Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jazzistas españoles en Nueva York

El Mundo El Mundo 16/06/2014 PABLO SANZ

"Para cualquier músico de jazz Nueva York es como la Meca: debes ir en algún momento de tu vida". Quien lo afirma es un joven talento de nuestro jazz, el pianista Albert Marqués (Barcelona, 1986), que desde hace dos años y medio madura su lenguaje en la que efectivamente es la primera capital del jazz mundial, Nueva York, ciudad a la que efectivamente están peregrinando buena parte de los talentos del jazz español, no como opción de fuga, sino como opción de crecimiento.

Al igual que el torero o el flamenco acude a Madrid para ser alguien, los jazzistas saben que su futuro pasa por comerse un pedacito de la Gran Manzana. Albert aterrizó en Nueva York tras residir durante 3 años también París, y en este tiempo ha formado el que hasta ahora es su principal proyecto, el MSO Trio, junto al contrabajista Walter Stinson y el baterista Zack OFarrill, con quienes tiene publicado ya un disco (¡Pa'lante!, Quadrant Records 2013).

Precisamente el padre de Zak, el legendario Arturo OFarrill, fue quien más ayudó a Albert en sus inicios neoyorquinos. "Fui un inmigrante ilegal durante un año y tan sólo pude trabajar de camarero y transportista, hasta que Arturo OFarrill me ayudó a legalizar mi situación. Y es que los papeles son la mayor dificultad que encontré a mi llegada". Hoy el chico toca en los clubes más prestigiosos de la ciudad, como el Birdland, The Jazz Gallery, Shape Shifter Lab... El esfuerzo está compensando.

El contratiempo de los visados es una recurrente entre los jóvenes jazzistas españoles, también para otra joven perla de las blancas y las negras, el joven pianista vigués Yago Vázquez, que igualmente cuenta con disco en el mercado, Chorale, editado en el sello Freecode del reputado contrabajista gallego Paco Charlín. Todo es difícil en Nueva York, más si uno quiere vivir del jazz.

"La vida de músico es más inestable que teniendo un trabajo con sueldo fijo", comenta Yago, "por lo que algunos meses son buenos y otros no tanto. Pero cualquier dificultad se ve compensada con el alto nivel artístico y la dinámica de la ciudad. Nueva York es una ciudad única para la música y especialmente para el jazz, porque recibe músicos de todo el mundo. Esto crea un caldo de cultivo increíble para que tu propia música mejore y se desarrolle".

Actualmente Yago Vázquez está de gira por España acompañando precisamente a la cantante neoyorquina Rachel Brotman. Después verá publicado el primer álbum de Beekman Collective, una banda formada en Brooklyn, y una colaboración discográfica con el saxofonista alemán Tobias Meinhart, otro exiliado europeo en Nueva York.

De alianzas creativas sabe mucho y bien otra pianista sobre la que descansa parte del futuro del jazz español, la joven intérprete madrileña Marta Sánchez, que tras patearse literalmente todos los clubes de la capital española hace unos años decidió mudarse a Nueva York con un objetivo claro: crecer artísticamente. Actualmente defiende un trío de muchos quilates jazzísticos, el D'Free Q1, junto al contrabajista Martín Leiton y le baterista Andrés Litwin, con quienes tiene editado el disco 49 Riiing. No obstante, actualmente forma pareja artística junto a uno de los puntales de la actual cantera jazzística cubana, el saxofonista Román Filiú, también residente en la Gran Manzana.

© Proporcionado por elmundo.es

Una de las voces españoles más veteranas de la escena neoyorquina es la cantante Marta Hernández, para todos Mar Sala, que este domingo 15 actuó en la madrileña Sala Clamores. Esta voz jazzística educada en mil músicas vive al otro lado del charco desde 1987, sobreviviendo a las vicisitudes de una extranjera en Nueva York gracias a su otra faceta profesional: la de profesora de español, ligada al Instituto Cervantes.

Cantante con querencia a emociones musicales eminentemente españolas y latinas, que ella ha etiquetado como SPANYC Music (Spain se encuentra con NYC), Marta cuenta con dos discos en el mercado, Take Me to Bahia y Primavera (2009) y Entre 2 Rivers (2013), aunque ya trabaja sobre nuevo material. La cantante ya es una veterana de los clubes neoyorquinos: "A mí me encanta tocar en The Shrine, un lugar en Harlem donde te encuentras de todo, desde jazz clásico, world music, rock o R&B. Otro de mis lugares favoritos es el Terraza 7 en Queens o el Drom."

El acordeonista gallego Víctor Prieto es otro insigne y veterano jazzista español de Nueva York, donde cuenta con gran predicamento entre los aficionados y músicos americanos. "Llegué a Nueva York por poco tiempo, pero me di cuenta del enorme nivel musical y que no había ningún acordeonista que pudiera hacer lo mismo que estaba haciendo yo, por lo que decidí quedarme".

También incondicional del Terraz 7 de Queens, la mayor dificultad para Prieto es sin duda la gran competencia musical que hay en la ciudad: "El ambiente jazzístico es impresionante y con una competencia brutal: el nivel de los músicos es muy alto". Aun así, el acordeonista se ha granjeado un nombre en una ciudad que ha sido testigo de colaboraciones lustrosas junto a artistas de la talla de la pianista, compositora y directora de orquesta Maria Schneider o el mismísimo violonchelista .

Melissa Aldana, Rebeca Vallejo, Lara Bello, Alexis Cuadrado, Gianni Galiardi, Dave Juárez, Eva Novoa, Luis Capdevilla... Muchos son los jazzistas que buscan su sueño sobre el asfalto neoyorquino, ¡hasta la mismísima gaitera Cristina Pato!, que no dudó en abandonar el alto estatus musical que gozaba en nuestro país para sudar melodías en Nueva York.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon