Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ir al baño solo

Logotipo de El Mundo El Mundo 25/09/2017 EMILIA LANDALUCE

Siempre hay que esperar algo bueno de Valentino Rossi. Aunque salga cojo después de tres semanas de baja por una fractura de tibia y peroné. El piloto sufrió un accidente en un entrenamiento de enduro y fue trasladado a un hospital de Urbino. Yamaha anunció que el italiano se perdería lo que quedaba de Mundial pero la recuperación de Il Dottore ha sido milagrosa.

Ayer nadie descartaba que Valentino fuera a por todas. Estos eran los síntomas: contaba Rossi que en 2010 cuando se rompió la pierna tardó cinco días en ir al cuarto de baño. Sin embargo, en esta ocasión, al día siguiente de la operación de Urbino, ya podía ir al retrete solo. ¿Qué no podría conseguir en el Motorland de Alcañiz?

Ayer, el periódico decía que el italiano podría erigirse como juez del Mundial de MotoGP que se disputan nuestro (porque lo es) Marc Márquez y Andrea Dovizioso. Antes de que comenzara el Gran Premio de Aragón todos nos preguntábamos quién preferiría que ganara Il Dottore. Es de sobra conocida su rivalidad con Márquez y cómo el incidente de la patadita nos llegó hace un par de años uno de esos duelos verbales y deportivos que deleitan a los aficionados y despiertan no pocas vocaciones. [Eso lo deberían aprender los toreros que tanto nos aburren con su buen rollito]. La relación entre Rossi y Dovizioso tampoco es excesivamente buena. Es cierto que el piloto italiano se mostró sorprendido y hasta alegre por el retorno de su compatriota a los circuitos sin embargo, hace un tiempo se despachó bastante contra él en un chat con lectores italianos. «No tengo mucha relación con él porque Valentino se ha convertido en alguien tan importante en el mundo, que se ha tenido que aislar. A la gente de su alrededor le cuesta acercarse. Quien no sea de su equipo o de su grupo debe lamerle el culo para acercarse».

© Proporcionado por elmundo.es

Márquez por su parte parece que ha olvidado aquel encontronazo y se confesaba contento (pese a la pullita de la edad) de que Valentino se hubiera recuperado tan pronto.

Il Dottore empezó la carrera a la estela de Lorenzo y se colocó segundo por delante de Márquez. Aguantó hasta la vuelta decimosegunda cuando el español le superó. Valentino acabó fuera del podio pero por delante de Dovizioso.

A los incondicionales de Il Dottore nos puede parecer poco pero no hay que olvidar que hace 24 días ni siquiera podía ir al cuarto de baño solo.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon