Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Janet Yellen se estrena como la segunda mujer más poderosa

EL PAÍS EL PAÍS 28/05/2014 Sandro Pozzi
Janet Yellen, en la ceremonia de graduación de la NYU © Andrew Burton Janet Yellen, en la ceremonia de graduación de la NYU

Viejas caras conocidas en lo más alto de la lista de las 100 mujeres más poderosas del mundo que cada año publica la revista Forbes. Pero hay una personalidad que en esta ocación irrumpe con fuerza en la escena internacional. Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, se estrena como la segunda más influyente del grupo. Se coloca entre la canciller alemana Angela Merkel y la activista Melinda Gates. De todas ellas, 14 son multimillonarias.

Lo de Janet Yellen en realidad no es ninguna sorpresa, después de que el pasado 1 de febrero se pusiera al frente del banco central más poderoso del planeta, un mundo donde las mujeres dominan precisamente por su ausencia. En la cima del ranquin, que en esta edición celebra su décimo aniversario, le acompaña la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en el cuatro lugar, tras bajar dos posiciones, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, que sube al quinto.

Merkel logra así conservar sus cuatro años de reinado frente a la nueva entrante. Janet Yellen no es la única debutante en la lista. Hay cerca de una veintena de caras nuevas, como Samantha Power, actual embajadora de EE UU ante la ONU, Elvira Nabiullina, gobernadora del banco central ruso, Patricia Harris, la responsable de toda la maquinaria benéfica de Michael Bloomberg, la empresaria china Lucy Peng, de Alibaba, y Gwynne Shotwell, de la compañía espacial SpaceX.

Si lo que se echa es la vista atrás al origen de la lista, hay ocho permanentes. Además de Christine Lagarde y Melinda Gates, repiten la siempre presidenciable Hillary Clinton, la sexta, e Indra Nooyi, consejera delegada de PepsiCo, decimotercera. Y como dice Forbes, por su puesto también Oprah Winfrey, Amy Pascal, la reina Isabel II y la empresaria Ho Ching. La más joven es Sara Blakely, fundadora de Spanx.

Otra de los detalles relevantes de la lista es ver que el 40% de las mujeres que la integran fueron las primeras en romper de alguna manera el techo de cristal. Es el caso de Mary Barra, la nueva consejera delegada de General Motors, la primera mujer en ponerse al frente de una gran fabricante de coches. Aparece la séptima en la lista, por delante de Michelle Obama. Si la 100 juntaran sus seguidores en Twitter o Facebook, aglutinarían 812 millones de personas.

Si lo que se toma como referencia son los 25 primeros nombres, destaca que siete estén relacionados directamente con el sector tecnológico. Hay 18 en total en ese sector. En ese grupo manda Sheryl Sandberg, responsable de las operaciones de Facebook, que junto a Virginia Rometty, la consejera delegada de IBM, se cuelan además entre las diez más poderosas. Las otras figuras de Silicon Valley son Marissa Mayer, de Yahoo!, y Meg Whitman, de HP.

Las estadounidenses dominan, con 58 nombres. Le siguen las asiáticas, con 23 en la lista. En cuanto a América Latina, la representa también la premier argentina Cristina Fernández de Kirchner y la chilena Michelle Bachelet, además de la empresaria Maria das Gracas Silva Foster, de Shakira Mebarak, Gisele Bundchen y Sofía Vergara. No hay ninguna española y la parte europea la completa la italiana Miuccia Prada.

Pese a la autoridad e influencia que todas estas personalidades imprimen en el mundo de la política, los negocios y la vida social, siguen siendo una minoría en los círculos de poder. El 5% de las compañías más potentes de EE UU están lideradas por ejecutivas, como señala Forbes, y solo hay 14 jefas de Estado en todo el mundo. El 10% de los miembros de su lista de multimillonarios son mujeres, con una fortuna combinada de 81.000 millones. Si se cuenta la que comparte Melinda Gates con Bill Gates, sería mucho más.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon