Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Izquierda Unida elegirá a su candidato a la presidencia el 5 de julio

EL PAÍS EL PAÍS 03/06/2014 Antonio Jesús Mora Caballero
José Manuel Mariscal. © Proporcionado por ElPais José Manuel Mariscal.

“¿Cuál de los siguientes compañeros debe ser nominado como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía por parte de IU en las próximas elecciones autonómicas?”. Esta es la pregunta que marcará un antes y un después en la historia de Izquierda Unida. No cabe duda. Y es que es la primera vez que la formación de izquierdas recurre a unas primarias abiertas a simpatizantes. El 5 de julio, los militantes y aquellos ciudadanos que lo deseen podrán decidir con sus votos al cabeza de lista de IU para los próximos comicios en la comunidad andaluza. Ahora, solo resta que haya más de un aspirante. “Es la hora de la democracia directa”, ha defendido la secretaria de Elaboración y Programa de Izquierda Unida, Amanda Meyer, durante la presentación de los plazos de este proceso.

Después de que el Consejo Político Andaluz acordara el pasado viernes convocar las primarias, el calendario elaborado por la formación se concentra en las próximas seis semanas. Así, el 21 de junio, finalizará el plazo de presentación de las candidaturas —los aspirantes deberán contar al menos con 400 avales (5%)—. Además, en estos días, los simpatizantes deberán también inscribirse en un registro, al que se podrá acceder a través de Internet. “Este país está cambiando muy rápido y los partidos políticos tenemos que estar a la altura”, asegura Meyer. “Esta dirección opta por procesos y métodos de participación directa, tanto de la militancia como ahora con la ciudadanía que quiera compartir el proceso de elección del candidato”, agrega.

Una vez cerrado el plazo, el día 23, la dirección andaluza validará las candidaturas presentadas por las asambleas de base de la organización y los simpatizantes. Para ello, los aspirantes necesitarán el 5% de los avales, un umbral que se sitúa por debajo del establecido en los estatutos de la formación. “Deberán conseguir al menos 400 avales para poder optar, eso sí, sin límite por arriba”, explica la secretaria tras puntualizar que cada militante solo puede apoyar a un aspirante. En el caso de que haya más de una candidatura —una de ellas será la del coordinador regional de IU, Antonio Maíllo—, comenzará un periodo de campaña, que se celebrará entre el 24 de junio y el 3 de julio. Durante estos días, los aspirantes podrán realizar “actos de presentación de su candidatura en asambleas locales, comarcales o consejos provinciales” y contarán “con el apoyo de la organización”.

Dos días después de concluir la campaña, tendría lugar la consulta. Según ha explicado Meyer, militantes y simpatizantes podrán votar desde las 12.00 hasta las 21.00 de ese sábado en las sedes correspondientes. Tendrán derecho a participar en la consulta, según el documento aportado para la convocatoria del proceso, “los militantes que se encuentren en situación de activo al corriente, los activos pendientes que cuenten al menos con dos meses de militancia (a fecha de 5 de julio de 2014), así como aquellas personas que se encuentren inscritos como simpatizantes de IU”. Una vez celebrada la votación, el resultado será ratificado el día 11 por el Consejo Político Andaluz. “Se ha diseñado un proceso solvente y transparente del que no hay antecedentes”, explica Meyer, quien ha comparecido junto al coordinador ejecutivo de IU, José Manuel Mariscal. “Hay que apostar por la participación de los ciudadanos, por su implicación en la vida política”, precisa Mariscal.

En el caso de que el día 23 solo haya sido validada una candidatura, el proceso sería mucho más corto. Sin urnas de por medio, el día 5, el Consejo Político Andaluz se reuniría para valorar al único aspirante. Este debería recibir el aval del 60% de los miembros de este órgano.

Sobre si el modelo de primarias abiertas a simpatizantes pueda ser aceptado por los responsables nacionales de la coalición y se acabe imponiendo en todo el país, Meyer ha asegurado que la decisión adoptada por la dirección regional no pretende “generar antecedentes” y que estas primarias abiertas no suponen que todos los procesos electorales tengan que seguir este modelo, ni que tenga que hacerlo la dirección federal de la coalición. “No decimos ni que sí ni que no a que en las municipales o en las generales tenga que hacerse así, pero sí parece que es la hora de la democracia directa, e Izquierda Unida, que tiene procesos democráticos e impecables desde su origen, está a la altura de las circunstancias”, enfatiza. “Lo que está claro es que es el momento de la democracia participativa”, agrega.

En este sentido, José Manuel Mariscal ha llegado a relacionar las primarias de IU con la noticia de la abdicación del Rey. “Al igual que nosotros le damos la palabra a los ciudadanos, hay que darle la palabra al pueblo español para que elija entre monarquía o democracia. La monarquía es un elemento fundamental del bipartidismo, de un régimen agotado, corrupto, con ausencia de transparencia y participación, y que está negando el pan, el techo y el trabajo a la población”, afirma. Asimismo, Meyer, quien ha reclamado el derecho de la ciudadanía a decidir en pleno siglo XXI, hizo un llamamiento a la gente a que forme con IU un “polo democrático” para abrir un proceso constituyente en el camino hacia un nuevo país.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon