Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hollande y Gayet continúan con su relación, pero ahora es más discreta

EL PAÍS EL PAÍS 09/06/2014 Ana Teruel
Hollande y Gayet (al fondo con camiseta negra) en una de las pocas imágenes que hay de la pareja, en un acto de los socialistas franceses en 2011. © CORDON PRESS Hollande y Gayet (al fondo con camiseta negra) en una de las pocas imágenes que hay de la pareja, en un acto de los socialistas franceses en 2011.

A pesar de los rumores de separación durante los meses que siguieron la revelación del romance entre el presidente francés, François Hollande, y la actriz Julie Gayet, la pareja sigue viéndose, según asegura la revista francesa Closer. La misma publicación que desveló la relación y que luego aseguró que se habían distanciado, vuelve ahora a colocar a los protagonistas en primera página consagrando esta vez su reconciliación. Pasada la tormenta mediática de principios de año y la ruptura oficial del presidente con la que ejercía de primera dama oficial, la periodista Valérie Trierweiler, la relación volvería a construirse ahora de forma discreta y alejada de los focos.

“A pesar de las apariencias, la pasión entre Julie Gayet y el presidente de la República está lejos de haber finalizado”, asegura la revista en su último número. “La pareja simplemente ha aprendido a tener paciencia”, añade. Lejos de las imprudencias que desvelaron el affaire -como las escapadas de Hollande en una moto oficial para visitar el apartamento de la actriz que llegaron a poner en duda la seguridad de la presidencia francesa-, los dos enamorados cuidarían ahora cada encuentro con esmero y discreción. “La pareja controla ahora cada detalle de sus escasas pero preciadas escapadas”, afirma.

Pese a todo, la publicación se hace eco de algunas citas recientes de la pareja. La más documentada fue el pasado domingo 27 de abril, en un apartamento del distrito VI de París, en el Quai Malaquais, junto al Sena. Una hora antes de llegar el presidente –en coche, no en moto-, un “precursor” inspeccionó el lugar, verificando las idas y venidas de los vecinos y la procedencia de los vehículos aparcados en las inmediaciones. El mandatario francés acudió luego escoltado y abandonó el lugar a media tarde, antes de regresar al Elíseo para participar en una reunión de crisis sobre la espinosa venta de la empresa Alstom al estadounidense General Electric.

En otras ocasiones, Gayet, que nunca ha querido hacer pública la relación preocupada por las repercusiones sobre su carrera profesional, acudiría directamente al Palacio presidencial, intentando evitar ser vista. Pero el pasado 2 de mayo, siempre según Closer, después de entrar discretamente por la puerta menos expuesta del Elíseo y de subir directamente a las dependencias presidenciales se habría cruzado con un miembro del personal presidencial que pasaba por allí por casualidad. “No se han dicho ni una palabra. Pero la mirada sorprendida de Julie frente a este desconocido traicionó una profunda sorpresa”, cree saber el magazine.

más información
  • Trierweiler, feliz por no tener que saludar a Putin
  • Hollande, decidido a ser un presidente soltero
  • Julie Gayet, en el papelón de su vida

Estas nuevas revelaciones han pasado relativamente desapercibidas en Francia, donde la opinión pública parece haber pasado página del debate sobre el estatuto de la primera dama y asumido tener a un presidente soltero. Las grandes celebraciones del 70º aniversario del desembarco de Normandía, con la visita oficial de la reina Isabel II como plato de resistencia, han demostrado que el protocolo no se veía muy afectado por los nuevos cambios. La condición de presidente soltero la recordó a su manera la ex primera dama, quien manifestó a través de Twitter su alivio por no verse obligada a darle la mano al presidente ruso, Vladímir Putin, también de visita en Francia, en reacción a unas declaraciones machistas del mandatario.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon