Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Iglesias y Rivera: así controlan Podemos y Ciudadanos

El Mundo El Mundo 29/03/2016

© El Mundo Aparecieron en la escena política de la mano, portando la bandera de la regeneración política y democrática. Podemos y Ciudadanos siempre han presumido de ser estructuras abiertas, democráticas y participativas. Su llegada a las instituciones ha supuesto oxígeno para la respiración política española. Eso sí, de puertas hacia dentro, Pablo Iglesias y Albert Rivera ejercen una dirección personalista, pues gozan de una gran capacidad de decisión en la estructura organizativa y el nombramiento de cargos, así como en el mensaje y la estrategia. En los últimos días, el poder que aglutina Iglesias se ha puesto de manifiesto con el cese fulminante de Sergio Pascual como secretario de Organización.

Al mismo tiempo, Ciudadanos abrió recientemente un expediente disciplinario que podría acabar en expulsión a sus dos representantes en la Diputación de Soria por votar una resolución a favor de esta administración, cuando el partido de Rivera quiere eliminarlas.

 Tanto Iglesias como Rivera tienen potestad para nombrar y destituir a los cargos de sus ejecutivas. Sin cortapisas. Sin necesidad de consultar la decisión o tener que ser respaldada, por ejemplo, con el voto de los simpatizantes, que no participan en la elección de sus máximos dirigentes, a excepción del secretario general en Podemos. Los estatutos del partido morado contemplan que el Consejo de Coordinación (la Ejecutiva) «estará compuesto por un número de entre 10 y 15 personas, elegidas por el Consejo Ciudadano (el comité de dirección política) por mayoría a propuesta del secretario general».

Pero igual que puede poner, el máximo dirigente de Podemos también puede destituir a los miembros de su equipo. Según recoge el artículo 27 de los estatutos: «Los miembros del Consejo de Coordinación podrán ser revocados por el secretario general». Esto es, el poder de nombrar y destituir del líder de Podemos es discrecional y sus decisiones no tienen por qué ser compartidas por la mayoría de la Ejecutiva.

Lo único que se le exige a Iglesias son dos cosas: que los nombramientos sean respaldados después por el Consejo Ciudadano y que todos los miembros de la Ejecutiva salgan de ahí, pues han sido votados en primarias. Se da la circunstancia de que todos los miembros del Consejo Ciudadano que ganaron las elecciones internas participaron dentro del equipo liderado por Iglesias.

A ellos se sumaron después los secretarios generales autonómicos para completar el órgano, introduciendo sólo así otras corrientes o sensibilidades de la mano de Teresa Rodríguez (Andalucía) o Pablo Echenique (Aragón).«Iglesias es el secretario general menos poderoso de los partidos en España», defendía ayer sin embargo Carolina Bescansa, secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, en una entrevista en Telecinco. «Estamos lejos de hablar de un secretario general con muchas atribuciones. Más bien es el que menos tiene», añadió. Es la línea oficial.En Ciudadanos, donde Rivera es presidente y no secretario general, suelen repetir: «Somos un partido democrático, que no asambleario», tratando de marcar así distancias con Podemos.

En la formación naranja, «el presidente del partido podrá realizar los cambios que considere necesarios en la organización interna del Comité Ejecutivo, y proponer el cese de alguno de sus miembros o el nombramiento de otros nuevos», tal y como aparece en los estatutos. No necesita por tanto el refrendo de nadie para dictaminar quién se sienta y quién no en el órgano de dirección. En la última remodelación de la Ejecutiva, Rivera apostó por rodearse de los líderes de los parlamentos autonómicos con representación para transmitir la sensación de líder nacional y quitarse el sambenito de político catalán. En cuanto a las listas para el Congreso, C's celebra primarias para los puestos del 1 al 5.

Pero lo cierto es que el proceso selló el pasaporte de los candidatos oficiales, de aquellos que fueron habilitados por la dirección como independientes: Ignacio Prendes, Toni Cantó, Francisco de la Torre o Marta Rivera, por ejemplo.Los estatutos de Ciudadanos sólo contemplan que si el nombramiento o cese afecta a los secretarios responsables de Organización, Tesorería, Comunicación, Acción Política y Relaciones Institucionales, «deberá ser aprobado por el Consejo General a propuesta del Comité Ejecutivo. Para los restantes casos bastará la aprobación del Comité Ejecutivo».

Además de un amplio margen para designar a su equipo ejecutivo, en Podemos y C's, pese a la existencia de opiniones dispares, existe un claro intento de los líderes por controlar el mensaje a transmitir y minimizar las corrientes críticas y todo lo que distorsione el discurso oficial. Así se interpretó en Podemos con la carta que Iglesias envió a los círculos y la militancia del partido hace unos días, en plena crisis interna.

«En Podemos no hay ni deberá haber corrientes ni facciones que compitan por el control de los aparatos y los recursos, pues eso nos convertiría en aquello que hemos combatido siempre: un partido más», escribió. «Debemos seguir demostrando que la unidad de nuestro proyecto y el compañerismo están siempre por encima de las lógicas que pudren los partidos y el alma de sus dirigentes».En la rueda de prensa donde anunció que Echenique era su elegido para relevar a Pascual, apuntó que «en Podemos no tiene que haber pablistas, carolinistas, errejonistas o monteristas».

«En Podemos hacen falta compañeros que debatan todo desde la máxima pluralidad, apostando por la lealtad a una organización que no es más que un instrumento para empoderar a la gente». En C's también hay una apuesta clara por mantener una voz única. La carta ética que firman los cargos públicos recoge una cláusula que limita las opiniones personales: «No efectuar sin autorización de los órganos centrales del partido, ni aun a título personal, manifestación alguna que pudiera comprometer la independencia de criterio del partido o confundir a la opinión pública». Y añade esta obligación: «Atenerse en su actividad como candidato y, en su caso, en la que desarrolle como cargo público elegido en las listas, a los acuerdos adoptados por los órganos centrales del partido y cumplirlos en su integridad, siguiendo en todo momento las directrices que de ellos emanen».

Recientemente, la Ejecutiva del partido aprobó un reglamento interno que pretende que sea una guía del desempeño de todos sus cargos públicos. Una de las directrices es: «Observar la máxima discreción en cuanto a los asuntos internos del grupo y mantener la coherencia en sus actuaciones públicas con el contenido del programa electoral y del ideario del partido». Además, impone la disciplina de voto.

Más en MSN

Iglesias y Errejón escenifican una tregua ante la cita con Sánchez

Puedes ver:

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (El País)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon