Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Indonesia ejecutó a cuatro acusados por narcotráfico

dw.com dw.com 29/07/2016
Protestas contra la ejecución de ciudadanos nigerianos en Indonesia. © 2016 DW.COM, Deutsche Welle Protestas contra la ejecución de ciudadanos nigerianos en Indonesia.

Indonesia ejecutó a cuatro presos, un indonesio y tres nigerianos, hallados culpables por tráfico de droga y sentenciados a la pena capital, a pesar de la oposición de organismos internacionales y activistas.

Otros diez reos, entre los que se encuentran ciudadanos indonesios, indios y paquistaníes, entre otros, serán ejecutados en próximas jornadas tras suspender su ejecución prevista para el viernes sin que las autoridades razonaran el aplazamiento.

Las ejecuciones "no se hacen para robar vidas, si no para parar las intenciones malignas y el diabólico acto del tráfico de droga (...) El resto de ejecuciones se llevará a cabo en etapas", señaló el procurador general para crímenes de Indonesia, Noor Rachmad.

El cumplimiento de la pena capital, realizada a través de un pelotón de fusilamiento, se da más de un año después de que Indonesia ejecutara a 14 personas en dos fechas del inicio de 2015, entre ellos dos brasileños, un holandés y dos australianos. El presidente indonesio, Joko Widodo, otrora visto como un reformista pro derechos humanos, se ha mostrado inflexible y ha insistido en que no habrá clemencia para los culpables de tráfico de drogas.

“Sindicados de narcotráfico son torturados para sacar confesiones”

Naciones Unidas y la Unión Europea, entre otros organismos internacionales, pidieron al Gobierno de Indonesia la suspensión de las ejecuciones, considerar una moratoria y avanzar hacia la abolición del castigo capital. Amnistía Internacional condenó, en un comunicado, el "deplorable acto" y urgió al "inmediato alto" de las ejecuciones aplazadas. "Muchas de estas personas (en el corredor de la muerte) han tenido un juicio injusto", señala la abogada Anne McPherson, del gabinete que defendía al nigeriano Humprey Jefferson, uno de los ejecutados este viernes.

La letrada asegura que las autoridades indonesias torturaron a su representante y otros acusados para sacar una confesión durante la investigación, además de denegar durante las primeras semanas del arresto el acceso a abogados e intérpretes para los acusados. "Las trampas son comunes en los casos de droga porque la Policía tiene un cupo que rellenar cada mes. Cuando no consiguen el número, acuden a técnicas de engaño o tortura", indica McPherson, en un correo electrónico.

Uno de los autores de la farsa contra Jefferson admitió la mentira frente a varios testigos, ello fue enviado al juez para la revisión del caso, pero la corte lo rechazó, asegura la representante. "En una situación donde el sistema es corrupto y lleno de juicios injustos, los inocentes son vulnerables a ser condenados por cosas que no hacen o no tienen intención de hacer", sentencia la abogada.

Después de reiniciar el uso de la pena de muerte el pasado año, Indonesia planea ejecutar a 16 reos este año y hasta a 30 en 2017. El pasado junio, las autoridades del país estimaron que unos 152 internos en los penitenciarios indonesios tienen pendiente una condena a la pena capital.

JOV (efe, tagesschau)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon