Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Illarra y Llorente, dos historias enfrentadas

El Correo El Correo 27/08/2015 I. Beloki

A la izquierda, Illarramendi durante su presentación de ayer. A la derecha, Llorente con la camiseta de la Juventus. © El Correo A la izquierda, Illarramendi durante su presentación de ayer. A la derecha, Llorente con la camiseta de la Juventus. Dos de los grandes nombres que han sonado para el Athletic en los últimos meses ya han decidido su futuro. Ernesto Valverde contemplaba cuatro hombres clave que resultaban accesibles en una medida razonable para afianzar su sistema y crear un engranaje mucho más fluido. Se trataba de Nacho Monreal Raúl García, Asier Illarramendi y Fernando Llorente. Su salida parecía factible y Txingurri veía con buenos ojos la incorporación de cualquiera de ellos. A cuatro días de que se cierre el mercado de fichajes, los dos navarros se encuentran cerca de mantenerse en sus conjuntos después de sentir el respaldo de sus técnicos, mientras que el guipuzcoano y el riojano han resuelto su futuro de manera tan sintomática como encontrada.

Illarra rechazó vestir de rojiblanco durante el último mercado de invierno, a pesar de que su protagonismo en el Real Madrid era residual y la oferta del Athletic resultaba muy atractiva tanto para el conjunto blanco -puso sobre la mesa 25 millones de euros- como para el jugador, que contaría con unos galones incontestables a las órdenes de Txingurri y su ficha no desmerecería en absoluto. De hecho, el guipuzcoano se habría convertido en el jugador mejor pagado de la plantilla, junto con Muniain y Laporte.

Tan sólo unos meses después de aquel intento frustrado, el guipuzcoano ha decidido regresar a la Real Sociedad, por unos 23 millones menos de los que dejó en caja -casi 40- y con un sueldo inferior al que habría percibido en el Athletic. El movimiento de Illarramendi, que rechazó ofertas del Liverpool y el Tottenham, entre otros, confirma la tesis de que jugar de rojiblanco no entraba en absoluto entre sus preferencias y que ahora le ha cautivado de nuevo el sentimiento txuri urdin. De hecho, el Athletic ha vuelto a hacer sin éxito un último intento para incorporar a una de las últimas grandes perlas de la cantera blanquiazul.

El respaldo del Madrid, que ha antepuesto el deseo del futbolista a la cantidad del traspaso -la del Liverpool superaba en 3 millones la de la Real- ha resultado determinante para que Illarra vuelva a San Sebastián, donde se le ha recibido con los brazos abiertos y la ilusión disparada. Puede que el motivo de su regreso sea devolver a la Real algo de lo que le dio, porque se siente en deuda o porque quiere relanzar su carrera y un segundo fracaso le abocaría a un declive prematuro. En todo caso, la reacción de los hinchas guipuzcoanos, dolidos en su tiempo por la marcha de uno de sus emblemas al Madrid pero comprensivos por el paso al frente que suponía para su carrera, contrasta con la trágica salida de Llorente, que se marchó a la Juventus tras acabar contrato, apartado de las alineaciones y pitado por su afición.

Renuncia de 10 millones

El riojano llega ahora al Sevilla, también sin tener que pagar por su traspaso. Valverde había pedido a la junta directiva sondear el fichaje del ariete, que se había quedado como un recambio de pocas oportunidades en Turín por la aglomeración de delanteros. Es probable que entre los aspectos que más cautivaban a Llorente estuviera la irrupción del Sevilla el pasado curso y no desengancharse de la Champions, algo que sí hubiera sucedido en el caso de firmar con el Athletic. El delantero, de hecho, habría rechazado los 10 millones que iba a percibir en los dos años de contrato que le quedaban en Italia para que el club 'bianconero' le dejara salir sin ingresar un euro por su traspaso.

'Illarra' es ahora agasajado en su regreso a casa, donde ha dejado un beneficio de 24 millones de euros, mientras Llorente recalará en el Sevilla las próximas tres temporadas, a pesar de que gran parte de la afición rojiblanca habría abrazado su vuelta. El guipuzcoano será ahora aún más venerado tras rechazar importantes propuestas de diferentes equipos, incluido el Athletic. El riojano, por su lado, no ha realizado grandes gestos de acercamiento para volver a Bilbao, quizás por la presión que habría ejercido su condición de estrella, los pitos que escuchó en su fase final en el Athletic y por el hecho de haber cambiado de conjunto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Correo

image beaconimage beaconimage beacon