Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hirving Lozano marca la pauta en el PSV Eindhoven

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 30/09/2017 Diego Mancera
Lozano, el mexicano que brilla en Holanda. © PSV Eindhoven Lozano, el mexicano que brilla en Holanda.

Hirving Lozano forma parte de esa generación de la ruptura. El atacante mexicano anotó dos goles en la paliza 4-0  del PSV Eindhoven frente al Wilhelm II. El exjugador de Pachuca ha subido al escalón de los goleadores de la liga holandesa con seis tantos.

El primer gol de Lozano desentumió a un Eindhoven que no podía abrir el cerrojo del modesto Wilhem II. Fue al minuto 49 cuando el chico nacido en Ciudad de México se enfiló hacia la nada, hizo un eslalon para tomar el balón y colgarlo en la portería. Un gol digno de cualquier extremo. Nueve minutos después levitó por algunos segundos para marcar con la cabeza a servicio de van Ginkel, una jugada que ya se le había visto en el la última jugada de gol con su selección frente a Panamá.

El talento de Lozano no se puede cuantificar solo con las estadísticas de los goles, sino en el talento para driblar, para fustigar rivales y hacer de un campo del fútbol una pista de 100 metros. Su velocidad le permite colaborar con o sin la pelota. Frente al Wilhelm Es un niño que se divierte al cambiarse de banda para retar a los laterales. El PSV Eindhoven lo agradece al estar al frente de la Eredivisie con 18 puntos.

En México se ha hecho un hábito seguir, desde hace unos 10 años, al PSV. Es que en ese club galardonado en Holanda han arribado sus futbolistas más destacados. Desde los defensores Carlos Salcido y Francisco Rodríguez, hasta Andrés Guardado y Héctor Moreno. Todos ellos dejaron su huella a base de fuerza. Lozano lo hace a través del arte de la gambeta, algo que enamora a los caza talentos amateur en Youtube.

Chuky, como apodan al futbolista,ha dejado atrás el lugar común sobre la adaptación. En cuanto llegó a Eindhoven, se ha puesto a lo suyo. Pese que su club lo considere como una joya, que lo es, él se ha mantenido discreto. Pero su talento le delata y ha provocado que en su país lo vean como una esperanza para tener un jugador a tope para su selección junto con Jesús Tecatito Corona del Oporto y Andrés Guardado en el Betis de Quique Setién.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon