Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Iceta suma apoyos entre los líderes municipales del PSC

La Vanguardia La Vanguardia 18/06/2014 Iñaki Ellakuría

El paso al frente de Miquel Iceta para liderar al PSC, una decisión de urgencia después de que Núria Parlon se autoexcluyera por sorpresa, empieza a recabar apoyos y ganar musculatura. El veterano dirigente, cerebro gris de la etapa Montilla y buen conocedor de los entresijos del PSC, congregó ayer en un restaurante a una representación de los capitanes municipales para exponerles su proyecto con el que aspira a convertirse el 20 de julio en nuevo primer secretario del PSC.

La cita fue en un reservado de Can Pau Torrents, en Sant Joan Despí, y asistieron algunos de los pesos pesados del PSC: el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, la alcaldesa de l'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, el alcalde de Cornellà, Antonio Balmón, el líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, el primer secretario del Baix Llobregat, Antonio Poveda, y el primer secretario del PSC en Girona, Juli Fernández.

La mayoría de estos dirigentes estuvieron hasta el domingo por la mañana apostando por Parlon como sustituta de Pere Navarro, por lo que el encuentro de ayer al mediodía era decisivo para la suerte de la candidatura de Iceta. Consciente de ello, este se comprometió a diseñar una nueva dirección de consenso, que integre al máximo de sectores, corrientes y sensibilidades, a afrontar con "inteligencia" y buenas dosis de mano izquierda el proceso soberanista -sin renunciar a la vía federal-, e ir poco a poco fortaleciendo internamente al partido de cara a las municipales del 2015.

Asimismo, dejó claro que su papel será el de piloto de la transición socialista y en ningún caso se presentará a unas eventuales primarias para ser el candidato a la Generalitat. Este compromiso, la veteranía que atesora -forma parte de la dirección del PSC desde 1984-, y sus sólidos puentes de comunicación con el PSOE, acabaron por convencer a los presentes en la comida, en un momento en el que evitar un nuevo ridículo colectivo toma en el socialismo catalán categoría de obsesión.

Únicamente Collboni guardó ciertas distancias y afirmó que esperará a ver si otros socialistas salen a la palestra y oficializan su candidatura antes de pronunciarse.

No fue este almuerzo con los capitanes territoriales, sin embargo, la única cita importante para Iceta. Horas después se vio con Raimon Obiols, una referencia en el socialismo catalán, que conserva mucha influencia en los sectores críticos. Obiols ha jugado un papel determinante en los últimos meses para evitar la escisión de los críticos del PSC. Ahora una de las posibilidades que se plantea Iceta es recuperar a Obiols, que ha dejado la Eurocámara tras el 25-M, y ofrecerle un cargo de relevancia en la nueva estructura del PSC.

Con la mayoría oficialista detrás suyo -"ya no podemos hacer experimentos", señalaba un alcalde ayer-, Iceta se presentó ante los medios de comunicación para advertir a "quien espere cambios en la línea política" del partido que se "equivocan", ya que el PSC no se planteará cambiarla hasta el congreso previsto para el 2015.

Sí que quiso instar a los sectores críticos, que le han recibido de uñas, a que presenten su candidatura, lo que ayudaría a legitimar internamente el ganador de la votación que se llevará a cabo el 13 de julio.

Este reto de Iceta tenía como principal destinatario a Joan Ignasi Elena. El líder de Avancem estuvo reunido ayer con sus colaboradores para analizar qué camino seguir. Sobre la mesa tiene dos posibilidades. Romper definitivamente con el PSC y pasar al grupo mixto, posibilidad que ya se planteó antes de la dimisión de Navarro; o enfrentarse a Iceta por el liderazgo del PSC, aunque para ello tendría por delante una misión casi imposible: reunir antes del 1 de julio 2.000 avales de militantes. El encargado de responder a Iceta fue Jordi del Río, mano derecha de Elena. "¡Iceta reta a los críticos! Ostia, no le pega esto del Far West. En el 2011 retó a Navarro y el reto le duró un cuarto de hora. ¿Por qué?", escribió en Twitter. A la espera de que Elena aclare hoy su futuro, se postuló como líder del PSC Albert Aixalà. El expresidente de la Fundació Campalans aboga por impulsar la refundación del partido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon