Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Intel quiere que su próximo portátil sea esta tableta

El Mundo El Mundo 12/06/2014 ÁNGEL JIMÉNEZ DE LUIS

Apple dio vida a la tableta moderna en el año 2010. No fue la primera compañía en pensar en que el futuro de la informática tendría forma de cristal rectangular -Microsoft comenzó a ensayar con este tipo de productos en el año 2002- pero sí la que consiguió dar con las proporciones adecuadas de tamaño, peso y experiencia de uso. Más de 200 millones de unidades vendidas después, el iPad sigue considerándose el producto canónico, la tableta por la que se miden las demás.

Pero entre todas las decisiones que Apple tomó en 2010, antes de lanzar el primer modelo, una en particular ha jugado un papel determinante en la transición de la era del PC a la que el propio Steve Jobs bautizó como Post PC. El iPad, en lugar de usar los componentes convencionales de un ordenador, se edificó sobre la misma plataforma que el iPhone, un procesador de arquitectura ARM de muy bajo consumo y un sistema operativo adaptado al nuevo tamaño de pantalla pero sin soporte para ventanas o punteros de ratón.

Para Intel, el mayor fabricante de procesadores con arquitectura X86 -la que suele encontrarse en el corazón de los ordenadores-, fue un golpe inesperado. No tenía en su catálogo chips con una relación entre precio, consumo y potencia con la que hacer frente a este tipo de máquinas. Sus procesadores eran más potentes, pero también más caros y necesitaban un ventilador para refrigerarse. La compañía creó en los años siguientes varios modelos de procesador con arquitectura X86 para usar en smartphones y dispositivos híbridos, pero la gran mayoría de las plataformas móviles, sean tabletas o teléfonos, siguen utilizando la arquitectura ARM. Las ventas de estos productos se han disparado. ¿Las de los PC? Estancadas.

Intel, sin embargo, cree tener por fin la solución a este problema. A finales de este año estrenará una nueva generación de procesadores, Broadwell, construida con transistores de 14 nanómetros. Hoy en día la inmensa mayoría de PCs a la venta cuenta con procesadores de la conocida como generación Haswell, fabricados con transistores de 22 nanómetros. La reducción en tamaño permite que los nuevos consuman un 45% menos de energía y generen un 60% menos de calor.

© Proporcionado por elmundo.es

EL FUTURO

Habrá modelos enfocados a portátiles y a sobremesa, los herederos de los actuales Core i3, i5 e i7, pero también un nuevo modelo, bautizado Core M, específicamente enfocado a crear ordenadores híbridos que puedan usarse como tableta o PC. No necesitarán ventilación adicional, serán potentes, compatibles con programas y sistemas operativos actuales y permitirán equipos muy, muy delgados.

Tan delgados, de hecho, que Intel cree que el ordenador portátil del futuro sustituirá por completo a las actuales tabletas. Será posible construir equipos en los que pantalla y teclado se separen cuando sólo se quiera usar la pantalla. Por ejemplo, sentados en el sofá o tumbados en la cama. El resto del tiempo podrán usarse con un teclado convencional y un trackpad, más cómodos a la hora de trabajar en un documento o escribir un correo electrónico.

Este tipo de híbridos ya existe. Asus, por ejemplo, ha ensayado con este concepto en su gama Transformer en los últimos años. Lenovo tiene varios modelos que entran dentro de la categoría y Microsoft ha hecho de ellas la cara más atractiva de la plataforma Windows 8, también, con los modelos Surface. Pero hasta ahora el sueño del PC capaz de transformarse chocaba siempre con la dura realidad. Prometían unir «lo mejor de ambos mundos», pero en modo tableta resultan demasiado pesados y gruesos, incómodos para sostener en la mano durante largos periodos de tiempo. Su popularidad no es muy alta. Los consumidores siguen prefiriendo ordenadores convencionales. En el año 2013 Microsoft, por ejemplo, vendió apenas cuatro millones de unidades de Surface.

Con estos nuevos procesadores, sin embargo, será posible fabricar máquinas de poco más de siete milímetros de grosor y capaces de funcionar como un portátil convencional. Podrán utilizar la versión completa de Windows 8 (Microsoft creó una versión RT del sistema operativo, más limitada, para procesadores ARM, pero tampoco ha tenido una gran acogida) y ejecutar todos los programas ya disponibles en la plataforma.

Los primeros modelos se han podido ver durante la última semana en la Feria Computex, un evento celebrado en Taipei. Muchos de ellos, sin embargo, no estarán disponibles hasta principios de 2015. Intel espera que este tipo de máquinas llegue al mercado por debajo de los 650 euros de precio.

EL AMIGO CHINO

De forma complementaria a la nueva gama Core M, Intel acaba de firmar un acuerdo con el fabricante chino Rockchip. El acuerdo permitirá a la compañía de Santa Clara crear una plataforma de bajo coste sobre sus procesadores Atom, que desarrolló pensando en los ahora olvidados netbooks y que ha intentado enfocar hacia el móvil en los últimos años. China es un mercado con gran potencial de crecimiento, pero está dominado por marcas locales, poco conocidas fuera del país, y que hasta ahora no tenían acceso a los productos de Intel.

Para la compañía, sin embargo, la competencia cada vez es mayor. Cada año la arquitectura X86 consigue reducir consumo manteniendo la potencia, pero ARM sigue el camino inverso, cada año crece en potencia manteniendo su bajo consumo. El pasado año Apple anunció el salto al primer procesador ARM con 64 bits, el A7 que usa en sus modelos de iPad Air y iPhone. Este año se espera que la compañía presente el A8, su sucesor, con el doble de potencia. Estos procesadores podrían llegar a ser un día lo suficientemente potentes, incluso, como para ser el cerebro de los Macs más ligeros de la compañía. Empresas como Samsung o Qualcomm están también desarrollando procesadores basados en arquitectura ARM con 64 bits. Llegarán al mercado a finales de año.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon