Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hillary Clinton le pidió a Obama que aliviara o levantara el embargo a Cuba

EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 Silvia Ayuso

Hillary Clinton está convencida de que el embargo que Estados Unidos mantiene a Cuba no le reporta ningún beneficio a Washington y sólo le sirve de excusa al gobierno de los hermanos Fidel y Raúl Castro para justificar todo lo que no funciona en la isla.

Así se lo dijo cuando era secretaria de Estado a su jefe, el presidente Barack Obama, según un nuevo extracto de sus memorias “Hard Choices” (Decisiones Difíciles) adelantada este viernes por la prensa estadounidense.

El embargo “no sirve ya a los intereses estadounidenses o para promover el cambio en la isla comunista”, le dijo Clinton a Obama cuando le instó a levantar o cuanto menos aliviar el embargo económico y comercial a la isla.

Y le dio otro argumento esgrimido ampliamente por los que llevan años defendiendo un cambio de actitud de Washington hacia La Habana: está “lastrando” el resto de la agenda estadounidense con América Latina.

"Deberíamos pasarle a los Castro la responsabilidad de explicar por qué siguen siendo antidemocráticos y abusivos”, agrega en sus memorias la jefa de la diplomacia estadounidense y esposa de otro ex presidente que tuvo sus más y sus menos con Cuba, Bill Clinton.

La opinión de Clinton sobre Cuba ha encontrado un amplio eco en Estados Unidos, en un momento en que crecen las presiones para que la Casa Blanca se replantee su política hacia la isla.

El mes pasado, una cuarentena de personalidades, entre ellos exaltos cargos políticos y militares tanto demócratas como republicanos, así como destacados miembros de la comunidad cubano-americana- firmaron una carta abierta pidiéndole a Obama que haga uso de su poder ejecutivo para dictar unilateralmente nuevas medidas de apoyo a los emprendedores y la sociedad civil en la isla comunista.

Poco después, el influyente presidente de la Cámara de Comercio estadounidense, Thomas Donohue, encabezó una visita a Cuba -la primera que realizaba en 15 años- para informarse de primera mano de las reformas económicas emprendidas por Raúl Castro. En un discurso en la Universidad de La Habana, Donohue afirmó que ”es hora de abrir un nuevo capítulo en las relaciones EE UU-Cuba”.

Para Ric Herrero, director ejecutivo de Cuba Now, la opinión de Clinton supone un antes y después.

“Demuestra que hay al más alto nivel de nuestro gobierno se reconoce que las políticas de línea dura hacia Cuba han fracasado”, dijo en una declaración. Herrero recordó que las tímidas medidas de apertura que Obama decretó durante su primer mandato, flexibilizando los viajes y envíos de remesas de cubano-americanos a la isla, “han tenido ya un impacto en Cuba más grande en los últimos cinco años que la política de aislamiento de los 50 anteriores. La pregunta ahora es: ¿a qué está esperando el presidente?”.

El propio Obama reconoció a finales del año pasado que Estados Unidos necesita una política más "creativa" hacia la isla. Pero una muestra de lo difícil que es consensuar una estrategia para Cuba es la furibunda reacción del senador republicano -y cubano-americano- Marco Rubio a la revelación de Clinton.

“Ahora vemos hasta dónde llegó Clinton para minar a los defensores de la democracia en Cuba al intentar ayudar a que el régimen de Castro se hiciera con más dólares con los que continuar su represión”, condenó Rubio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon