Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

IU estudia recurrir el trámite de la ley de abdicación por acelerar los plazos

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 Fernando Garea, Francesco Manetto

IU estudia recurrir el procedimiento utilizado por PP y PSOE en el Senado para tramitar la ley orgánica de la abdicación porque entiende que se aceleraron los plazos. La objeción es que el Pleno se adelantó y aprobó el jueves la tramitación rápida sin esperar a que le llegue el texto desde el Congreso, donde ni siquiera ha pasado por el Pleno. Es decir, según IU, no se cumplió el requisito de que el texto fuera remitido. 

En concreto, el artículo 129 del reglamento de la Cámara asegura que “cuando la naturaleza de un proyecto o de una proposición de ley, remitidos por el Congreso de los Diputados, lo aconseje, o su simplicidad de formulación lo permita, el Pleno de la Cámara, a propuesta de la Mesa, oída la Junta de Portavoces, podrá acordar que se tramite directamente y en lectura única”. La duda de esta formación es si tiene capacidad para recurrir, pero da por hecha la ilegalidad.

La formación de Cayo Lara, además, aprobará hoy en su dirección la enmienda que presentará a la ley orgánica en la que incluirá la petición de referéndum sobre la monarquía. La votación de la ley de abdicación en el Pleno del Congreso del próximo miércoles será "pública por llamamiento". Esta será la fórmula adoptada para hacer efectivo el relevo de don Juan Carlos después de que el Grupo de la Izquierda Plural (IU, ICV y CHA) registrara ayer un escrito dirigido al presidente de la Cámara baja, Jesús Posada, solicitando este procedimiento. “El efecto deseado”, en palabras de Ricardo Sixto, parlamentario de IU, “es que cada uno se posicione a favor o en contra con un voto claro”.

La Presidencia del Congreso debe cumplir esta petición, rubricada también por el Grupo Mixto, si la apoyan “dos Grupos Parlamentarios o una quinta parte de los diputados”. Según el reglamento de la Cámara, “en la votación pública por llamamiento, un secretario nombrará a los diputados y estos responderán ‘sí’, ‘no’ o ‘abstención”, como ocurre en las votaciones para la investidura del jefe del Ejecutivo, en las mociones de censura y en las cuestiones de confianza. El Pleno votó por llamamiento también en otras ocasiones, por ejemplo cuando aprobó el Estatuto catalán en 2006. La Izquierda Plural entiende que la trascendencia de esta ley motiva una fijación de posturas que refleje un “voto solemne, consciente y meditado de cada diputado”.

La dirección del PSOE, partido en el que ya se han producido disidencias —el jueves apoyó una moción sobre el referéndum en Pamplona— confía en que, a pesar de su vocación republicana, no se produzcan votos discrepantes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon