Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Howard quiere ser más que el hijo de Warren Buffett

Expansión.com Expansión.com 11/05/2014 Anupreeta Das. WallStreet Journal

El futuro presidente de Berkshire se enfrenta al temor que generará la sucesión.

Durante la mayor parte de su vida, el hijo mayor de Warren Buffett se ha dedicado a actividades fuera de la influencia de su padre. Howard Buffett, de 59 años, no terminó la universidad y ha sido agricultor, filántropo, fotógrafo e, incluso, oficial de policía voluntario. "La gente dice: 'Howard Buffett, el hijo del millonario'. Pero es uno más de nosotros", afirma Tom Schneider, sheriff de Macon, en Illinois.

No obstante, cada vez está más cerca el momento en que Howard llegará a presidir el conglomerado de 300.000 millones de dólares de su padre. Howie, como lo llama Warren Buffett, es su elegido para sucederlo como presidente de Berkshire Hathaway. Es un cargo no ejecutivo, por lo que no estará a cargo de realizar inversiones o supervisar las operaciones. Su rol será cuidar de la cultura y valores de Berkshire.

Dada la edad de Warren Buffett y el cáncer de próstata del que se trató en 2012, el tema de la sucesión está en la mente de los accionistas. Muchos saben poco de Howard, más allá de que es agricultor y que ha estado involucrado en obras solidarias. Pero él no se inmuta: "La mayoría no conoce mi experiencia en negocios", dice. Las personas que han trabajado con él indican que tiene muchos atributos de su padre: habla con franqueza, confía en sus decisiones y ve con escepticismo a quienes valoran los conocimientos sobre el sentido común. "Entiendo lo que mi padre quiere que haga y puedo hacerlo", asegura. Eso incluye velar porque los directivos no abusen de su poder y no interferir con el presidente ejecutivo.

Howard Buffett asistió a varias universidades pero nunca se graduó y tuvo numerosos trabajos tras cumplir 20 años. En 1992 empezó a trabajar en la procesadora de semillas Archer Daniels Midland, donde durante cuatro años tuvo varios cargos y ayudó a desarrollar negocios en México y Centroamérica. Además, en 1993 ingresó en las juntas de Berkshire y Coca-Cola. Howard Buffett se fue de Archer Daniels en 1995, pero continuó viviendo en Decatur (Illinois) con su esposa Devon. Ambos tienen un hijo de 30 años, Howard Warren, y cuatro hijas del matrimonio anterior de ella.

En 1999, Warren Buffett dio a cada uno de sus tres hijos acciones de Berkshire para que las usaran con fines benéficos. La Fundación Howard G. Buffett empezó a distribuir esos fondos en 2000. Lo cierto es que mientras el hijo probaba empleos, el padre transformaba Berkshire en un gigante diversificado con empresas en numerosos sectores.

Hay accionistas que temen que el conglomerado siga unido sólo por la presencia de Warren Buffett y su socio Charlie Munger, que tiene 90 años. Las preocupaciones son dos: que sin su dirección los altos directivos puedan.

Warren Buffett lleva años planeando su sucesión. Ha señalado que su trabajo será dividido en tres: un presidente ejecutivo, un presidente no ejecutivo y gestores de inversión. En 2012, dijo que el directorio de la empresa tenía elegido a un favorito para la presidencia ejecutiva y otros dos candidatos, pero no divulgó los nombres. Además, ha contratado a dos gestores de inversión, Ted Weschler y Todd Combs, para que administren un portfolio de acciones de 107.000 millones de dólares. Howard es una de las pocas personas que saben quién será el próximo presidente ejecutivo.

En 2006, Warren Buffett anunció que daría la mayor parte de su dinero a la Fundación Bill & Melinda Gates, pero también prometió grandes sumas para las organizaciones de sus hijos. La fundación de Howard G. Buffett ya ha repartido alrededor de 530 millones de dólares, pero su actividad empresarial no es tan conocida. Además de estar en la junta de Berkshire, forma parte de la de Coca-Cola y Lindsay Corp, empresa de infraestructuras de irrigación.

Algunos accionistas dicen que si Warren Buffett cree que su hijo es la mejor opción, es suficiente para ellos. "¿Por qué pondría en riesgo el trabajo de una vida?", sostiene Paul Lountzis, cuya firma posee acciones de Berkshire.

 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Expansión

image beaconimage beaconimage beacon