Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Isco espanta los fantasmas del Bernabéu

Logotipo de Cadena SER Cadena SER 01/10/2017 Iván Libreros

El Bernabéu se preparaba para ser una olla a presión, miles de banderas españolas decorando las gradas del estadio blanco, puestas allí con el objetivo de ganar el partido ideológico antes del pitido inicial. Zidane hizo debutar al joven Acharaf en el lateral derecho por la baja de Carvajal, siendo esta la primera titularidad del hispano-marroquí con el club blanco. El resto de la médula espinal siguió el cauce esperado. Nacho ocupando el lugar del también lesionado Marcelo, el centro del campo habitual y la dupla Asensio/Isco acompañando a Ronaldo en la zona de ataque.

El Real Madrid entró muy agitado en el partido, teniendo la primera gran ocasión a los sesenta segundos del choque, cuando Isco se topó con un inspirado Pau López. Los blancos quisieron dominar de principio a fin, imponiendo su eminente juego ofensivo sobre un Espanyol que, por momentos, aspiraba solamente a replegarse y achicar. Asensio e Isco llevaban la manija del Madrid en materia de creación, dejando a Casemiro y Modric el orden y la pausa. En un concurrido ataque, un centro rematado por Ramos requirió de otra gran intervención de Pau López.

© Proporcionado por Cadena SER

Con tantas llegadas, finalmente el Madrid encontró el hueco. Cristiano Ronaldo filtró un gran balón dentro del área perica que Isco canjeó por un gol de manera sutil y elegante, raseando el cuero. No cedió el Madrid un milímetro de su dominio, tratando de buscar el segundo antes del descanso. Cristiano encabezaba la búsqueda blanca pero veía, con frustración, que la falta de puntería ahogaba su deseo. El Espanyol trataba de estirarse por primera vez en el partido, sin mucho éxito en su zona de creación.

Con el descanso asomando, una jugada algo embarullada terminó con un disparo de Gerard Moreno que dio de lleno en el poste defendido por Keylor Navas. Había perdonado el Espanyol, y el Madrid corrió desbocado un contraataque que finalizó Asensio con un disparo clásico que blocó Pau López justo antes del intermedio.

© Proporcionado por Cadena SER

Tras la reanudación, Quique Sánchez Flores cambiaba la cara al equipo con dos cambios: Jurado y Marc Roca dejaron su sitio a Sergio García y Marc Navarro. El propio Navarro tuvo la más clara del Espanyol en el 49', después de un resbalón de Ramos que le permitió chutar desde fuera del área, obligando a Navas a intervenir. Parecía más entero el conjunto catalán en el segundo acto, amasando posesiones de balón más largas y tratando de plantarse en el área local.

El Madrid, por su parte, dejó dominarse por instantes mientras apostaba por la verticalidad en sus ataques. A media hora para el final, el Madrid empezaba a sentirse incómodo por primera vez en el encuentro. Un pase al espacio para un Baptistao sin fortuna hizo agarrarse a los aficionados blancos a la butaca. A falta de veinte minutos, Granero entraba al verde por la lesión de Sergio Sánchez. Kroos dejaba su lugar a Lucas Vázquez.

Gozó el Espanyol de una oportunidad espléndida gracias, de nuevo, a un error de Ramos. Como manda el guion, el Madrid mata cuando lo perdonan. En el 71', un robo en campo propio dio lugar a un nuevo contraataque conducido por Cristiano y Asensio que finiquitó Isco para firmar un doblete y dejar al Espanyol herido de muerte.

Tras el segundo golpe firmado por el malagueño, el Espanyol entregó las armas, dejando al Madrid dormir el partido hasta el final. Al fin, al cuarto partido como local en la Liga Santander, el conjunto de Zidane consiguió sumar los tres puntos, espantando posibles fobias y evitando desengancharse más del Barça, firme líder a siete puntos de los merengues.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cadena SER

image beaconimage beaconimage beacon