Ferrari y allí se fraguo su marcha de la Scuderia años después. Un escenario históricamente propicio para líos, tensas negociaciones y anuncios. Por cierto, os escribo estas líneas desde un avión con dirección a Tokio. Hace dos anos que no piso un paddock de Formula 1, pero estaré en Suzuka. Ya os contaré...

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon