Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Interior envía a Catalunya el camión antidisturbios nunca antes empleado

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 26/09/2017
Camión botijo de la Policía, camino de Barcelona © Image LaVanguardia.com Camión botijo de la Policía, camino de Barcelona

El ministerio del Interior ha enviado el camión equipado con cañón de agua, el único vehículo de estas características de la unidad antidisturbios de la Policía Nacional, a Catalunya, en el marco de la operación policial contra el referéndum del 1-O.

El vehículo, que algunos conductores captaron en su viaje hacia Barcelona, se ha instalado en el puerto de la Zona Franca, al lado del resto de furgonetas antidisturbios de la policía. El camión, adquirido hace unos tres años, nunca se ha empleado y, fuentes de Interior han indicado que tampoco esta vez está previsto su uso y que su traslado es preventivo. 

El ministerio sólo ha admitido el traslado del vehículo después de que éste haya sido visto por la autopista camino a Barcelona. La compra de este camión estuvo en su momento envuelta de polémica. Hacía 20 años que las policías no los utilizaban. Tuvo lugar poco después de la aprobación de la polémica ley de Seguridad Ciudadana, bautizada por sus enemigos como la ley mordaza, y con un presupuesto base de licitación de 408.000 euros, aunque finalmente el precio definitivo se quedó en unos 350.000

Entonces, el departamento que dirigía Jorge Fernández Díaz justificaba la compra en “el aprovechamiento de las capacidades” de estos camiones por parte de las unidades policiales, con el fin de “proteger los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana frente a la acción de quienes se conducen con extraordinaria violencia durante manifestaciones y actos de concentración en detrimento del ejercicio pacífico de derecho de reunión”.

Desde entonces la polémica ha seguido porque, de momento, el camión-botijo –fórmula con la que popularmente se ha acabado conociendo– sólo ha sido trasladado a algunos lugares sin finalmente utilizarse. La última vez que se trasladó de forma preventiva fue en la frontera de Ceuta para tratar de evitar avalanchas de inmigrantes a la valla.

El camión puede trasladar 7.000 litros de agua y lanzar un chorro con una potencia máxima de 16 bares. Está además equipado con una pala contra barricadas y con un sistema antipinchazos.

MÁS EN MSN:

El zasca de Jordi Évole a Puigdemont sobre los referéndum en otros países

Lo mejor de MSN en cualquier dispositivo



Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon