Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Honda y Alonso encallan

ABC ABC 02/11/2015 José Carlos Sarabias
Con el mejor contrato de su vida, en el segundo mejor equipo de la historia de la Fórmula 1, el español se ha quedado atrapado en un callejón oscuro, donde no se distingue ni la luz ni la salida. © AP Con el mejor contrato de su vida, en el segundo mejor equipo de la historia de la Fórmula 1, el español se ha quedado atrapado en un callejón oscuro, donde no se distingue ni la luz ni la salida.

Fernando Alonso ha encallado en un motor de origen japonés que compromete el epílogo de su brillante carrera deportiva. Honda, la multinacional nipona que se empeñó en contratarlo con un argumento lleno de dólares, es la marca que lo está arrastrando por el precipicio. Con el mejor contrato de su vida, en el segundo mejor equipo de la historia de la Fórmula 1, el español se ha quedado atrapado en un callejón oscuro, donde no se distingue ni la luz ni la salida. Otra vez abandonó. Y esta vez, en el multicolor y efervescente circuito Hermanos Rodríguez de México DF, casi ni toma la salida. Lo hizo, según dijo, por deferencia hacia el público que había pagado la entrada para ver a tanta estrella. Pero no por la calidad de su motor, que estaba maltrecho o herido, como es costumbre este curso desdichado y nocivo. Alonso se retiró por octava vez, tantas como en su temporada de estreno en la Fórmula 1 hace catorce años, en aquel Minardi cenicienta de la parrilla de 2001. No dio ni una vuelta. En la capital azteca, Nico Rosberg se sacudió ese manto de cenizo que lleva encima. Venció, pese a que Hamilton lo persiguió con insistencia y ambición.

Es la ley de Murphy elevada a la máxima expresión. Todo aquello que pueda salir mal, saldrá. La tostada siempre caerá por el lado de la mantequilla en este ciclo catastrófico de Alonso en McLaren. Es el curso más negro de la escudería inglesa en toda su historia, el tramo que lleva más carreras sin vencer, invisible a los ojos de las cámaras de televisión, fuera del foco para captar patrocinadores, pésimo rendimiento en todos los sectores y visiones posibles.

Tal vez, como pronostica Alonso, el futuro sea verde esperanza. Quizá el único camino para tumbar la hegemonía de Mercedes sea este pedregoso fangal que atraviesa el piloto español y sus compadres de penurias. Puede que todo cambie en 2016, pero la realidad es un drama. Resulta inimaginable un periodo como éste para Alonso, el piloto que cambió la historia de la Fórmula 1 en España y fue reclutado por los mejores equipos del mundo por su calidad. El asturiano ya es el conductor con más abandonos de 2015. Casi inconcebible.

Esta fue la explicación del español respecto a sus octavo abandono. «En la vuelta de formación ya nos quedamos sin potencia. Había una avería con el motor eléctrico del día anterior, nos dimos cuenta esta mañana en los últimos chequeos y no daba tiempo a arreglarlo. Teníamos que elegir entre no salir a pista o dar una vuelta, y por respeto a los seguidores hemos decidido salir. Me ha dado tiempo a ganar cuatro o cinco posiciones, pero no había nada que hacer».

Su antiguo equipo, Ferrari, también vivió un episodio fuera de lo común, los dos pilotos accidentados y fuera de carrera. «He hecho un gran premio de mierda», concluyó Vettel.

MÁS EN MSN

-El rey Juan Carlos desvela su conversación con Alonso

-La nueva F1 calienta motores

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon