Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Joaquim Gay de Montellà: "Sin más diálogo, es fácil ir a la confrontación" en Cataluña

Logotipo de El Mundo El Mundo 25/09/2017 CARLOS SEGOVIA

"Hemos de reconducir esta situación". El presidente de Foment, la principal patronal empresarial de Cataluña, Joaquim Gay de Montellà, plantea en declaraciones a EL MUNDO desde su despacho en Via Laietana una solución para mantener la comunidad autónoma dentro de España con una ambiciosa hoja de ruta.

© Proporcionado por elmundo.es

Su propuesta para la clase política consiste en un nuevo Estatut que sería votado en referéndum -esta vez legal- en 2019 y que recoja cuatro grandes concesiones del Estado: reconocimiento de identidad, pacto fiscal, más inversiones del Estado y vía libre a que Cataluña tenga representación propia en organismos internacionales y competiciones deportivas.

"Esa propuesta con esos cuatro bloques en nuestra opinión es válida y sería bueno que el Gobierno y el Govern recuperen el diálogo, porque si no, es fácil que se vaya a una confrontación», afirma Gay de Montellà, referente el poder económico catalán y vicepresidente de CEOE. "Si sólo queremos decir que no hay diálogo que recuperar, sera difícil recuperar Cataluña. Hay que recuperar Cataluña, España necesita ese motor enorme que representa".

Este veterano empresario acaba de recibir, una vez más, anónimos de independentistas llamándole "traidor" y "comisionista del Ibex", pero rechaza la consulta del 1 de octubre por "ilegal" y apoya las medidas emprendidas hasta ahora por el Gobierno, aunque tiene ya la visión en el 2-O: pide una hoja de ruta rápida de diálogo para lograr ese nuevo estatuto de autonomía de Cataluña en 2018 para ser refrendado un año después.

La propuesta de Foment incluye también una reforma constitucional para incluir, por ejemplo, una disposición adicional similar a la que consagra el régimen foral vasco. "Se ha de hacer una propuesta y a la sociedad civil no le corresponde, pero como organización empresarial podemos dar indicaciones", señala Gay de Montellà. "Desde Foment venimos trabajando desde hace tiempo", señala recordando que él ya defendió en 2011 el llamado Pacto Fiscal, para que Cataluña disfrutara de una autonomía en la gestión tributaria en línea con la conseguida en la Transición por el País Vasco.

Restablecer puentes

A medida que ha ido aumentando la tensión en los últimos años, la patronal catalana ha ido considerando necesario aumentar los bloques que debe conceder el Estado como solución al laberinto de la sociedad catalana formado por tres tercios: uno de independentistas, otro de convencidos en continuar en España y un último tercio aún por definir.

"Pensamos en un bloque de identidad de reconocimiento de personalidad, otro bloque de pacto fiscal de gestión tributaria, otro de mejora de las inversiones, teniendo como elemento principal el Corredor Mediterráneo, y uno institucional con nueva formulación u ordenación de relaciones de ámbito local y de presencia en el ámbito internacional en algunos organismos".

Este último bloque permitiría que Cataluña pudiera disputar la Eurocopa o el Mundial de Fútbol y participar en organismos como la Unesco. "Flandes tiene gran representatividad internacional y nadie se rasga las vestiduras. También Reino Unido ha fraccionado su representación, Escocia tiene su propio equipo de fútbol y nadie lo cuestiona".

El vicepresidente de CEOE justifica tales propuestas porque considera que Foment debe tener un papel constructivo en su misión de ayudar "a proteger inversiones y generar confianza en los mercados". Resalta cómo ha ido evolucionando la situación en Cataluña, "sobre todo la deriva desde 2015 cuando se nombró a Puigdemont. Llegó al cargo por cierto, porque pasaba por allí, sin elecciones".

Admite que puede haber un problema inicial de interlocución para negociar esta hoja de ruta, puesto que se pueden producir inhabilitaciones en el Govern catalán, pero lo ve solventable. "Estamos muy orientados a dos o tres figuras, pero en el caso de que estuvieran inhabilitados y que no anticiparan elecciones, hay otras personas en las segundas filas en el PDeCAT y supongo que en Esquerra también. Todos debemos restablecer puentes".

"Mantenerse en España"

El objetivo, según asegura, es mantener a Cataluña dentro de España. "Sin duda. Llevamos unidos desde el siglo XV y nos ha ido bien a todos. Hemos generado uno de los cuatro motores europeos".

Él mismo ha suscrito personalmente los comunicados de CEOE y de la Cámara de España en apoyo a las medidas del Estado para hacer cumplir la ley. No critica, por ejemplo, las detenciones de altos cargos de la Generalitat: "Son consecuencia de todo un proceso, y si ha habido irregularidades... No me gustan las detenciones pero tampoco la ilegalidad". También admite que "impresiona" la orden ministerial de Cristóbal Montoro

tomando el control de la caja

, pero la comprende si había sospechas de ilegalidad en los pagos.

Desde las detenciones de subordinados directos del vicepresidente de Economía y Hacienda de la Generalitat la tensión ha aumentado en Cataluña y Gay de Montellà se muestra pesimista en el muy corto plazo. "En estos días es difícil porque hay orígenes y consecuencias. Estaría encantado de que antes del 1-0 se dijera que vamos a sentarnos a hablar, me encantaría y haría lo que fuera para poder ayudar, pero hay muchos argumentos por un lado y sentimientos por otro que impiden tener serenidad". En su opinión, "vienen unos días complejos y difíciles hasta el día 1. Habrá más tensión".

Distancia con Puigdemont

Es habitual que el presidente de la gran patronal catalana se reúna con frecuencia con el presidente de la Generalitat. Pero eso ya no sucede, en otra de las grandes anomalías de la situación. "Con Puigdemont he tenido buena relación históricamente, pero ahora hace unos meses que no nos vemos de una manera privada. Nosotros no vamos a reuniones para quedar bien, sino para decir lo que pensamos". Pone como ejemplo su negativa a participar en el foro con instituciones de la sociedad civil que impulsó la Generalitat para defender el derecho a decidir. "Nosotros no fuimos y ya nadie se acuerda de aquella mesa por el derecho a a decidir".

La patronal catalana asestó un duro golpe al procés antes del verano, cuando difundió el informe de la comisión jurídica de Foment sobre los entonces proyectos de la Generalitat para montar un referéndum. El informe calificó el plan de Puigdemont de "golpe de estado jurídico" y Gay de Montellà lo reivindica. "Con herramientas de Estado actúa contra el Estado, el documento de la comisión jurídica es muy claro, muy rotundo y no ha sido cuestionado por nadie". Es más, apunta que el trabajo de la comisión jurídica de Foment, a la que pertenecen 18 juristas, a servido de base para procesos legales en marcha. "El documento ha sido fundamental para los recursos. Es muy potente".

El representante de los empresarios comparte ahora el criterio de que las respuestas a la ilegalidad deben ser proporcionadas y, aunque no rechaza de plano que el Gobierno

active el artículo 155 de la Constitución

que retira competencias a la Generalitat, confía en que no lo haga. "El artículo 155 no sería bueno, porque emplear los máximos argumentos legales no es bueno, el camino siempre está en el diálogo. Si la realidad lo aconseja quizá hay que aceptarlo, pero si se puede escoger yo no lo aplicaría". Asegura eso, aunque admite la magnitud del pulso de la Generalitat: "Las dos leyes de referéndum y transitoriedad nos han sorprendido, son desproporcionadas. No es el modelo de mostrar democracia y conseguir confianza de los votantes".

Gay de Montellà rechaza que haya empresas colaborando con la tentativa ilegal del referéndum, pero asegura que no hay explicaciones fáciles. "El mundo empresarial a veces es complejo, los mejor es la transparencia, pero hay empresas que se confunden y no ayudan. En ocasiones no es el empresario, sino el ejecutivo el que actúa sin que lo sepan los accionistas. Me hubiera gustado que no hubiera pasado, pero viéndolo desde aquí es complejo", afirma al ser preguntados por

casos como el de Unipost

, que facilitaba el envío de tarjetas censales. Lo que niega es que le estén llegando quejas de empresarios catalanes pidiendo ayuda a Foment por presiones de la Generalitat para que colaboren en el referéndum. "Que yo sepa no. somos una confederación. No he recibido hasta la fecha esa reflexión".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon