Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

ISIS desata la caza contra los leales al Gobierno iraquí

El Mundo El Mundo 15/06/2014 FRANCISCO CARRIÓN

Camionetas atestadas de cadáveres y decenas de cuerpos esparcidos por fosas comunes. El Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) de haber liquidado a 1.700 soldados iraquíes, arrestados la pasada semana en su ofensiva hacia Bagdad.

Los espeluznantes fotogramas de los ajusticiados, en su mayoría chiíes, disparan el temor al ajuste de cuentas sectario. "Este es el destino de los chiíes de (primer ministro iraquí)", advierte uno de los rótulos que acompañan a las imágenes. El material, cuya autenticidad no pudo ser verificada, fue publicado en una cuenta usada anteriormente por el ISIS para vocear sus atrocidades.

La serie de instantáneas muestra a supuestos miembros del ejército iraquí desfilando maniatados y vestidos de civil mientras los encapuchados extremistas les apuntan con sus armas o enseña zanjas con decenas de cuerpos recién abatidos. La escueta información que completa las imágenes rezuma tintes sectarios: "Los sucios chiíes son asesinados por cientos" o "La ejecución de los chiíes que desertaron de las bases militares".

Se trata de la primera prueba del terror que el ISIS ha aplicado en la vecina Siria y que ha exportado a Irak donde capitanea a la insurgencia suní que , la segunda ciudad del país y capital de la provincia de Niníve, y amenaza con alcanzar Bagdad.

Desde entonces, la ofensiva -que también incluye a generales del disuelto partido Baaz, de , y jeques tribales- se ha lanzado a la caza de todo aquel que haya colaborado con el gobierno de Maliki. "Han dado la orden de buscar a los colaboradores", reconoce a EL MUNDO Yaser Ismail, un vecino que acaba de huir del infierno islamista de Mosul.

ISIS aumenta sus escuadrones

En los últimos días, además, han logrado aumentar considerablemente sus escuadrones y redoblar sus esfuerzos. "Cuando entraron en Mosul eran unos 3.000 combatientes. Han abierto las puertas de las cárceles liberando a unos 3.000 presos a los que han alistado a sus tropas", agrega Ismail. Varios miles más habrían llegado del país vecino en los helicópteros confiscados a un ejército que se diluyó en cuestión de horas y ha dejado sin protección todo el norte de Irak.

Enardecidos por las plazas conquistadas y la parálisis política de Bagdad, los militantes del ISIS hacen gala de unas ejecuciones en masa que pulverizan los registros de fallecidos en un país acostumbrado a la procesión diaria de muertos en atentados. Los crímenes difundidos a través de Twitter -antes de que la red social suspendiera la cuenta- podrían haber tenido lugar en la provincia de Saladino, al norte de Bagdad y cuya capital es Tikrit, la cuna de Sadam Husein.

El coronel Suhail al Samaraie, jefe del Consejo del Despertar de Samarra -una agrupación suní pro gubernamental- confirmó ejecuciones a escala industrial en la citada provincia. "Están apuntando contra cualquiera que trabaje al lado del Gobierno en cualquier lugar", señaló.

Según 'The New York Times', cientos de uniformados fueron arrestados en plena huida de Tikrit. A los de credo suní se les proporcionó ropa de civil y se les envió a casa. Los chiíes, en cambio, fueron trasladados a los terrenos del viejo palacio de Sadam. Tras ser ejecutados, se arrojó sus cuerpos al río Tigris.

© Proporcionado por elmundo.es

Ejecuciones sumarias

El viernes, la ONU elevó la primera voz de alarma al denunciar casos de asesinatos extrajudiciales y ejecuciones sumarias. "Soldados iraquíes fueron ejecutados de forma sumaria durante la toma de Mosul", detalló el . Los militantes también segaron la vida de 17 civiles que trabajaban para una dependencia policial en Mosul y otros 13 empleados de las fuerzas de seguridad iraquíes en Dawasa, en la periferia de la ciudad.

La ONU lamentó además el suicidio de cuatro mujeres "que habían sido violadas por miembros del ISIS o forzadas a casarse con combatientes del grupo" y recordó que los asesinatos, las mutilaciones, los tratamientos crueles y las torturas con los que el movimiento ha sembrado el terror en tierras sirias constituyen crímenes de guerra.

La ostentación macabra del ISIS amenaza con animar la revancha chií y hundir al país en la violencia sectaria que se saldó con más de 40.000 civiles muertos entre 2006 y 2007, los años más dramáticos de la escalada.

En otro avance del ISIS hacia el noroeste iraquí, sus milicianos tomaron anoche el control de Tel Afar, ciudad fronteriza con Siria, a 60 kilómetros de Mosul, informa Reuters. Estados Unidos se dispone a reforzar la seguridad de su embajada en Bagdad y a evacuar a parte de su personal diplomático no esencial hacia Basora, Erbil y Amán.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon