Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Israel detiene a otros 40 palestinos y amplía la búsqueda de los secuestrados

EL PAÍS EL PAÍS 17/06/2014 Agencias
Una palestina, en su casa, en Nablus, después de que soldados israelíes detuvieran a su hijo. © ALAA BADARNEH Una palestina, en su casa, en Nablus, después de que soldados israelíes detuvieran a su hijo.

El Ejército y los servicios secretos de Israel arrestaron en la madrugada del martes a otros 41 palestinos, en su mayoría militantes islamistas, según los militares, en redadas llevadas a cabo en varios distritos de Cisjordania como parte de la búsqueda por los tres jóvenes israelíes desaparecidos el jueves. En el quinto día de la operación militar de rastreo, el foco se ha trasladado de Hebrón, al sur de Cisjordania, al distrito de Nablus, en el norte, de donde provienen la mayoría de los palestinos arrestados en las últimas horas.

Los palestinos detenidos suman ya casi 200 desde el viernes, cuando comenzó una vasta operación militar para encontrar a Gilad Shaer y Naftalí Frenkel, ambos de 16 años, y Eyal Yifrach, de 19.  Frankel tiene también la nacionalidad estadounidense.

más información
  • Netanyahu responsabiliza a Abbas del secuestro de tres israelíes
  • Netanyahu atribuye a un secuestro de Hamás la desaparición de tres israelíes
  • Israel intensifica la búsqueda
  • FOTOGALERÍA La operación, en imágenes

"Estamos convirtiendo la pertenencia a [el movimiento islamista] Hamás en un billete al infierno", ha advertido el ministro de Economía, el derechista Naftalí Bennett, miembro del Gabinete de seguridad israelí, que tiene previsto reunirse de nuevo este martes. 

Los tres jóvenes, estudiantes de un seminario rabínico en Cisjordania, territorio ocupado por Israel desde 1967, hacían autostop el jueves por la noche en la zona del bloque de asentamientos de Gush Etzion tras asistir a clase cuando desaparecieron. Los jóvenes se encontraban en la llamada Área C, bajo control militar y civil de Israel.

Uno de ellos, en una llamada al teléfono de emergencia de la policía, llamó a la policía y dijo que le estaban "secuestrando", aunque los agentes no le dieron crédito hasta que horas después su padre denunció que habia desaparecido.

Hasta ahora no se ha dado crédito a las varias organizaciones armadas que se han atribuido los hechos, pero el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha responsabilizado a Hamás de su "secuestro" y ha ordenado una operación de búsqueda en la que participan más de 3.000 soldados y agentes de la policía.

"Estamos comprometidos en la resolución de este secuestro y en debilitar las capacidad terrorista de Hamás, sus infraestructuras y sus organizaciones de reclutamiento", ha agregado un portavoz del Ejército israelí.

Según el diario Yediot Aharonot, se trata de la mayor operación israelí en Cisjordania desde la denominada Muro de Defensa en 2002, en la que Israel, en plena segunda Intifada, desmanteló las estructuras de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

El jefe del Ejército, Benny Gantz, reveló el lunes que la operación puede durar "muchos más días" y no cesará hasta que se encuentre a los tres desaparecidos.

En un comunicado casi sin precedentes, el presidente palestino, Mahmud Abás, condenó el lunes el secuestro y, también, la redada israelí contra la población palestina, sobre todo en el distrito de Hebrón, donde el teléfono del joven que hizo la llamada dejó su última ubicación.

Desde la Franja de Gaza, Hamás y la Yihad Islámica han advertido de que responderán a los ataques de Israel contra sus militantes en Cisjordania, lo que hace temer una nueva escalada militar en la región.

La pasada madrugada, aviones de guerra israelíes atacaron varias posiciones islamistas en la Franja en respuesta al lanzamiento horas antes de cohetes por milicianos.

Fuentes de seguridad palestina dijeron que aviones F-16 realizaron tres ataques en centros de entrenamiento y descampados desde los que los milicianos suelen disparar sus cohetes, ataques en lo que no se produjeron víctimas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon