Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hanga, el rostro azulgrana para huir de las tinieblas

Logotipo de El Mundo El Mundo 29/09/2017 ANDRÉS CORPAS

«¿Yo, el jugador franquicia? No sé. Buena pregunta. Puede ser. Pero creo que lo más importante es el equipo, y estoy aquí para ganar. No sé si soy la estrella, pero he venido para eso». De pose imponente y sonrisa tímida, Adam Hanga (Budapest, 1989) es la pieza ilusionante de este Barcelona reconstruido por enésima vez. Con nueve novedades, incluidas las manos de Sito Alonso en la pizarra, el proyecto azulgrana tiene al húngaro como referente. Y no le desagrada la idea.

© Proporcionado por elmundo.es

«Es un reto», afirma cada vez que habla de su nuevo club, necesitado de cariño después de tres años sin catar un trofeo. Eso sí, hasta recalar en el Palau Blaugrana, vivió una odisea ya que el Baskonia se negó a su salida y hasta igualó la oferta de tanteo. «Fue difícil, costó mucho firmar, pero estoy muy contento de estar por fin aquí. Quiero dar las gracias al Barça por el esfuerzo, porque pensé muchas cosas este verano. Cada día era diferente: unas veces parecía que venía, otras que no...», relata tras un final feliz para sus intereses y los barcelonistas.

Encima, por si fuera poco, en este verano enrevesado San Antonio Spurs estuvo ronroneando en sus dominios, aunque hoy dice no mirar ni siquiera de soslayo a la NBA: «Sólo pienso en el Barcelona. Todos queremos mejorar, quiero crecer, pero estoy súper contento. Por eso fiché por tres años, en los que pensaré únicamente en este club. Es un reto, y no tengo presión».

Para llevar a cabo sus anhelos, Hanga estará dirigido en Barcelona por Sito Alonso, su último entrenador en Vitoria y, en sus palabras, el responsable de que alcanzara su mejor momento profesional. «Es un buen técnico, con experiencia en la Liga y en la Euroliga. Puede darnos mucho. Mi mejor año fue con él, así que estoy muy contento por estar a sus órdenes», indica, sabedor de que este nuevo Barça sembrará su juego en defensa y florecerá en ataque.

«Vamos a defender bien, todo comienza ahí, y en ataque sabemos qué debemos hacer cada uno. En mi caso, aquí seguro que no juego como base como con Hungría y sí como alero. Voy a hacer todo para ayudar a mi equipo, aunque creo que aportaré menos en ataque», señala, sabedor de que la meta con ese escudo en el pecho es clarísima, sobre todo tras años de miserias: «Nuestro objetivo es ganar. Sabemos que tenemos que trabajar mucho, pero quiero lograr algo. No estamos obligados a vencer, sino que es obligatorio dar todo para intentarlo. Este equipo tiene calidad, pero el curso pasado todo el mundo pensaba que vencería el Real Madrid y no fue así», destacó.

Y para poner fin a un verano rocambolesco, el primer rival en su estreno oficial como azulgrana será hoy contra el Baskonia en el Palau (Movistar, 21.00 horas). Como si el destino quisiera reírse un poco. «Es especial jugar contra mi ex equipo, fueron casi cuatro años en Vitoria. Pero ya soy jugador del Barcelona, y lo importante es ganar todo sin importar el rival. Además, es necesario empezar la Liga con buen sabor de boca», sentencia la incorporación más destacada. La que no rechaza su halo brillante.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon