Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jazz & Soul Covers

Notodo Notodo 10/11/2016 Irene Galicia
Imagen principal del artículo "Jazz & Soul Covers" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Jazz & Soul Covers"

Para el cazador de imágenes Eikoh Hosoe, “el jazz es lo máximo a lo que puede aspirar un fotógrafo; quien es capaz de hacer una buena foto de jazz es capaz de fotografiar lo que sea”. Hace unos años, la editorial Taschen dio una vuelta de tuerca a esta afirmación, al encargar al coleccionista de vinilos Joaquim Paulo y al editor Julius Wiedemann publicar una serie de libros con una recopilación de las portadas más representativas de la historia del jazz, del soul y del funk con más de 500 portadas de estos géneros musicales que además contara con entrevistas a intérpretes, productores y compositores claves de la época. Fue esta una aventura que iba tras la pista de la era dorada de la música sureña afroamericana desde los años veinte, herederos del ragtime y Scott Joplin y su evolución durante las cinco décadas posteriores hasta la irrupción del hip-hop.


Esta exposición, perteneciente al festival Moments, en Málaga, sigue la estela de aquella publicación transitando estos senderos del recuerdo y las cubiertas discográficas que definieron una época y una música que cambió el mundo; revindica el valor del arte y el diseño gráfico aplicado a la música y nos hace comprender cómo también se puede conocer la historia de los álbumes a través de sus ya míticas portadas, viajando en el tiempo a través de una música que va de Marvin Gaye o Gil Scott-Heron a Michael Jackson, de los Temptations a Earth, Wind & Fire y de James Brown a Prince.

La muestra retrata el magnífico arte de los álbumes que contribuyó a dar fama masiva y proyección mundial a estos géneros, fundamentalmente afroamericanos, así como a convertirlos en una parte esencial de la historia de la música del siglo pasado. La carátula discográfica fue también un contexto. Un marco en el que se engloba la liberación cultural afroamericana y el espejo en el que se miró una generación.

Una muestra imprescindible para los apasionados de la música y la gráfica y que constituye una buena introducción para aquellos que no estén familiarizados con el género. Ya sea por los aportes del pop art, de la fotografía, de la ilustración, del diseño o de del arte urbano, las portadas de estos álbumes siguen siendo legendarias, rompieron moldes en el pasado y siguen siendo relevantes en la actualidad.

Porque el jazz, el soul y el funk no solamente se escuchan, sino que también se disfrutan con la mirada. La explosión de las tipografías, las excelentes fotografías, son en definitiva, un deleite visual y crean una conjunción de música e imágenes que pueden transportarnos tanto a la era post psicodélica y del blackxplotation como -al igual que al músico protagonista de un conocido relato de Julio Cortázar- a la inolvidable sensación de una noche larga y triste como una balada de Lester Young.














Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon